Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

¿Hacia una alianza entre Rusia, China e India? PDF Imprimir E-Mail
Oct-20-16 - por Rosendo Fraga

La Cumbre de los BRICSA realizada en Goa, puso en evidencia un avance en la alianza entre India y Rusia. El primer ministro de la primera (Modi) -que fue el país anfitrión- recibió al Presidente ruso (Putin), antes de un diálogo bilateral, diciendo "un viejo amigo es mejor que dos nuevos", con referencia a la histórica alianza de ambos países frente a China. Firmaron 16 acuerdos bilaterales de diverso tipo y en particular se destacan los referidos al área de defensa: la adquisición por parte de India de misiles antiaéreos S-400 y la construcción binacional de helicópteros Kamov 22ST y de cuatro fragatas. Estos acuerdos, que abarcan además la transferencia de tecnología, inversiones en infraestructura y la cooperación en energía nuclear y en gas, "colocan los cimientos para unos lazos en defensa y económicos más profundos en los años venideros", dijo el primer ministro indio. Afirmando una política de corte nacionalista -que caracteriza a las grandes potencias que integran el BRICSA- dijo que la construcción en su país de los helicópteros y las cuatro fragatas "están en consonancia con las prioridades indias en "tecnología y seguridad" y con su política de "Fabricado en la India", para fomentar la producción nacional. Fuentes diplomáticas, estimaron en 7.000 millones de dólares el monto de los tres contratos de defensa.

La idea de una alianza entre Moscú y Nueva Delhi, quizás haya sido el resultado más importante de la Cumbre, aunque no formará parte de su temario. En la conferencia de prensa posterior al encuentro de Modi y Putin, se mostró en directo el inicio de la construcción de dos nuevos reactores nucleares de fabricación rusa en la central de Tamil Nadu, en el sur de la India. Putin por su parte remarcó que "compañías de los dos países están mejorando su cooperación industrial, militar y técnica". En la declaración conjunta también insistieron en su estrecha colaboración en cuestiones como la lucha antiterrorista", condenándola "en todas sus formas y manifestaciones".  Fuentes diplomáticas dijeron que con esta afirmación, el gobierno indio quería hacer referencia -aunque sin nombrarlo- a Pakistán, ya que India sostiene que los terroristas musulmanes que atacaron un cuartel indio en Cachemira el mes pasado -región de mayoría musulmana por la cual ambos países están en conflicto- ingresaron presuntamente desde territorio pakistaní. Pero la declaración conjunta, también dijo que India y Rusia coincidían cada vez más en los puntos más relevantes de la agenda internacional, anunciando Modi que su país apoyaba el rol militar asumido por el gobierno ruso en apoyo de Assad en la guerra de Siria. Es así como ahora este conflicto se convierte en la divisoria de las potencias globales: EE.UU., el Reino Unido y Francia apoyando a los rebeldes, y Rusia, China e India al gobierno de Assad. 

Impedir una alianza de estas tres potencias ha sido un objetivo central de los EE.UU. durante las últimas dos décadas. El primer documento "Global Trends 2014", presentado por el Consejo de Inteligencia de los EE.UU. -que coordina la visión de largo plazo de los servicios de inteligencia estadounidenses y que presenta la visión del mundo para 18 años adelante cada cuatro años- presentado en 1996, sostenía entonces que lo único que podía poner en riesgo la hegemonía global de los EE.UU. en el siglo XXI, era una alianza de tres potencias: China, Rusia e India. El acercamiento de las dos primeras, era inevitable, dado que ambas tienen un objetivo común: evitar el despliegue militar de EE.UU. en su respectivo entorno. Pero evitar que India se sume a este tipo de alianza fue una política sostenida por parte de Washington. Para ello, tanto Clinton, como Bush y Obama dieron relevancia a la relación bilateral con India, otorgándole un trato privilegiado y permitiéndole acceso a tecnologías avanzadas, incluso en el área nuclear. La llegada de Modi al poder, que combina nacionalismo político con neoliberalismo económico - que ha llevado en los últimos meses a que India crezca más que China- fue vista por Obama, como una oportunidad para reforzar el acercamiento entre Washington y Nueva Delhi. Para esta política, el acuerdo entre Putin y Modi es una derrota diplomática de los EE.UU. en Asia. 

Pero este acercamiento entre Rusia e India se da en un contexto en el cual se va extendiendo la cooperación en Asia. Cabe recordar que el 24 de junio -al día siguiente del Brexit- tuvo lugar la incorporación de India y Pakistán como miembros del Grupo de Shangai, que es una organización interestatal, que reúne a Rusia y China, más cuatro de los cinco países de Asia Central que están entre ambos: Tayikistán, Kazajstán, Kirguistán y Uzbekistán. Desde entonces, las tres potencias asiáticas comparten un espacio estratégico integrado. La decisión tanto de Trump como de Hillary de abandonar el Tratado Transpacífico, firmado por Obama con otros 11 países del Pacífico, -4 de América, 5 de Asia y 2 de Oceanía- que comprendía 800 millones de personas y el 40% del PBI mundial, ha permitido a China presentar su propia oferta de libre comercio, dirigida no sólo a estos países, sino también a India, Corea del Sur y a países aliados de EE.UU. en el marco de la ASEAN, como Tailandia y Laos. Por último, esta octava Cumbre de jefes de estado y de gobierno de los BRICSA ha mostrado cierta recuperación del mismo, tras tres años en los cuales parecía haber declinado. La recuperación de Rusia y Brasil en los mercados financieros internacionales, anticipando su retorno al crecimiento económico, ha jugado un rol importante en ello. La decisión adoptada de crear una "calificadora de riesgo" de las potencias emergentes que compita con las tres occidentales -China ya la tiene- confirma una voluntad de mayor protagonismo económico. 

En conclusión: la Cumbre de los BRICSA realizada en India puso en evidencia su creciente acercamiento estratégico con Rusia; el anuncio del gobierno indio de que apoya la intervención militar de Rusia en Siria, en convergencia con la posición que ya tenía China, confirma la coincidencia de las tres potencias; con este acercamiento, se ve frustrado el objetivo de los EE.UU. de las últimas dos décadas, de impedir una alianza entre las tres potencias asiáticas y esto se da en un contexto en el cual este año India y Pakistán se han integrado al Grupo de Shangai, China ha presentado una oferta de TLC asiático alternativo al Transpacífico y los BRICSA se han revitalizado.  

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores