Navegador



Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

¿Se puede regular la protesta social? PDF Imprimir E-Mail
Ene-05-16 - por Rosendo Fraga

Hace ya casi dos décadas, en 1997, se instalaron en Argentina los cortes de rutas y vías públicas como fenómeno característico de la llamada "protesta social". En aquel entonces, el alto desempleo estructural en localidades como Cutral-Co en Neuquén o Tartagal en Salta, derivado de la reducción de las dotaciones de la industria petrolífera, hizo surgir el fenómeno, que luego se fue extendiendo.

En la crisis de 2001-2002, este fenómeno protagonizado por los llamados "movimientos sociales" -denominación de los "piqueteros"- adquirió relevancia nacional, representando a los desempleados que en ese momento llegaron al record histórico. La eficacia de este método hizo que en los primeros años de la década pasada fuera incorporado a los reclamos de los sindicatos, que representan a los trabajadores formales.

Desde entonces la sociedad se fue "piqueterizando", en el sentido de que los cortes como expresión de protesta fueron utilizados por vecinos reclamando por falta luz y seguridad, estudiantes, docentes, pequeños empresarios, vendedores ambulantes y hasta familiares de policías reclamando por sus salarios. Fue así como la mayor protesta social -por la cantidad de rutas cortadas simultáneamente- tuvo lugar en 2008 por parte de las entidades del campo, superando ampliamente a los movimientos sociales y los sindicatos.

Durante todo este período estuvo planteado el debate sobre si debían ser permitidos o no. A mediados de la década pasada, cuando la Argentina superó la crisis económico-social, cuatro de cada cinco opiniones eran partidarias de regular este tipo de protesta, cuyos efectos inmediatos se derivan sobre la población en general y no sobre quienes toman las decisiones que exigen quienes reclaman. A su vez, las autoridades políticas resistían enfrentar los cortes, argumentando que la misma gente que reclamaba que se pusiera límite a los piquetes pasaría inmediatamente a criticar el accionar de las autoridades si surgía un muerto en la represión. La muerte de los piqueteros Klostecki y Santillán en 2002 dejó una huella profunda en la política argentina.

En los últimos días de 2015 volvieron a reiterarse cortes de autopistas y   avenidas por parte de los llamados "movimientos sociales" y también de trabajadores despedidos. La imagen de los pasajeros llegando a pie con sus equipajes al aeropuerto de Ezeiza durante varios días marcó un "punto de inflexión".

El nuevo gobierno planteó la necesidad de regular este tipo de protesta, proponiendo "un protocolo" para ordenarlas y coordinar a quienes reclaman con la acción de la justicia y las fuerzas de seguridad.

La Constitución Nacional otorga la protección al derecho de huelga, históricamente la manifestación más relevante de la "protesta social". Pero aun en este caso, este derecho ha sido materia de regulación, sobre todo en el caso de los servicios públicos esenciales.

También protege la libertad de expresión, como lo hace con el derecho de libre tránsito. Quienes cuestionan la regulación de los cortes como manifestación de protesta pueden argumentar a su favor con el primero de los derechos constitucionales mencionados. Al mismo tiempo, los que son partidarios de la regulación, alegan el segundo.

Se trata en consecuencia de encontrar fórmulas que, sin alterar el derecho de expresión que defiende la protesta social, permita al resto ejercer su derecho de libre tránsito. Concretamente, encontrar el punto de equilibrio. Quizás lo sucedido con el derecho de huelga muestre el camino, ya que sin alterar su plena vigencia, se ha limitado su ejercicio en determinados casos. A lo mejor se trata de dejar determinadas vías públicas centrales al margen del ejercicio de la protesta social, o de habilitar lugares específicos para ello, evitando al mismo tiempo la apropiación generalizada del espacio público. En lo años noventa, la "carpa docente" frente al Congreso fue eficaz para centrar la atención sobre la escuela pública, sin necesidad de recurrir a cortes de autopistas o avenidas. En las últimas semanas, los indígenas Qom lograron la atención de Mauricio Macri sin cortarlas.

A esto debe agregarse que las autoridades estén atentas a lo que sucede en los sectores más vulnerables de la sociedad, lo que también es una contribución importante para evitar que la protesta social se desborde.  

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores