Navegador



Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

Desafíos y oportunidades para la Argentina en el Siglo XXI PDF Imprimir E-Mail
Ago-07-16 - por Pelayo González

¿Cuál es el futuro del siglo XXI? La actualidad geopolítica de Jorge Castro y la dualidad de Ricardo Lagorio como factores de ordenadores de la estrategia a futuro.

El acto académico realizado en el Consejo Argentino de las Relaciones Internacionales (CARI) el 2 de agosto de 2016, comenzó con la bienvenida del presidente del CARI, el ex canciller Adalberto Rodríguez Giavarini, quien inauguró el seminario brindando un marco de la situación actual del país.

Destacó la "marcada renovación de la política internacional y doméstica", que en algunos casos hace difícil la toma de decisiones cuando la información se encuentra desarticulada, motivo por el cual es necesario enfocarse en el futuro mediante una estrategia, con un sentido ordenador de las cosas.

En este sentido, Jorge Castro comienza su exposición remitiéndose a la historia para abordar sus tres puntos centrales. Ellos son: el referéndum británico, la desarticulación de la Unión Europea y el hipotético triunfo de Donald Trump, a los cuales les atribuye lo siguiente: el primer punto inaugura una nueva época histórica de la política mundial, el segundo implica una crisis de gobernabilidad global, y el tercero tendrá consecuencias geopolíticas en el sistema mundial con igualdad de magnitud a la caída de la Unión Soviética.

Las causas del resultado británico revelan -en la mirada de Castro-, una tendencia de orden global, cuya explicación puede remitirse al comportamiento del sistema después de la caída de la Unión Soviética, donde hubo un incremento en el número de trabajadores industriales, un incremento de la renta global del capital, con la contrapartida de la reducción del fondo salarial de la acumulación capitalista. Sumado a que, la concentración de los beneficios de dicha acumulación fueron a parar al "mundo emergente", lo que permitió a países como China o India comenzar su proceso de extracción de la pobreza extrema, a millones de personas.

El costo (aunque no necesariamente económico), lo ha recibido la clase industrial de los países avanzados (EEUU y Europa). A quienes Castro denomina: "los grandes perdedores de la globalización de la economía mundial". Éste fenómeno, ha desatado una ola de rechazo al establishment, político, económico y cultural.

En lo que respecta a los EEUU, Castro remarca la aparición de figuras como Sanders o Trump, que fundamentan el repudio. A lo cual, habría que agregarle los resultados electorales y los ascensos partidarios en Europa, que fortalece dicha hipótesis y deriva en el segundo punto de Castro.

La Unión Europea -mayor espacio de integración regional en el mundo- surgió como necesidad geopolítica dual de contención a la Unión Soviética y de integración alemana, finalizada la Segunda Guerra Mundial. Habiendo alcanzado los objetivos de su creación, se convirtió (con el agregado de la OTAN) en "el principal andamiaje institucional de orden mundial".

La crisis de gobernabilidad, recae en la unión de los puntos anteriores. Donde el referéndum británico, fue el puntapié inicial de la desarticulación de la UE. Dejando a la luz, la crisis del sistema de gobernabilidad global; más allá de su aspecto europeo, trae consigo efectos mundiales.

Volviendo a mirar a EEUU, el triunfo de Trump para Castro, "implicaría un reposicionamiento de EEUU en todos los planos a nivel mundial", con especial énfasis en el comercio y las inversiones. En materia energética, el país se desarrollará con una marcada tendencia hacia la explotación del "shale gas" y "shale oil" con el fin de convertirse en un líder de la materia. De esta manera, ello implica una disminución de preponderancia geopolítica de Medio Oriente.

En términos económicos, para Castro las acciones de Trump son en torno a la disminución del impuesto a las ganancias para las empresas, del actual 35% al 15% en el transcurso del primer año de mandato. Como también, enfocarse en la repatriación de las ganancias de las mismas en el exterior, evitando el doble sistema impositivo. En momentos donde la economía mundial crece en torno al 3% anual (hace ya algunos años) y cuya tasa de expansión es cercana a 0.

En materia de seguridad internacional, Trump direccionaría su política en torno a la recuperación de la competitividad nuclear estadounidense, y no hacia la hegemonía de EEUU o la contención de China.

El embajador Ricardo Lagorio, comienza su intervención aludiendo a la complejidad del contexto global, donde reina la duda, la esperanza y el temor. Sostuvo que  la historia carece de elementos para dar una explicación, ya que estaríamos frente a un cambio de época, a su entender. En palabras del embajador "hubo gente que se durmió pensando que la tierra era plana y se despertó con que la tierra era redonda", lo cual fue revolucionario, pero nadie pudo preverlo.

Para intentar dar una explicación, introduce el concepto de la "dualidad". Un mundo donde además de la racionalidad, priman las emociones. En torno al sistema internacional, ha emergido la disociación entre "el leviatán y el robot".

Es decir, la teoría hobbesiana contractualista que ha perdurado en el tiempo, con la innovación de la tecnología y la ciencia, donde la conectividad enfrenta barreras físicas y geográficas. Sin embargo, por el momento ambas de ellas conviven en el esquema actual. Aunque de manera anárquica, en el sentido que abordar la situación de una con la otra, es algo engorroso.

Todo esto, hace que sea indispensable el análisis estratégico, que provea las herramientas necesarias para recibir el futuro con menor imprevisión. En definitiva es lo que hace que acontecimientos como el Brexit o los atentados terroristas, estén dentro de las alternativas. Lagorio agrega una característica sistemática del mundo, en donde "pareciera que los eventos no culminan; se van desarrollando uno tras otro".

En conclusión:

a) En un mundo donde el crecimiento y la expansión están estancados, Jorge Castro se atreve a decir que estamos ante una nueva revolución industrial, lo cual, "traslada el eje de los acontecimientos mundiales a los EEUU", donde la geopolítica juega un papel fundamental.

b) El Brexit, es ante todo, una crisis del sistema global de gobernabilidad, más allá del aspecto europeo, cuyo caso, puede explicarse por no tener una razón de ser y la carencia de un objetivo común -que deriva en la desarticulación de la UE-.

c) Sin importar quien gane las elecciones, EEUU replanteará su rol en ámbitos cruciales como la seguridad (entorno OTAN) y el posible triunfo de Trump, trae renovación en ámbitos económicos, comerciales y energéticos.

d) Como cierre, Lagorio menciona los valores que definen al "buen gobierno" en una obra de Ambrogio Lorenzetti, tales como: el valor, la justicia, la paz, la prudencia y la templanza. Aquellos que no deben ser perdidos de vista en medio de la dualidad en la que vivimos, puesto que podría suplirse el leviatán con el contrato tecnológico.

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores