Navegador



Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

¿Cambio de ciclo o cambio de época? PDF Imprimir E-Mail
Dic-21-15 - por Rosendo Fraga

La llegada de Mauricio Macri al poder plantea la cuestión de si se trata de un cambio de ciclo político solamente, o del cambio de una época respecto al funcionamiento de la política argentina.

En el último siglo hubo dos cambios de época. El primero tuvo lugar en 1916, cuando fue electo Presidente de la Nación Hipólito Yrigoyen, en la que fue la primera elección presidencial con la ley del voto universal, secreto y obligatorio. No sólo fue la llegada al poder de una fuerza nueva, también implicó un profundo cambio tanto del sistema político como del sistema de partidos.

El segundo cambio de época se dio treinta año más tarde, con la asunción de Juan Domingo Perón como Presidente en 1946. Incorporó lo social como una nueva dimensión de lo político. El Peronismo fue la fuerza política dominante desde entonces y desde 1989 hasta la llegada de Macri al poder en 2015, en el último cuarto de siglo ha gobernado nada menos que 23 años, más del 90% del tiempo. Desde entonces 1945, los únicos seis períodos de gobierno terminados fueron todos del Peronismo.

Llamamos "cambio de ciclo" a lo que ha tenido lugar desde el reestablecimiento de la democracia en 1983, con los ciclos de Alfonsín primero, Menem después y los Kirchner recientemente. Fueron presidentes con fuerte personalidad, pero que no modificaron el sistema de partidos ni se perpetuaron en el tiempo -cabe dejar todavía abierta la respuesta sobre el Kirchnerismo-, ni sus líderes fundaron una nueva fuerza política, como sucediera con Yrigoyen o Perón.

Pareciera que Macri ya tiene asegurado el haber iniciado un nuevo ciclo político como los precedentes, pero cabe plantear la pregunta de si puede llegar a significar un cambio de época. Varias singularidades llevan a dejar abierta esta posibilidad.

Ante todo, se trata del primer Presidente electo desde 1916 que no proviene ni del tronco radical ni el peronista: del primero provenían Yrigoyen, Alvear, Justo, Frondizi, Illia, Alfonsín y De Rua, mientras que del segundo eran originarios Perón, Cámpora, Menem y los Kirchner (Duhalde, también  peronista, ejerció la Presidencia sin ser electo, haciéndolo en aplicación de la ley de acefalía).

Más allá de lo político, es el primer Presidente que llega a la política desde el deporte, fenómeno que globalmente ha adquirido significación al combinarse con los medios de comunicación de masas.

A ello se agrega que es el primer Presidente "simbólicamente rico", desde Marcelo T. de Alvear en 1922. Ello cuestiona tesis que han estado muy extendidas en la sociología política argentina, respecto a que el Peronismo había introducido en los sectores populares un "resentimiento" contra la riqueza y que el Radicalismo, como partido "pequeño burgués", había generado en los sectores medios "envidia" respecto a ella. En síntesis: la tesis planteaba que un hombre rico no podía ser votado y a esto se le adjudicaba ser una limitación importante para el desarrollo capitalista pleno del país.

Macri es también el primer ingeniero civil que llega a la Presidencia desde Agustín P. Justo en 1931 (también tiene como base de sustentación una coalición de centroderecha, lo que no sucedía desde el mismo año.). Al mismo tiempo, es el primer presidente en toda la historia que ha egresado de la universidad privada, toda una novedad para la política argentina.

Más cerca en el tiempo, es el primer presidente desde el restablecimiento de la democracia en 1983 que no ha actuado durante el periodo de la violencia política en los años setenta. Pero al mismo tiempo es el primero que ha sido víctima del fenómeno de la delincuencia, al haber estado  secuestrado por delincuentes comunes que eran policías.

Todo esto convierte a Macri en un Presidente singular en la perspectiva histórica y cabe en consecuencia plantear la pregunta de si su llegada al poder puede ser un cambio de época, como sucedió con Yrigoyen y Perón, o sólo cambio de ciclo, como ha sucedido con el Alfonsinismo, el Menemismo o el Kirchnerismo.

La respuesta a ello lo dará la historia. Si Perón no hubiera sido electo Presidente de la Nación en febrero de 1946, el 17 de octubre no hubiera sido el origen del Peronismo, sino un difuso tumulto popular con poco registro histórico. Por eso, serán los resultados de las elecciones presidenciales de 2019 y 2023 las que permitirán dirimir si la llegada al poder de Mauricio Macri es sólo un cambio de ciclo o significa un cambio de época.

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores