Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

Las potencias y la región ante una eventual victoria de Trump PDF Imprimir E-Mail
Oct-12-16 - por Rosendo Fraga

A menos de un mes de la elección presidencial estadounidense, México analiza alternativas ante la posibilidad de que gane Trump. Con encuestas oscilantes -hoy en contra del candidato republicano- el valor del peso mexicano frente al dólar, se ha transformado en un predictor relevante respecto a lo que puede suceder el 8 de noviembre. Hace un cuarto de siglo, que el libre comercio es una política central de EEUU hacia la región, desde que en 1990 Bush padre desde la Presidencia convocara a constituir una "gran zona de libre comercio desde Alaska hasta Tierra del Fuego". Hoy los dos candidatos estadounidenses, rechazan el Acuerdo Transpacífico, firmado por Obama. Pero la situación es diferente con el NAFTA. Hillary se ve impedida de atacarlo, porque fue firmado y aprobado por el Congreso durante la Presidencia de su marido. Además rechazarlo, puede disminuir la clara ventaja que tiene en los votantes hispanos, más de la mitad de los cuales es de origen mexicano. Pero Trump es posible que denuncie este Tratado, lo que implica una crisis para México, que envía al NAFTA (EEUU y Canadá en su caso), más del 90% de sus exportaciones. México es el país de América Latina que tiene firmados más TLC,  incluyendo con la UE y Japón, pero una denuncia del NAFTA implicaría una crisis en su comercio que le llevaría tiempo compensar. Avanzar en más relaciones comerciales con los América Latina, es una de las alternativas que el gobierno de Peña Nieto ha comenzado a explorar. Un triunfo de Trump tendría fuerte impacto negativo en el tercio de América Latina que está al norte del Canal de Panamá, pero lo tendría menos en América del Sur, donde comercio y migración con EEUU tienen menor relevancia.

Así como un triunfo de Trump puede favorecer a China en Asia, también lo haría en América Latina, donde viene teniendo cada vez más presencia, aunque la región no es prioritaria para ella. El eventual fracaso del Acuerdo Transpacífico (TPP por su sigla en inglés), ha llevado a China a impulsar como alternativa la Asociación Económica Regional Integral (RCEP por su sigla en inglés) y para integrarla ha convocado a los países aliados de EEUU que integran la ASEAN, además de India, Japón, Australia, Nueva Zelanda y Corea del Sur. De la misma forma, el giro proteccionista en EEUU que sería más acentuado de ganar Trump, dejará un vacío en América Latina, que China naturalmente ocupará. En la primera semana de octubre, otorgó un crédito por 4.800 millones de dólares a Bolivia, donde se le está haciendo difícil a Evo Morales tener un cuarto mandato consecutivo, después de su fracaso en el referéndum realizado en febrero. Ya en lo que va del siglo XXI, la presencia china en América del Sur, tanto en comercio como en inversiones, ha sido creciente y en algunos casos ha sustituida a la de EEUU. De ganar Trump, esta situación podría darse también en el tercio de América Latina que está al norte del Canal de Panamá.

El rol de Rusia en al región, también cambia de acuerdo a quien gane en los EEUU. En principió, pareciera que para Hillary, Rusia es una mayor amenaza que China, como sucede hoy con Obama. Pero para Trump, la situación es a la inversa. Sus públicas simpatías por Putin, hacen que perciba a China como amenaza principal. Rusia está desarrollando una política cada vez más desafiante ante los EEUU, anunciando en los últimos días que reabrirá bases militares permanentes en Siria y Cuba. Ello implica el retorno militar de Moscú a la región y se anuncia al mismo tiempo que Fidel Castro critica tanto a Obama como a Trump. Por su parte Maduro organiza un premio por la paz y Putin ha sido el primer elegido para recibirlo, confirmando el acercamiento de Venezuela a Rusia, en momentos que el régimen chavista enfrenta una situación política y económica cada vez más difícil. Si Trump fuera Presidente, es posible que hubiera una mejor relación entre Washington y Moscú. Los roles de China y Rusia en América Latina reflejan al mismo tiempo la crisis política que viven los EEUU, como también la problemática que sufre la UE, que le impide operar como actor global. 

Es una paradoja que el referéndum colombiano que rechazó el acuerdo de paz con las Farc, haya sido apoyado por distintas causas por las tres potencias globales y el Vaticano. EEUU lo apoyó explícitamente. Obama recibió al Presidente Santos semanas antes del referéndum y seis días antes, el Secretario de Estado (Kerry), participó en el acto en su apoyo, con presidentes de la región de distintas tendencias, el Secretario General de la UN y un representante del Vaticano. Rusia apoyó también el acuerdo, en el cual jugó un rol importante Cuba,- ámbito geográfico de la negociación,- y Venezuela, dos países que en la región tienen buena relación con Moscú. China tuvo un apoyo menos explícito, pero también respaldó el acuerdo. La negociación del gobierno colombiano con las FARC, era uno de los pocos conflictos globales -a excepción del terrorismo fundamentalista islámico- en el cual han convergido todos los grandes actores globales, estatales, inter-estatales (como la UN) y no estatales (tal es el caso de la Iglesia Católica). Ello se destaca, en momentos que pese a ser el terrorismo fundamentalista islámico un enemigo común, Siria pone en evidencia que para enfrentarlo, las potencias globales tienen no sólo diferencias sino también enfrentamientos.

En conclusión: Hillary y Trump tienen enfoques muy diferentes respecto a América Latina, pero el segundo es una amenaza concreta para México, ante la posibilidad de que denuncie el Nafta;  el rechazo de los dos candidatos estadounidenses al TPP, permite a China presentar el RCEP para toda el Asia y Oceanía como alternativa y el préstamo a Bolivia es un anticipo de ello; si gana uno u otro candidato, la situación es diferente para Rusia, que imponiéndose Trump tiene un escenario de cooperación, en momentos que Moscú refuerza sus alianzas regionales con Castro y Chávez y el resultado del referéndum colombiano, plantea la paradoja de un fracaso cuando todos los actores globales, estatales, inter-estatales y no-estatales, coincidieron en una solución.

 
BALANCES Y PERSPECTIVAS ¡nuevo!

ARGENTINA:
Balance 2016 | Perspectivas 2017
LATINOAMÉRICA:
Balance 2016 | Perspectivas 2017
MUNDO:
Balance 2016 | Perspectivas 2017

ACTUALIDAD

ARGENTINA
Los próceres y el Bicentenario de la Independencia

LATINOAMÉRICA
Calendario Electoral 2016-2017

INTERNACIONAL
El surgimiento de una nueva era

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante abril

DEFENSA
¿Ante una crisis por error de cálculo?

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores