Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Argentina: Entre el #1A y el paro general

Argentina: Entre el #1A y el paro general PDF Imprimir E-Mail
Abr-04-17 - por Rosendo Fraga

La marcha del 1 de Abril (1A) permite al gobierno retomar la iniciativa política, tras un mes durante el cual se mantuvo a la defensiva y perdió el control de la calle. Históricamente, se inscribe en el tipo de movilización que manifestó a las clases medias contra el Kirchnerismo, como fueron las que convocó Blumberg por la inseguridad en el gobierno de Néstor Kirchner, las que llevó adelante el campo en el primer gobierno de Cristina y las que se convocaron desde las redes sociales entre 2012 y 2014. El 1A implica que el gobierno ha tenido que revisar su idea central de que lo relevante hoy en política son las redes sociales y no lo que sucede en la calle. Además de un fuerte debate interno dentro del oficialismo, nadie sabía que sucedería finalmente y por ello el gobierno con acierto esperó a ver los resultados para asumir la movilización como propia. Cambiemos tiene que asumir ahora que las redes sociales operan políticamente cuando son capaces de interactuar con la calle, como ha sucedido en los últimos meses en países con más penetración de las redes sociales, como es EE.UU. con las convocatorias contra Trump en las grandes ciudades, las protestas contra la reforma laboral en Francia o las que tuvieron lugar en Corea del Sur para precipitar el desplazamiento de la Presidenta acusada de corrupción. El gobierno tiene así la oportunidad de retomar la iniciativa política, lo que queda por verse es si lo hará profundizando la línea de “polarización” que inició el discurso de Macri del 1 de marzo de 2017 o optará por negociar desde una posición de mayor fuerza, retomando la idea del “arte del acuerdo” planteada en el mismo discurso un año antes. 

Pero la misma semana el gobierno enfrenta dos desafíos relevantes: un nuevo paro nacional docente por 48 horas y el primer  paro general de la CGT contra el gobierno de Macri. El conflicto docente bonaerense continúa y la posibilidad de un acuerdo parece alejarse y no acercarse. La gobernadora Vidal inscribe sus acciones en el marco de la estrategia general de polarización que ha delineado hasta ahora el gobierno nacional. En cuatro semanas de clases en la escuela pública bonaerense, tendrán clase solo uno cada cinco días, aunque el acatamiento haya mermado. El paro nacional docente, que tiene lugar el 5 y 6 de abril, se viene repitiendo desde hace cuatro semanas, reclamando la “paritaria nacional” que, ha diferencia del año pasado, el gobierno ha decidido no convocar. El paro general que tiene lugar el segundo día del paro docente tiene asegurado un alto acatamiento, porque pararán los gremios del transporte. Por más que los sectores que se movilizaron el 1A intenten quebrar el paro -como decían algunas de sus consignas- ello no será posible. Tampoco afectarán al paro general negociaciones con gremios industriales como textiles y calzado para dar satisfacción a su reclamo de cerrar la economía ni a la construcción, que firma un acuerdo con el gobierno y sector empresario, por el cual el estado construirá 100.000 viviendas en el año.  

Mientras Cambiemos motiva su frente interno con el 1A, el Peronismo debate su situación interna con vista a lograr la unidad frente a la elección del 22 de octubre. El Consejo Nacional del PJ se reunió la semana pasada y su Presidente (Gioja) dijo que el Partido buscará que las PASO sean competitivas, es decir con varios candidatos en los distintos distritos y que Cristina puede competir. Los sectores que en la provincia de Buenos Aires impulsan la candidatura de Florencio Randazzo para enfrentarla en las PASO bonaerenses, se reunieron en Junín encabezados por Julián Domínguez, mientras su candidato da señales positivas, pero postergando para fines de abril su lanzamiento, si finalmente acepta. Entre ambas posibilidades, un sector trabaja por un acuerdo, por el cual Cristina resigne su candidatura a senadora nacional por la provincia de Buenos Aires, delegándola en Daniel Scioli y obteniendo una cuota importante en la lista de candidatos a diputados nacionales. La estrategia electoral del oficialismo sigue siendo que la ex Presidenta compita y polarizar contra ella. En función de esta estrategia, se confirma que no será llevada a juicio en ninguna de las cinco causas que tiene abiertas en la justicia federal hasta 2018, con lo cual no enfrentaría impedimentos para ser candidata. La justicia federal cerró la causa que afectaba al titular de la AFI (Arribas), acusado de haber recibido dinero de Odebrecht. La absolución fue del juez Canicoba Corral, quizás el más cuestionado de la justicia federal. Cabe recordar que otro juez muy resistido por Cambiemos (Rafecas), también sobreseyó a los acusados del gobierno en otra acusación de corrupción. A medida que transcurre el tiempo, sin haber logrado una renovación significativa en la justicia, el oficialismo se va viendo obligado a tratar con los mismos jueces que cuestionaba por haber sido funcionales al Kirchnerismo. 

En política exterior, Macri enfrenta una agenda intensa en estos días, tanto en lo regional como en lo mundial. El gobierno argentino condenó al venezolano por los fallos mediante el cual la Corte asumió las facultades del parlamento, luego anulados. Pero no fue una posición tan firme como la que asumieron Perú y Colombia que retiraron sus embajadores. En el Mercosur, acordó con Brasil, Uruguay y Paraguay poner en marcha el proceso para suspender a Venezuela si no realiza las elecciones locales que ha postergado sin fecha y no libera los presos políticos. Pero esta posición se asumió cuando el gobierno paraguayo entraba en una crisis por querer forzar un enmienda constitucional, que elimine la restricción a la reelección de por vida, en una curiosa alianza del Presidente Cartes con el ex Presidente Lugo. Pero el objetivo central de la política exterior de Macri, es la visita de estado a China que realiza a fines de mayo -también irá a Japón- y antes de ella trabaja ansiosamente para tener un encuentro con Trump a fines de abril.

En conclusión: la marcha del 1A lleva al gobierno a revisar su concepto de que la realidad política ocurre en las redes sociales y no en la calle, le permite retomar la iniciativa y la cuestión es en qué dirección lo hará; ya esta semana tiene lugar el primer paro general contra el gobierno de Macri y un nuevo paro nacional docente de 48 horas, evidenciando que la marcha da al oficialismo una oportunidad, pero que no resuelve los problemas; a menos de 90 días del plazo para formalizar candidaturas, el Peronismo busca su unidad electoral y eventuales candidaturas de Cristina y Randazzo, es la discusión que se ha abierto en el ámbito bonaerense y en política exterior, Macri toma posición nuevamente contra el Chavismo, pero su prioridad está en la visita a China que realiza a fines de mayo y la posibilidad de un encuentro con Trump antes de finalizar abril. 

 
BALANCES Y PERSPECTIVAS ¡nuevo!

ARGENTINA:
Balance 2016 | Perspectivas 2017
LATINOAMÉRICA:
Balance 2016 | Perspectivas 2017
MUNDO:
Balance 2016 | Perspectivas 2017

ACTUALIDAD

ARGENTINA
La particular elección porteña

LATINOAMÉRICA
El TLC entre China y el MERCOSUR

INTERNACIONAL
El surgimiento de una nueva era

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante abril

DEFENSA
¿Ante una crisis por error de cálculo?

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores