Navegador



Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Defensa arrow ¿Por qué deberían preocuparse?

¿Por qué deberían preocuparse? PDF Imprimir E-Mail
Sep-04-15 - por Guillermo Lafferriere

Desde hace ya un largo tiempo existe un grupo de organizaciones armadas que podemos categorizar como:

  • No estatales.
  • Responden a estructuras de conducción piramidales y en no pocos casos,  sus líderes son conocidos incluso por el público en general, pero no pueden ser fácilmente localizados y eliminados.
  • Compuestos por elementos de origen heterogéneo pero con una fuerte adscripción a concepciones extremas del Islam.
  • Con crecientes capacidades militares, incluso para combatir contra fuerzas regulares en combate abierto por tiempos prolongados.
  • Con acceso a fuentes de financiamiento importantes pero simultáneamente muy difíciles de ser afectadas.
  • En pleno proceso de diseminación en diferentes zonas del planeta.
  • Con capacidades de generar alianzas y generar verdaderas "franquicias" extremistas.
  • Suelen tener objetivos que apuntan a alcanzar metas a nivel global y no solamente circunscriptos a la región donde se han originado.
  • En algunos casos, algunos de estos grupos son relacionados con ciertos estados que los emplearían como una suerte de pantalla para llevar adelante operaciones que no podrían desarrollar de manera desembozada.

Este tipo de organizaciones pueden poseer diferentes nombres, algunos de los cuales hemos mencionado en anteriores trabajos como Lashkar-e-Taiba, Red Haqqani, Tehreek-e-Taliban, Al-Nusrah, Al Qaeda, Estado Islámico, Boko Haram y podríamos seguir extendiendo la lista de ellos ocupando un espacio enorme. Operan generalmente en Medio Oriente, Norte de África, Sur de Asia y Asia Central.  Reclutan miembros de prácticamente el mundo entero, y tienen cada uno de ellos agendas que pueden converger con los intereses de otros o derivar en conflictos entre las mismas, los que por lo general no absorben todas sus energías, ya que suelen continuar sus operaciones y expansión a pesar de esas luchas por dirimir espacios de poder.

Este fenómeno no debiera ser observado por aquellas naciones que tienen la suerte que la geografía las ha colocado muy lejos de donde hoy en día esas organizaciones operan; pues ya desde fines del Siglo pasado y comienzos del presente, no pocas de ellas han evidenciado una relevante capacidad para ejecutar operaciones terroristas de altísimo impacto en lugares tan lejanos como Argentina, Estados Unidos, Reino Unido, España, Francia, Rusia.  Esto desde una primera aproximación que se haga teniendo en cuenta solamente la ya mencionada capacidad de desarrollar acciones terroristas.

Pero existe otra mirada sobre las mismas. A nuestro juicio esta debiera colocarse en su creciente capacidad para operar de manera desembozada contra fuerzas regulares en combates en situaciones que en el pasado este tipo de organizaciones eludían. Cualquier estratega puede asesorar que los grupos irregulares no buscarán retener espacios del terreno, pues al obrar de esa manera, facilitan que las fuerzas regulares puedan fijar a los mismos a la porción de territorio que controlan, creando un cerco y de esa manera combatirlos hasta que el mayor poder de las tropas regulares se imponga. Eso parece estar cambiando. No pocas de estas organizaciones han adquirido capacidades militares que son propias de fuerzas regulares y que les ha permitido enfrentar a fuerzas teóricamente mejor pertrechadas y en no pocas ocasiones derrotarlas. Se podrá aducir que ello ha ocurrido así en ocasión que han enfrentado fuerzas regulares de dudosa calidad.  Esto puede aceptarse parcialmente. Algunas de las tropas regulares no carecían de los medios más modernos y de inmensas sumas de dinero empleadas en su entrenamiento y equipamiento.  Puede también decirse que esas fuerzas regulares carecían de liderazgos profesionales adecuados.  Quizás sea así en la mayoría de los casos. Pero cuanto menos esa afirmación nos dice también que los liderazgos y procesos de adiestramiento y cohesión de organizaciones de combate de esos grupos irregulares ha alcanzado niveles muy superiores a los que en el pasado solían poseer.

Podrá también sostenerse que estamos solamente en presencia de un fenómeno que si bien puede proyectar acciones terroristas globalmente, carece de la capacidad para desplegar organizaciones de combate como las que tienen en operaciones en los lugares del mundo que mencionamos antes. Ese es un buen punto. Pero también es solamente uno que refleja lo que en términos coloquiales podríamos mencionar como una "foto" del aquí y ahora.  ¿A qué nos referimos? A que los procesos estratégicos son dinámicos y no estáticos y que ciertos procedimientos, metodologías y estructuras organizacionales que hoy observamos en esas organizaciones en lugares tan alejados podrían ser tomadas como referencia por otros que estén ubicados más cerca de las fronteras de quienes hoy observan estos hechos como espectadores.

Si quien esto escribe fuera preguntado sobre el ¿qué hacer? frente a estos hechos, la respuesta que me atrevería a proponer sería una que en modo alguno pretenda avanzar en una suerte de paranoia que busque organizaciones como las descriptas operando ya en las naciones que como expresáramos se encuentran tan alejadas de donde hoy ellas actúan.  Pero simultáneamente, aconsejaría seguir de cerca la evolución de la situación, creando grupos que tengan a su cargo la responsabilidad de ese seguimiento; si fuera esto de manera mancomunada con naciones vecinas mucho mejor;  de forma de contar con las alertas oportunas que eviten a esos países tan felizmente alejados de estos hechos de violencia tan extrema, la dolorosa circunstancia de un día, en un futuro difícil de precisar, encontrarse con la novedad de tener que enfrentar una amenaza de este tipo; sin que antes no se contara con los mínimos recaudos necesarios como para dar una respuesta que evite arribar a los niveles de destrucción, carencia de resultados concretos y temores de un inevitable descenso al caos; que parecen ser típicos de las naciones que hoy tienen la desgracia de enfrentar este tipo de organizaciones. En estrategia, suele ser mucho más económico prevenir que tener que improvisar. 

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores