Navegador



Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Repercusiones del Brexit

Repercusiones del Brexit PDF Imprimir E-Mail
Jun-30-16 - por Rosendo Fraga

EE.UU. ha reaccionado rápidamente frente al Brexit, ratificando la histórica alianza bilateral entre Washington y Londres. El lunes 27 de junio el Secretario de Estado (Kerry) aterrizó en la capital británica diciendo públicamente que venía a ratificar "la irrompible relación bilateral" que ha sido "esencial en los  tiempos complejos". Dijo que los dos países están en la OTAN, comparten posiciones en el Consejo de Seguridad de la UN, son importantes socios comerciales y "campeones globales de la democracia y el imperio de la ley". Antes de reunirse con los líderes europeos (Merkel, Hollande y Renzi), exhortó a la UE a no tener una "actitud de venganza" frente a la decisión que deriva del referéndum realizado en el Reino Unido. Aunque Obama hizo campaña contra el Brexit y Trump trata de capitalizarlo, el Presidente estadounidense no pierde de vista los intereses de largo plazo de su país que al mismo tiempo tienen raíces profundas en la historia y trata de bajar la tensión entorno al Brexit. Pero será la visita que realiza Obama a Europa al comenzar la segunda semana de julio, la que mostrará un Presidente estadounidense activo para evitar que esta crisis genere inestabilidad global. Estará en la Cumbre de Presidentes de la OTAN que se realiza el 8 de julio en Bruselas. Este encuentro adquiere gran importancia, dada la crisis que se ha generado. El Reino Unido fue fundador de esta alianza militar y tiene las Fuerzas Armadas con mayor capacidad de Europa y ratificará con énfasis su pertenencia a ella. Noruega, que es miembro de la OTAN, pero no de la UE y tiene múltiples relaciones económicas y comerciales con ella, puede ser un buen modelo de futuro en las relaciones entre Londres y Bruselas.

Si bien inicialmente los efectos económicos del Brexit fueron el tema dominante, los politicos comienzan a desplazarlos. El viernes 24 de junio la bolsa británica, al igual que Wall Street, bajo entorno al 3%. Pero la alemana lo hizo el doble, la japonesa algo más que eso, la francesa casi tres veces y la española cuatro. Es decir que el impacto negativo fue sensiblemente mayor en los países que permanecen en la UE, que el Reino Unido que se va. Al mismo tiempo, las acciones de los bancos ese día bajaron entre 15 y 20%, las empresas industriales en promedio 10%, las materias primeras encabezadas por el petróleo entre 6 y 7%. Solo el oro creció 8%, en una clara señal de la gravedad de la situación que se advierte. Mientras el sector financiero intenta impulsar alternativas poco realistas para moderar las pérdidas, como que podría votarse de nuevo o que finalmente la salida no se concretaría, los líderes de la Europa continental con realismo (Merkel y Hollande), optaron por exigir al Reino Unido que su salida de la UE se haga rápido y suspendieron el diálogo hasta que se formalice el pedido de salida. En la tercera rueda tras el Brexit, los mercados tuvieron ya una leve mejora. La decisión británica parece irreversible -retroceder generaría graves daños de legitimidad política no sólo en el Reino Unido-  y de lo que ahora se trata es de moderar sus efectos económicos negativos. Mientras algunos pronosticaban el colapso de la City de Londres como plaza financiera, otros temían una gran fuga de capitales de la UE hacia el Reino Unido, en busca de un sistema fiscal más benigno. Mientras en Francia y Holanda las fuerzas populistas de derecha, que en ambos casos son primera minoría electoral reclaman referéndums como en el Reino Unido para decidir sobre la permanencia en la UE, las fuerzas secesionistas, como las de Escocia y Cataluña, piden nuevas convocatorias de consultas electorales para resolver sobre su futuro como Nación.

Pero mientras Europa se mira a sí misma y concentra la atención de occidente, Rusia y China se mueven con rapidez, quizás aprovechando esta situación. El mismo 24 de junio, al día siguiente del Brexit, se reunieron los presidentes de Rusia (Putin) y China (Xi). Ratificaron su alianza estratégica bilateral, que tiene como punto común contener la presencia militar de EE.UU. en sus respectivas periferias. Putin explícitamente dijo que el Brexit creaba una situación más favorable para los intereses de su país, al complicar la unidad europea y eventualmente el rol de EE.UU. en la región. Seguidamente, Putin viajó a Turquía, donde reestableció las relaciones diplomáticas, tras el incidente por el derribo de un avión militar en la frontera con Siria. La visita fue inmediatamente después de que Erdogan criticara al Papa por sus declaraciones sobre el Genocidio en Armenia y un día antes que un atentado terrorista matara 37 personas e hiriera más de un centenar en la capital turca. A su vez China, suspendió las comunicaciones con Taiwán al negarse la nueva Presidente, de orientación más nacionalista que su predecesor, a reconocer la tesis de que hay "una sola China", impulsada por Beijing. Corea del Sur se apresuró a ofrecer un Tratado de Libre Comercio al Reino Unido y la misma semana del Brexit, el dictador de Corea del Norte dijo que sus misiles pueden atacar las bases de EE.UU. en el Asia.

Mientras tanto, el resultado de la elección general española y el retroceso de Trump en  las encuestas plantean la hipótesis de si el Brexit no ha marcado el punto culminante de la oleada populista. El Partido Popular creció cuatro puntos respecto de la elección anterior y Podemos fracaso en su objetivo de llegar al segundo lugar desplazando al PSOE. Pero no parece fácil que Rajoy logre formar gobierno. Le faltan 39 legisladores para llegar a los 176 que constituyen la mayoría. El PSOE ha dicho que no formará gobierno con él y lo mismo Ciudadanos, la cuarta fuerza, siendo imposible que lo haga con Podemos. Puede repetirse el mismo escenario de ingobernabilidad que obligó a convocar nuevas elecciones. En cuanto a Trump, la ventaja de Hillary Clinton está en 12 puntos tras el Brexit, que el candidato republicano ha intentado capitalizar a su favor. Pero faltan más de cuatro meses para las elecciones y hasta entonces muchas cosas pueden cambiar. En consecuencia no está claro si el Brexit ha sido el punto de inflexión que anticipa el retroceso del populismo en el ámbito global.

En conclusión: EE.UU. ha reaccionado rápidamente frente al Brexit ratificando la histórica alianza con el Reino Unido y reclamando a la UE que no adopte una actitud de “venganza” contra el mismo; los países más importantes de la UE exigen una rápida concreción de la salida británica, suspendiendo las comunicaciones con Cameron, cuya salida del gobierno se puede acelerar; Rusia y China aprovechan la crisis que ha generado en occidente el referéndum británico y avanzan en sus respectivas áreas de influencia y hoy no está claro si el crecimiento del PP en España y la baja de Trump en los EE.UU., son hechos circunstanciales o un cambio de tendencia en contra del populismo.  

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores