Navegador



Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow El fantasma del paro general

El fantasma del paro general PDF Imprimir E-Mail
Sep-30-16 - por Rosendo Fraga

El Confederal de la CGT ha convocado un paro general, pero no le ha puesto fecha, dejando espacio para negociar con el gobierno, que quiere evitarlo.

Puede discutirse si un paro general es hoy relevante o si lo es la Marcha Federal de protesta que tuvo lugar en los primeros días de septiembre.

Pero la Administración Macri quiere impedirlo, por la significación que en el pasado han tenido las protestas sindicales para debilitar a los gobiernos no-peronistas.

En los últimos setenta años, desde que el Peronismo llegó al poder por primera vez, Macri es el quinto Presidente electo que no pertenece a esta fuerza política y en los cuatro casos precedentes -todos provenientes del tronco del Radicalismo- fue así.

Frondizi es electo en 1958 y antes de cumplir un año en el poder enfrenta fuertes huelgas de la industria frigorífica, los bancarios y los ferroviarios. Más adelante tiene que lidiar con un "plan de lucha" de la CGT peronista, que hostiga su gobierno y el triunfo de un sindicalista del gremio textil (Framini) en las elecciones de Gobernador en las provincia de Buenos Aires en marzo de 1962, se transforma en el detonante político del golpe militar que lo destituye.

Un año y medio  más tarde es electo Illia, candidato del Radicalismo. Su relación con el sindicalismo peronista también es difícil y enfrenta un prolongado "plan de lucha" de la central obrera, que dura varias semanas e incluyó la toma de centenares de empresas. Ello contribuyó a generar una imagen de gobierno "débil" que produjo el clima en el cual fue destituido por un golpe militar en junio de 1966.

Con el restablecimiento de la democracia en 1983, llega al poder Alfonsín, otro presidente del Radicalismo. En sus cinco años y medio de gobierno, tiene 13 paros generales, pero 10 de ellos fueron en la segunda mitad del mandato, previos a las derrotas electorales de 1987 y 1989. Alfonsín intentó inicialmente confrontar con el sindicalismo peronista, pero la capacidad de éste de bloquear sus proyectos en el Senado a través del PJ, fue clave para impedirlo y los paros contribuyeron como en los dos casos anteriores a debilitar al gobierno.

Dieciséis años más tarde, llega otro presidente del Radicalismo (De la Rúa), en este caso en alianza con una coalición de centro-izquierda que es el Frepaso. En los dos años de gobierno que llega a ejercer, llega a tener 8 paros generales. Alfonsín había tenido uno cada 5 meses y De la Rúa uno cada 3 meses. También en este caso, la debilidad frente a los sindicatos fue relevante en la construcción de la imagen de debilitad del Presidente, que hace crisis a fines de 2001, con la ola de saqueos que lo llevan a renunciar.

Con estos antecedentes, resulta lógico que Macri quiera evitar un paro general, que puede generar el retorno de la "sombra" de la oposición sindical a través de medidas de fuerza sindicales, debilitó a los cuatro gobiernos peronistas previos y contribuyeron a sus respectivas interrupciones, los dos primeros por golpe militar y los últimos por crisis de gobernabilidad económica.

Cabe recordar que Alfonsín tuvo su primer paro general en el noveno mes de gobierno y De la Rua en el tercero y que Macri cumple diez meses de gobierno el 10 de octubre sin haberlo tenido.

Macri no es un improvisado en la relación con los sindicatos. Integró un grupo empresario, que cuando maneja Manliba que recolectaba la basura en la ciudad de Buenos Aires, no tuvo problemas en el manejo con el gremio de camioneros; cuando tuvo el control de la automotriz Sevel, tampoco sostuvo con el gremio de la industria automotriz y cuando tuvo a su cargo el correo, no registró conflictos con el gremio telepostal.

Al mismo tiempo, los ocho años de Macri Jefe de Gobierno porteño, evidencian que no tuvo conflictos con los tres gremios claves en su ámbito: docentes, municipales y camioneros.

Una vez en la Presidencia, el Presidente, conociendo el funcionamiento de los sindicatos, ubicó a un medico de las obras sociales sindicales, al frente de la Superintendencia de Servicios de Salud que administra y redistribuye sus fondos y en la primera semana de agosto llegó a un acuerdo con los gremios para la devolución gradual de próximamente 30.000 millones de pesos que les fueron retenidos durante el segundo mandato de Cristina Kirchner.

Además sabe manejar gestos. En la semana siguiente a que la CGT se reunificó renovando su conducción, invitó a almorzar a solas  Hugo Moyano en la Casa de Gobierno.

Pero no será una negociación fácil. Es que el sindicalismo sabe que evitar el paro general es una prioridad política para Macri y por esta razón tratará obtener el máximo rédito de esta situación. Lo probable así es que se llegue a un acuerdo que posponga el paro general, pero no hay que olvidar que las crisis suelen escalar por errores de cálculo.

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores