Navegador



Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Los próceres y el Bicentenario de la Independencia

Los próceres y el Bicentenario de la Independencia PDF Imprimir E-Mail
Jul-16-16 - por Pelayo González

El pasado 15 de julio se celebró en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires la exposición de los integrantes de la "Asociación Fundadores de la Patria", cuya temática fue el rol de los próceres a la luz del Bicentenario de la Independencia. Contó además con la colaboración del legislador Octavio Calderón y con Juan Pablo Bustos Thames como moderador.

Para comenzar, el legislador Calderón dio brevemente unas palabras de agradecimiento a los presentes por asistir, y también destacó la importancia de los oradores. De la misma manera, Juan Pablo Bustos Thames dio una introducción sobre los siete expositores, a quienes les agradeció por concurrir.

El señor Mario Paso, descendiente de Juan José Paso, es presidente de la Asociación Fundadores de la Patria. Sumó palabras de agradecimiento y destacó dos grandes instrumentos jurídicos que dieron pie a las Provincias Unidas del Rio de la Plata.

El primero fue instrumentado por Juan José Paso, el cual plantea que Buenos Aires no podía arrogar el derecho de tomar decisiones sin consultar a las provincias, de donde emana la responsabilidad de Buenos Aires de asumir los negocios de las Provincias Unidas, pese a sus decisiones posteriores.

Con dicho instrumento jurídico se pudo construir la primera junta de gobierno el 25 de Mayo de 1810, integrada por siete criollos y dos catalanes. Estas personas formaron el primer gobierno patrio de la revolución, que fue hecha "de una vez y para siempre". En sus últimas palabras, el señor Paso hizo una comparación entre la Iglesia Católica (a la cual él confiesa pertenecer), la cual tuvo tropiezos y errores, y los patriotas en estos "seis cortos años en su camino al 9 de Julio de 1816".

Fue entonces, en ese día, que se dio el instrumento jurídico para que San Martín cruzara los Andes. Porque "no es lo mismo movilizar a un ejército en nombre de algo que no tiene independencia, a crear y movilizarlo para defender la libertad de un país que declaró su soberanía". Estos instrumentos en su conjunto unen los dos hechos más relevantes que dieron el punto de partida a la libertad e independencia de gran parte de la Hispanoamérica.

Posteriormente, Marcelo White Pueyrredón repasa la vida de su antecesor, Juan Martín de Pueyrredón. Hizo sus estudios en el país y el exterior y tuvo un rol preeminente en la declaración de la patria. De vuelta en el Río de la Plata (fallece su mujer en altamar), queda viudo y dedica a su vida y al comercio.

Se inició en las milicias durante las invasiones inglesas junto con sus hermanos. En un principio actuó como funcionario de enlace entre los ingleses y el Cabildo, pero se percató que la independencia no iba a surgir de esta institución, por lo cual retomó su vida en los defensores patriotas.

Con las invasiones inglesas en curso -dirigidas por el general Belfort-, se dirigió al campo y reunió un ejército de voluntarios para retomar la ciudad. Cuando los ingleses se enteraron de sus actividades, lo atacaron en la localidad de General San Martín. Pese a su derrota, dejó en claro que se podía derrotar a los invasores con mayor esfuerzo. En ese sentido, con el avance británico en las invasiones, los hermanos Pueyrredón se convirtieron en los líderes de la resistencia, "siendo ellos los más buscados".

Nombrado comandante en jefe del ejército del Norte, reorganizó las fuerzas y más tarde resignó este cargo a favor de Manuel Belgrano, para asumir nuevas funciones como miembro del Primer Triunvirato. Durante sus viajes fue considerado primer jefe de Estado en la Argentina independiente.

Ya de vuelta en el país contrajo matrimonio nuevamente y tuvo papeles poco relevantes en lo que fue la Argentina ya independiente.

Por su parte, el señor Manuel Belgrano hace especial alusión al Congreso de Tucumán, por donde transitaron todos los padres fundadores. Los aportes políticos, militares y diplomáticos del General Manuel Belgrano, que derivaron en el 9 de Julio de 1816, "fueron seis cortos años, pero seguramente para nuestros padres fundadores deben de haber sido muy largos por la dureza y la crudeza con que se tuvieron que vivir, de batallas en batallas".

Es designado en misión con un ejército expedicionario a Paraguay y la Banda Oriental; al regresar es juzgado por haber perdido en Tacuarí. También es enviado en misión diplomática, llevando el mensaje de separarse de la Real Corona de España, a lo que Paraguay responde: ni con España ni con Buenos Aires, y se declara independiente.

Es enviado al exterior y al volver es mandado a fortificar el Paraná. En 1812 empieza a construir la nacionalidad y la independencia que luego llegaría en 1816. En esta ocasión, pide (un 13 de febrero) tener una escarapela para distinguirse de los enemigos. El 18 de febrero de 1812 el Triunvirato se lo aprueba y dice que tiene que ser blanca y celeste. Nueve días después, Belgrano no se conforma y manda a confeccionar una bandera, "conforme los colores de la Escarapela Nacional; blanca y celeste". El 27 de febrero de 1812, en horas de la tarde, iza por primera vez la Bandera Nacional.

Con ideales de Libertad e Independencia, no dejó de preocuparse nunca por la construcción de estos valores para nuestra Patria; "Pensemos a nuestros enemigos -interiores y exteriores- y la América será libre". El 25 de Mayo de 1812, "uno de los días más gloriosos que tiene nuestra Patria", es cuando Belgrano hace bendecir y jurar a la bandera en el segundo aniversario de nuestro primer Gobierno Patrio, con el protocolo que debía tener una bandera nacional, "que os distinguirá de las demás Naciones del globo". Estas palabras constituyen una declaración de libertad e independencia de hecho.

Es enviado al exterior para juntar adhesiones a la voluntad revolucionaria. Pese a la nula adhesión, es enviado a Santa Fe, donde es tomado prisionero en medio de una revuelta. Es invitado al Congreso de Tucumán por Pueyrredón para exponer sobre la situación política de Europa en una reunión secreta. En esta ocasión es que propone declarar la independencia lo antes posible, con su idea de declarar -aprobada por la mayoría de los diputados- un gobierno monárquico.

Estos 29 diputados, citados en esta ocasión, fueron decisivos -pese a las amenazas que reinaban-, para la posterior declaración de independencia. En ese contexto, nuestro orador finaliza sus palabras diciendo: "A ellos, mi gran homenaje".

La señora Maria Celia Castro, vocera de la fundación y descendiente de Boedo, centra su exposición en el contexto del Virreinato previa a la declaración de la independencia, en su situación tanto externa como interna. En el marco de la primera, la derrota de Napoleón, el auge de las Monarquías Absolutas y el Congreso de Viena (al cual asiste Belgrano), delinean la forma de gobierno de la época -con la excepción de los Estados Unidos y su República Democrática-.

En cuanto a nuestra situación interna, Artigas, la pérdida del Potosí y la falta de legalidad de los ejércitos libertadores eran temas candentes. Alvares Thomas, director supremo del Rio de la Plata, llama a un Congreso Federal en la provincia de Tucumán, pidiendo que las Provincias manden a sus representantes.

"El Congreso de Tucumán nos dio la Independencia, pero no la forma de gobierno", del cual proviene la propuesta de declarar la forma de gobierno monárquica, con Juan Bautista Tupac Amaru como Rey Inca.

La señora Castro retoma la significancia que implicó el sueño de los congresales en pos de una "Patria grande", con motivo de las provincias unidas del sur. Por ello, en el inicio del tercer centenario, es importante rendir honor a nuestros próceres "hombres valientes, de honor y de palabra".

La señora Emilia Menotti, presidenta del Instituto Nacional Browniano, hace referencia a la importancia de volver a la historia para apelar a la solución de los problemas. Guillermo Brown, nacido en Irlanda, "donde lo que no pudo lograr en su patria natal, lo haría en su patria adoptiva". En este sentido, el "padre de la patria en el mar" arribó en un momento oportuno a nuestras playas, a partir de que en 1808 se abrió el camino de la victoria con motivo de la invasión napoleónica en España.

El Río de la Plata tenía frente a él el apostadero de Montevideo, "con una poderosa flota y un gran comandante, que es Romarate". Se apela a alguien que pudiera armar una flota para detener el avance Realista por el Río de la Plata y sus ríos interiores, que atacaban las poblaciones y generaban saqueos. En 1814, el Almirante Guillermo Brown forma una flotilla, que pese a su tamaño tenía gran capacidad.

En su toma de la isla Martín García, hace alusión por primera vez a su ideal de "mar y tierra", triunfa totalmente un 15 de marzo de 1814, "por primera vez va a flamear en la isla la bandera nuestra". Además de mencionar sus significativas victorias, retoma lo previamente mencionado del tinte unificador de la declaración, diciendo: "la declaración de la independencia no es para las provincias solamente, sino para el pueblo independiente de la América del Sur".

Carlos Sainz, descendiente de Francisco Narciso de Laprida, relata la trayectoria del mismo, desde su pasado comerciante a su traslado a diversas provincias y sus estudios en Buenos Aires con varios futuros próceres.

Llega al congreso de Tucumán en marzo por unanimidad y es designado para representar a San Juan. Basándose en la apreciación de Sainz, "el congreso no podría haber sido declarado en cualquier momento"; en ello hizo mucho hincapié Laprida.

El señor Roberto González Frattine, descendiente de Domingo Matheu, adhiere a las palabras de sus antecesores. El mismo Matheu, encargado del área de logística de lo que vendría a ser la Secretaría de Guerra, le encarga la reconstrucción de todos los cuarteles. El 28 de abril de 1811, "con claras ideas de independencia", redacta para el ejército del Alto Perú y le da precisas instrucciones del mensaje de independencia que se debía transmitir.

Es nombrado presidente del tribunal militar que juzga a Belgrano. Pese a su amistad -y las presiones que querían destituirlo-, lo absuelve y lo restituye en su grado y honores, con la importancia que esto tiene para sus futuros logros.

Luego es nombrado presidente debido a la partida de Saavedra al norte a hacerse cargo del ejército. En su carácter, en pos de la integración, promueve el primer decreto (en castellano y en quichua) con el cual anula el impuesto al reino, "considerando a los pueblos originarios hermanos y ciudadanos de las provincias".

Para finalizar, cabe destacar la labor de Juan Pablo Bustos Thames en la coordinación y realización del evento, lo cual fue reconocido por los mismos expositores y los cálidos aplausos de cara al cierre del evento.  

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores