Navegador



Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

Conjeturas a partir de las PASO PDF Imprimir E-Mail
Sep-07-15 - por Rosendo Fraga

El resultado de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) puede tener lecturas diferentes y hasta contradictorias. El candidato oficialista, Daniel Scioli, quedó 8,6 por delante de quien lo seguía, Mauricio Macri. Pero al mismo tiempo ha obtenido 12 puntos menos que los alcanzados por Cristina Kirchner en las PASO de 2011. La suma de los dos candidatos siguientes, Macri y Massa, que son opositores y tienen además programas bastante similares, supera en 12 puntos al oficialismo, pero al estar divididos ello no opera electoralmente. Lo que sí parece claro es el cambio ideológico en la sociedad. Cuatro años atrás, los tres primeros candidatos (Cristina Kirchner, Hermes Binner y Ricardo Alfonsín) eran de centroizquierda y sumaron 81% de los votos. Ahora, los tres primeros (Daniel Scioli, Mauricio Macri y Sergio Massa), son de centro o centroderecha y suman el 90% de los votos.

El resultado de las PASO deja abierta la posibilidad de que haya segunda vuelta. Si Argentina tuviera el sistema de balotaje clásico, en el que hace falta 50% para ganar en primera vuelta (es el modelo francés que fue adoptado en América Latina por Brasil, Chile, Uruguay, Colombia, Guatemala y otros), podría afirmarse que habrá segunda vuelta. Pero en el balotaje "atenuado" que rige en Argentina (y también en Ecuador y Nicaragua), si el primero llega al 45% ya gana en primera vuelta y si llega al 40% y tiene 10 puntos de ventaja sobre el segundo, también elude la segunda vuelta. En ese sentido, con la oposición dividida, hoy no puede definirse si habrá o no segunda vuelta.

Frente a la elección, Scioli tiene tres ventajas: es el candidato del gobierno nacional, que controla los recursos del estado; pertenece al Peronismo, que es la fuerza política que más ha gobernado el país desde el restablecimiento de la democracia; y que al sumar 23% las dos opciones del Peronismo anti-Kirchnerista, si Scioli capta uno de cada tres de estos votos en octubre, ya evita la segunda vuelta. Macri tiene a su favor que representa mejor el cambio en momentos que la clase media argentina, tras 12 años y medio de Kirchnerismo, quiere una renovación política, y tiene además la imagen de gestionar bien.

Cabe agregar que los tres candidatos principales (Scioli, Macri y Massa) tienen entre ellos más similitudes que diferencias y en las PASO de 2013 estuvieron al borde de gestar entre ellos una coalición electoral en la provincia de Buenos Aires contra el Kirchnerismo. Los dos primeros en realidad llegan a la política desde el deporte, el primero como campeón en motonáutica y el segundo como presidente del club de fútbol más popular (Boca). Massa tiene un origen más político, milita desde joven (aunque en un partido de centroderecha) y es en promedio 12 años más joven que los otros dos.

Parece difícil que Sergio Massa pueda competir en la segunda vuelta. Una sola de las ocho encuestas que han sido publicadas después de las PASO plantea esta posibilidad. Pero es un político de 43 años que trabaja para el futuro. Su mayor logro es haber logrado atenuar la polarización que impulsaron en forma coincidente sus dos rivales: tras las primarias, la elección sigue siendo entre tres candidatos, como también lo será el debate en televisión, si finalmente se realiza.

En cuanto al Peronismo, la realidad es que en las últimas cuatro elecciones presidenciales realizadas, siempre el Peronismo se presentó dividido en tres opciones y ha tenido un mínimo del 61% y un máximo del 70%, sumado como fuerza. Ahora, el Peronismo oficialista tuvo 39% y el opositor 23%. Es casi la cuarta parte del electorado: quien mejor lo capte será el próximo Presidente.

La división de la oposición da más ventaja al oficialismo. Si bien es cierto que la vigencia de Massa puede complicarle a Scioli la posibilidad de unificar el voto peronista -si logra uno de cada tres de los votantes que optaron por los candidatos peronistas anti-kirchneristas ganará en primera vuelta-, al mismo tiempo la división mencionada puede facilitarle a Scioli un triunfo en primera aun no alcanzando el 45%.

En lo que hace a las encuestas para la elección presidencial mostraron que no tuvieron lugar grandes alteraciones en los dos meses previos a las PASO. Las diferencias se dan con los números de hace seis meses, cuando el electorado estaba dividido en tres tercios entre Scioli, Macri y Massa. En cuanto a la concurrencia a votar en las PASO, fue del 75%, cuatro puntos menos que en 2011, la otra elección presidencial en la cual se usó el sistema de primarias abiertas. Es un decrecimiento, pero no dramático.

El deterioro de la situación económica, y en particular la alteración en el tipo de cambio paralelo, es algo que puede afectar al oficialismo en las semanas previas a la elección. Por esta razón, el Gobierno hará todo lo posible para evitarlo.

Sobre la falta de transparencia en las elecciones es consecuencia de un mismo fenómeno se da en el plano institucional. Las irregularidades electorales, que por lo general favorecen a quien está en el poder, no son nuevas desde el restablecimiento de la democracia en 1983, pero han ido en aumento y Tucumán ha tenido un alto impacto más por la violencia que se utilizó, que por la cantidad de votos que pudieron haber sido adulterados. Para la elección presidencial es probable que se refuercen los mecanismos de control. Los problemas pueden surgir si los porcentajes son muy estrechos; si ese es el caso, una irregularidad puede definir el resultado en un sentido u otro.

Respecto a las relaciones entre Argentina y Brasil, Lula ha dicho que "hincha" por Scioli y puede suponerse que lo mismo hace Dilma, aunque no lo diga. Las relaciones bilaterales se han deteriorado en los últimos meses y ya sea electo Macri o Scioli como presidente de Argentina, es probable que mejoren. En cuanto al Mercosur, es evidente que los gobiernos de Venezuela y Brasil prefieren un triunfo del oficialismo en Argentina. En Uruguay es probable que el ex presidente Mujica prefiera el de Scioli y quizás el Presidente Tabaré no tanto.

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores