Navegador



Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

América Latina sin Fidel PDF Imprimir E-Mail
Nov-30-16 - por Rosendo Fraga

Fidel Castro fue un símbolo de la guerra fría en América Latina. Representó la confrontación entre los EEUU y la URSS, donde fue la avanzada de la última en América Latina. Pero también fue una expresión del nacionalismo hispanoamericano, del caudillo, inscribiéndose en la tradición populista del subcontinente. El primero fue le significado global, el segundo tuvo más peso en lo nacional. Su desaparición tiene hoy un valor más simbólico que político. Era una figura que estaba apartada del ejercicio del poder, habiendo sido sustituido por su hermano Raúl desde hace casi una década. Pero seguía teniendo un rol casi legendario y sus expresiones públicas, cada vez más esporádicas, seguían marcando un rumbo, como sus críticas a Obama pese a la recomposición de relaciones entre Washington y La Habana. En los últimos años, Castro fue una figura con más repercusión histórica, cultural y hasta literaria, que política o ideológica. Un cuarto de siglo atrás, cuando cayó el muro de Berlín, Cuba en América Latina y Bielorusia en Europa, emergieron como las dos dictaduras sobrevivientes del sistema comunista, las que lograron mantenerse pese a la ola de democratización que se extendió por el mundo. De ser un dictador repudiado en occidente (EEUU, Europa y América Latina) en la última década del siglo pasado, en el XXI gradualmente fue siendo "políticamente correcto" visitar y elogiar a Fidel Castro, sin que el régimen castrista realizara reformas importantes hacia la democracia. 

El Castrismo, optó por el modelo de apertura chino: abrirse al capitalismo, pero manteniendo el régimen de partido único en lo político. Frente a reclamos de mayor libertad que puede precipitar la muerte de Fidel, es posible que su hermano Raúl adopte medidas represivas para evitar que la oposición gane fuerza. Ni la visita del Papa ni la de Obama, generaron una real apertura en lo político y difícilmente la produzca la muerte de Fidel. Lo que suceda dentro del régimen será ahora decisivo. Pese a sus noventa años, Fidel seguía influyendo y en alguna medida, desde que dejara el poder casi 10 años atrás, sus manifestaciones públicas siguieron marcando una línea ideológica, que limitaba el pragmatismo de su hermano Raúl, en quien delegó el poder. Quienes conocen la "sorda interna" del régimen castrista, sostienen que se hará más relevante ahora la pugna entre la generación que combatió en la guerrilla a fines de los años cincuenta, representada por Raúl y la nueva, que ronda los cincuenta años, que nació después de la llegada del Castrismo. El Vicepresidente (Díaz Canel) y uno de los hijos de Raúl Castro (Castro Espín), son mencionados como posibles sucesores. A ello se agrega el rol de las Fuerzas Armadas, que Raúl mandó durante la presidencia de su hermano, que junto con el Partido Comunista Cubano, son los dos pilares del régimen. En cuanto a la Iglesia Católica, Raúl ha tenido con ella mejor relación que su hermano y es posible que siga la recomposición de relaciones, que tomó nuevo impulso con el Papa Francisco. Mientras el exilio cubano en Miami festejó durante varios días la muerte de Fidel, los grupos opositores dentro de la isla más caracterizados, como las "Damas de Blanco", prefirieron replegarse durante los 9 días de las ceremonias funerarias y la nueva generación de la oposición, reasentada entre otros por al bloguera Yoanni Sánchez hizo otro tanto. 

En cuanto al futuro de las relaciones con EEUU, la incertidumbre la genera Trump y no la muerte de Castro. Si hubiera ganado Hillary, no habría dudas sobre lo que sucedería: continuidad. Pero Trump dijo durante la campaña que aumentaría las sanciones a Cuba y el exilio cubano en Miami tuvo un rol importante en su triunfo electoral en el estado de Florida, decisivo por ser uno de los cuatro que envían más electores al Colegio Electoral. Trump en la Presidencia puede significar algún tipo de retroceso en la recomposición que se alcanzó en el segundo mandato de Obama y sus declaraciones parecen anticiparlo. Mientras Trump calificó a Fidel como "brutal dictador", Obama en cambio optó por decir que "lo juzgará la historia", mostrando una actitud política muy diferente. Trump enfatizó que "antes de hablar de deshielo" espera "más libertades en Cuba". Por su parte su futuro Jefe de Gabinete en la Casa Blanca (Priebus), un hombre de la estructura del Partido Republicano, dijo "nosotros no queremos una relación con concesiones unilaterales" y "no tendremos acuerdo para que Cuba se acerque a EEUU de vuelta si no hay cambios en su gobierno".  Pero tres días después de la muerte de Fidel, tuvo lugar el primer vuelo regular entre EEUU y la Habana, a consecuencia de los acuerdos alcanzados por Obama.

En la región, la muerte de Fidel debilita a los gobiernos populistas de la Alianza  Bolivariana de las Américas (ALBA). Este agrupamiento de países, fue fundado a comienzos del siglo XXI por Castro y Chávez. La desaparición de ambos, deja un vacío político, que no llenan ni Raúl ni Maduro. Ello sucede cuando los dos países tienen graves dificultades económicas, en gran medida derivadas de la caída del precio del petróleo que exporta Venezuela y que abastecía a Cuba. En los últimos meses, Evo Morales en Bolivia  fue derrotado en un referéndum para tener cuarto mandato consecutivo y Correa en Ecuador no pudo convocar uno para poder competir por cuarta vez consecutiva. Al mismo tiempo, ha sido desplazada Dilma Rouseff en Brasil, han ganado presidentes de centro-derecha en Argentina y Perú y la misma tendencia se ha impuesto en las elecciones municipales de Brasil y Chile. Siempre hay excepciones y en Nicaragua Ortega acaba de alcanzar su cuarto mandato consecutivo. En este contexto, la falta de Fidel puede actuar como una señal más del debilitamiento de los aliados del Castrismo en América Latina.

En conclusión: Fidel representó el conflicto de la "guerra fría" en América Latina, al ser un firme aliado de la URSS en la región, pero al mismo tiempo su marxismo no anuló su rol de caudillo populista; su desaparición, acentúa las incertidumbres sobre la transición del régimen castrista, que en pocos años debe sustituir a su hermano Raúl, en quien delegó la Presidencia casi una década atrás;  las definiciones de Trump y su equipo sobre el régimen castrista, hacen prever que puede darse ahora cierto retroceso en la recomposición de relaciones entre Cuba y los EEUU. y   en la región, la ausencia de Fidel debilita a los gobiernos pop0ulistas que en los últimos meses han comenzado a tener derrotas electorales.

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores