Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Trump y el escenario global

Trump y el escenario global PDF Imprimir E-Mail
Nov-24-16 - por Rosendo Fraga

El triunfo de Trump en los EE.UU. no sólo debe ser analizado como un fuerte cambio político dentro del país, sino como parte de una tendencia en el mundo occidental. Analizado en conjunto con la victoria del Brexit en el Reino Unido, la historia muestra que es la primera vez que la cultura populista penetró el mundo anglosajón. El Presidente electo estadounidense festejó el resultado del partido nacionalista inglés como propio, como su líder Neil Farage, lo hizo con el del candidato republicano. La elección presidencial francesa, cuya segunda vuelta es en mayo, muestra que Marie Le Pen ganaría en la primera. Competirá con el candidato del Partido Republicano -el centro-derecha tradiciona - que probablemente será Francois  Fillon, quien representa el ala más tradicional de su partido y ha hecho pública su postura de que deben recomponerse las relaciones con Rusia, algo que en forma más entusiasta y enfática ha hecho su probable contendiente. En septiembre tiene lugar la elección general en Alemania, en la cual Ángela Merkel acaba de manifestar que competirá por un cuarto mandato consecutivo. Las últimas elecciones locales han mostrado que crece la tendencia nacionalista y anti-inmigración. Alternativa por Alemania que la representa ganó en septiembre en el estado de Meclenburgo-Pomerania Oriental. Es el primero estado que gana y es el de Merkel. Dos semanas después se realizaron en Berlín y la suma de los dos partidos tradicionales (demo-cristianos y social-demócratas), no alcanzó al 40% de los votos. Los comunistas obtuvieron 16%, los verdes 15% y los nacionalistas -que tienen el apoyo de grupos neonazis- 14%. Estos cuatro países no sólo son las cuatro primeras economías de occidente, sino cuatro de las seis más grandes del mundo.

Crece así una tendencia que combina el nacionalismo en lo político, reclamo de proteccionismo en lo económico, el cuestionamiento a la inmigración y la anti-política como actitud. El 4 de diciembre tendrá lugar la segunda vuelta de la elección presidencial austríaca y el mismo día un referéndum en Italia sobre la reforma electoral. En marzo, una elección general en Holanda. Más allá de cada caso particular, se podrá medir cuánto se incrementa o no esta tendencia. Pero el 13 de noviembre tuvieron lugar dos elecciones presidenciales en la periferia de Europa en Bulgaria y Moldavia, que fueron ganadas por candidatos pro-rusos, que se impusieron sobre pro-occidentales. Se da en la primera, el primer caso de un país de la Unión Europea que además es miembro de la OTAN, que tiene un gobierno alineado con Moscu. En el segundo, se trata de la misma situación, en un país que si bien no integra ambas estructuras es una de las ex repúblicas soviéticas. Todo está ocurriendo rápidamente y si ganara Le Pen que propicia que Francia salga de la UE, sería el primer país del euro que lo haría. Sin el Reino Unido y sin Francia, queda una Europa unida sin poder nuclear, sin presencia permanente en el Consejo de Seguridad de la UN y débil en términos de defensa. Merkel se presenta a un cuarto mandato en las elecciones alemanas de septiembre. Las elecciones estaduales realizadas en septiembre en dos estados, mostraron el crecimiento de fuerzas populistas, como Alternativa por Alemania, aunque en una posición minoritaria. En todo caso, al pregunta es si seguirá siendo la "gran coalición" de los dos partidos tradicionales la clave de la gobernabilidad del país.    

Mientras esto sucede en occidente, en el Asia las cosas se mueven también muy rápidamente, aunque más en el campo estratégico que en el electoral. El 24 de junio, al día siguiente del Brexit británico, India y Pakistán se incorporaron como miembros plenos del grupo de Shangai. Se trata de una organización interestatal que integran China y Rusia, junto con cuatro de los cinco países del Asia Central que están geográficamente entre ellas. La ampliación del grupo implica una coincidencia en el campo estratégico de las tres potencias asiáticas más relevantes. Cuatro meses más tarde tuvo lugar la Cumbre de los BRICS en India. En la oportunidad, su primer ministro explicitó la alianza estratégica con Rusia, al decir que su país prefiere el aliado viejo (Rusia) al nuevo (EE.UU.), firmando con Putin acuerdos en materia de tecnología nuclear y fabricación de armamentos. Ambos hechos muestran la gestación de una nueva articulación entre China, Rusia e India que altera el equilibrio global. El mes pasado, el Presidente de Filipinas, Rodrigo Dutarte -un populista extremo que es una manifestación en Asia de la tendencia política que se registra en occidente- desde Beijing, anunció la "separación" de la histórica alianza de su país con EE.UU. y su alineamiento con China, pese a las diferencias por conflictos de soberanía entre ambos países.

Finalmente, la Cumbre de los países del Asia-Pacifico (APEC) realizada en Lima entre el 17 y 19 de noviembre, confirmó la tendencia a la atomización en occidente y a la aglutinación en Asia. Obama había firmado el acuerdo de Libre Comercio Transpacífico, con 12 de los 21 países de este foro que concentra el 60% del PBI mundial y el 40% de su población, al integrarlo las tres primeras economías del mundo: EE.UU., China y Japón. La idea estratégica central del Presidente estadounidense en su segundo mandato fue combinar este acuerdo con el Transatlántico que unía a EE.UU. con la UE. Se generaba así un espacio geoeconómico con consecuencias geopolíticas, desde la frontera con China en el oeste hasta la de Rusia en el este. Este bloque de 40 países con eje geográfico, económico y político en los EE.UU. quizás era la idea estratégica más importante que impulsó Obama en su segundo mandato. Pero la tendencia que muestra el electorado de occidente la tornó inviable. Para no perder votos, tanto Clinton como Trump manifestaron en la campaña que no enviarían al Congreso el Transpacífico y el Transatlántico no llegó a firmarse por las resistencias que encontró en importantes países de Europa, lo que ha sido confirmado con el resultado de la elección presidencial estadounidense. Esta situación permitió a China en Lima avanzar con su propio proyecto de libre comercio, ofreciendo a todos los países de la APEC que lo quieran firmar un Tratado de Libre Comercio, del que está auto-excluido EE.UU.

Mirar lo que ha sucedido en el escenario global en los últimos cinco meses, sirve para advertir lo que puede suceder en los próximos. Pero es seguro que un país mediano como Argentina, debe rediscutir sus estrategias frente al cambio de escenario.

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores