Navegador



Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

La visita de Serra a la Argentina PDF Imprimir E-Mail
May-26-16 - por Rosendo Fraga

En momentos de crisis, se tiende a  revisar las estructuras internacionales o flexibilizarlas en los hechos y esto puede suceder ahora en la región. En 2001, cuando la Argentina se encaminaba a la mayor crisis socio-económica de su historia, el entonces Ministro de Economía, Domingo Cavallo, propuso transformar al Mercosur en una "zona de libre comercio" de toda América del Sur. Flexibilizaba o transformaba el Mercosur pero al mismo tiempo se adelantaba en un lustro a la constitución de Unasur. La iniciativa no prosperó. La experiencia muestra que una vez en el poder, los líderes políticos -y Serra lo es- suelen modificar sus posiciones ideológicas y esto puede suceder ahora. Lo que está sucediendo no es el fin del Mercosur, pero puede ser un paso hacia su transformación. La realidad es que el grupo regional está estancado en lo económico y comercial y dividido por razones políticas. Es que mientras Brasil y Argentina parecen coincidir ahora en su enfoque exterior -el mismo Presidente Temer lo reconoció- las diferencias con Venezuela y Bolivia -que también ha sido aceptado como miembro pleno- hacen muy difícil la cohesión que tuvo el grupo en el pasado. Las diferentes posiciones respecto a la resolución de la crisis política de Brasil son una evidencia al respecto y sobre la crisis de Venezuela así lo muestran.

La visita del canciller brasileño es más importante para mostrar la nueva sintonía que se da políticamente en la región, que para resolver problemas comerciales o definir el futuro del Mercosur. Pero pueden surgir pasos diplomáticos de significación. Dos países de este grupo (Uruguay y Paraguay), son observadores en la Alianza del Pacífico, como también lo son decenas de países, entre ellos EEUU y China. La Argentina el próximo 1 de julio, en la Cumbre de presidentes del grupo de países del Pacífico que se realiza en Chile, pedirá ser reconocida también como observador y será aceptada. Si Brasil y Argentina dieran este paso en conjunto, mostrarían la disposición a buscar en conjunto nuevos caminos para la integración comercial de la región, sin por ello deshacer por ahora las estructuras existentes. Más allá de la región, los avances en la negociación comercial entre el Mercosur y la UE, plantean otro campo para la acción común de Argentina y Brasil. Aunque se trata de un objetivo difícil de alcanzar, el reciente intercambio de ofertas mostró más voluntad política por ambas partes de la esperada. Para el Mercosur, esta negociación abre otra puerta, dado que la UE simultáneamente está negociando un acuerdo comercial con los EEUU, frente al cual el Mercosur podría solicitar ser reconocido como observador, dado que Europa está negociando con ambos a la vez. Aunque la resistencia al libre comercio hoy es creciente en el mundo desarrollado, la diplomacia de Brasil y Argentina puede mostrar pasos convergentes, que hoy evidencien una reversión en América del Sur tras más de una década de gobiernos populistas.

Además, la Argentina requiere de la cooperación de Brasil para alcanzar objetivos que se ha planteado en su política exterior. Tal es el caso de la candidatura de la Canciller argentina Susana Malcorra para la Secretaría General de la UN o la pretensión de ser la próxima sede de la Cumbre del G20.La sintonía con Argentina adquiere cierto interés en este momento para el gobierno de Temer, que busca ganar la confianza de los mercados que Macri ha sabido lograr con rapidez. Pero también implica el reconocimiento de un país importante en la región al cambio político que ha tenido lugar en Brasil, al que todavía resisten los países del eje "bolivariano" y ven con reparo China y Rusia. En la primera visita de Temer al exterior, ha sido recibido por el Presidente de Argentina. Es un gesto político de respaldo, en momentos que todavía ha países de la región que no reconocen al gobierno de Temer y potencias globales que tampoco lo hacen. La canciller argentina fue explícita en el respaldo al nuevo gobierno, al decir que Brasil ha producido el cambio respetando todos los mecanismos institucionales, sin que pueda alegarse legitimidad para cuestionar su legalidad. Ello sucede cuanto en Brasil renuncia el Ministro de Planificación de Temer, acusado de estar implicado en las investigaciones por corrupción, lo que demuestra que no es fácil la situación del nuevo gobierno.

En lo concreto, hubo un avance claro en materia de convergencia en política exterior, pero no en el problema del intercambio comercial. Los cancilleres de Brasil y Argentina firmaron un "Memorándum de Entendimiento párale establecimiento del mecanismo bilateral de Coordinación Política". Su objetivo, es claro: la concertación de la política exterior de ambos países en la agenda bilateral, regional y global, así como el seguimiento de los proyectos estratégicos de integración bilateral. Como "áreas estratégicas" se determinó ciencia, tecnología e innovación, defensa, industria aeronáutica, energía y comercio, sin perjuicio de incorporar otras, que los gobiernos en el futuro determinen prioritarias. El canciller brasileño, planteó a su colega argentina, la posibilidad de ofrecer una mediación conjunta en Venezuela, algo que puede mostrar una primera acción de convergencia en política regional, pero que políticamente difícilmente el régimen chavista acepte. Pero en materia comercial, no se registraron avances concretos, más allá de comprometer más diálogo. El estancamiento de Argentina y la crisis de Brasil en simultáneo, han hecho que el comercio bilateral que era de 39.600 millones en 2011, se redujera a sólo  23.083 millones en 2015. El problema no es menor, porque Argentina es el primer cliente para las exportaciones industriales de Brasil y este país el mayor comprador de manufacturas argentinas. El saldo es favorable a Brasil y Argentina ha tenido en el primer cuatrimestre  un déficit de 1336 millones de dólares. Es por esta razón que la caída del comercio bilateral tiene un efecto importante en el empleo industrial en ambos países y la opción en los dos casos de comprar manufacturas chinas más baratas está abierta.

En conclusión: la visita del canciller brasileño a la Argentina tiene lugar cuando comienzan a revisarse estructuras regionales como el Mercosur y Unasur y a revalorizarse la Alianza del Pacífico y la OEA; pero la primera visita que realiza al exterior el nuevo canciller brasileño, es más importante como señal de una nueva sintonía política en América del Sur, que en su proyección bilateral; Brasil necesita hoy el respaldo de Argentina para fortalecerse frente a cuestionamientos y ésta la cooperación de Brasil para alcanzar objetivos en su política exterior y la visita mostró una clara intención de convergencia en política exterior, pero no avanzó sustancialmente en la solución del problema que deriva de la fuerte caída en el comercio bilateral.  


 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores