Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

Los valores del Martín Fierro 

La tragedia de los rugbiers de Villa Gesell que bien puede calificarse como "homicidio en banda", es cuestionada por nuestro poema nacional.

Martin_fierro_1894_1.jpg

 

Reseñas anteriores:

Parar la pelota. 

Perón íntimo

Julio Argentino Roca. Un lugar incómodo en el pensamiento nacional 

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Latinoamérica arrow Se ideologiza el MERCOSUR

Se ideologiza el MERCOSUR PDF Imprimir E-Mail
Ago-05-15 - por Rosendo Fraga

El MERCOSUR se está ampliando y ello está trae como consecuencia política su creciente ideologización. En la su 48ª Cumbre de Presidentes realizada el mes pasado se incorporó Bolivia como nuevo miembro pleno. Su Presidente (Morales), dijo públicamente hace dos meses -cuando tuvo lugar la Cumbre bianual entre la UE y la CELAC- que no ingresaría al grupo regional si avanzaba en un acuerdo de libre comercio con Europa. La realidad es que la falta de cohesión en el MERCOSUR ha impedido avanzar en esta dirección, ya que Venezuela -en primer lugar- y Argentina -en menor medida- resisten este acuerdo. También en Brasilia se decidió iniciar las negociaciones para la incorporación de Ecuador, pese a que tiene al dólar como moneda de curso legal. Este Mercosur que se está gestando, integrado por siete países sudamericanos, tenía hasta hace cuatro años sólo los cuatro integrantes originales (Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay) y en poco tiempo incorporará a los tres países del ALBA de América del Sur (Venezuela, Bolivia y Ecuador, que ha iniciado el proceso de incorporación). Esto ha traído como consecuencia una mayor ideologización del grupo regional por un lado y el debilitamiento de la cohesión por el otro, ya que Uruguay y Paraguay reclaman mayor apertura al estilo de la Alianza el Pacífico, integrada por los tres países sudamericanos restantes: Chile, Perú y Colombia.

En dicha reunión la Presidenta argentina planteó su tesis de que desde círculos financieros internacionales está en marcha una operación de desestabilización de los gobiernos populares del Mercosur. En su opinión, los llamados "fondos buitre" que han llevado a la Argentina a una situación de "default fáctico" al lograr fallos de la justicia estadounidense para cobrar títulos de deuda argentina que no entraron en el canje de deuda a su valor nominal, están impulsando la desestabilización de los gobiernos de Venezuela, Brasil y Argentina, como hicieron con los de Lugo en Paraguay, Zelaya en Honduras y se intentó hacer con el de Correa en Ecuador a través de un motín policial. Comparó a estos fondos con el "Plan Cóndor", que fue la coordinación que llevaron adelante los gobiernos militares de Brasil, Uruguay, Argentina, Paraguay, Bolivia y Chile para reprimir las guerrillas en los años setenta, estableciendo una forzada conexión entre ambos fenómenos. La idea es, además, que los golpes militares del pasado se han transformado hoy en "golpes de mercado" que actúan para provocar "golpes blandos" que desplazan gobiernos constitucionales sin recurrir a las Fuerzas Armadas, como en el pasado. Para la Presidenta argentina, la presión cambiaria que sufre su país, así como las denuncias de corrupción sobre su gobierno, forman parte de una operación de desestabilización que sobre el final de su segundo mandato impulsan los llamados "fondos buitre".

El Presidente venezolano, Nicolás Maduro, hizo propia la tesis de la Presidenta argentina y sostuvo que la crisis económica y política que sufre su país está impulsada por EEUU y sus intereses financieros. Asumió la identificación entre el "Plan Cóndor" de los años setenta con la supuesta desestabilización económica impulsada por sectores financieros. Aunque existiría un canal de diálogo entre Maduro y la Casa Blanca, en su retórica sigue acusando a EEUU de promover un intento de "golpe blando" contra su gestión. Los saqueos que tuvieron lugar en el sur del país la semana pasada, provocados por la escasez en el abastecimiento de alimentos, fueron presentados por el Presidente venezolano como parte de dicho intento de golpe. Asimismo, señala que en los 18 años que va a cumplir el Chavismo en el poder, se han enfrentado con éxito media docena de intentos como este. Pero los niveles de deterioro económico no tienen precedentes y nunca los sondeos de opinión mostraron una popularidad tan baja en casi dos décadas de ejercicio del poder, en las cuales el oficialismo venezolano gano 18 de las 19 elecciones realizadas, incluyendo los referéndums. Pero en las elecciones legislativas de diciembre, el Chavismo enfrenta la posibilidad de una derrota. Se niega a aceptar la supervisión de veedores internacionales como reclama la oposición, que en su mayoría se ha unificado. Desde esta posición frágil, Maduro busca la identificación de la crisis venezolana con situaciones que viven Argentina y Brasil -como propuso en Brasilia Cristina Kirchner- y menciona las denuncias sobre la penetración del narcotráfico en su gobierno como una situación análoga a las que viven los otros dos países con las denuncias de corrupción hacia sus gobiernos.

Por su parte Dilma Rousseff asume una posición ambigua frente a esta tesis de "regionalización" del supuesto intento de desestabilización contra los gobiernos de los países más grandes del MERCOSUR. La combinación de crisis política y económica se retroalimenta y las investigaciones por el "Petrolao" llegan cada vez más cerca del poder, amenazando al ex Presidente Lula y a ella misma. Que sea removida mediante un juicio político sigue sin ser el escenario más probable, pero va aumentando su posibilidad. Su suerte depende cada vez más de la política tradicional: hasta dónde el principal partido de oposición (PDSB) esté dispuesto a impulsar su destitución para provocar una elección anticipada y hasta dónde su principal aliado (PMDB) mantendrá la alianza con el PT u optará por romperla, como ya hay algunos indicios. Pero frente a la propuesta de la Presidenta argentina de promover acciones de solidaridad regional a través de manifestaciones del MERCOSUR o Unasur, el gobierno brasileño prefiere evitarlas para no generar la impresión de que el país avanza hacia una crisis institucional. Es que la asimilación de la situación brasileña a la que vive Venezuela o la que en menor medida sufre Argentina, que sigue en "default fáctico", en vez de sumar, restan para la imagen global de la delicada situación política y económica de Brasil.

En conclusión: al incorporar a los países del ALBA al MERCOSUR, este grupo regional se ideologiza y pierde libertad de acción en el ámbito global; en este contexto, la Presidenta argentina sostiene que los supuestos intentos de desestabilización contra los gobiernos "populares" del grupo se asemeja a la represión "regionalizada" de los años setenta; aunque Venezuela es un país que estuvo al margen de dicho proceso, el Presidente Maduro ha asumido esta interpretación, que también acusa a EEUU de impulsar la desestabilización regional y el gobierno brasileño, aunque enfrenta una situación cada vez más difícil en lo político y económico, elude asumir las tesis de Maduro y Cristina Kirchner, que harían aún más frágil la imagen del país.   

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

SITIOS WEB RELACIONADOS !! (NUEVO) 

WEB ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS

     WEB SITIO "ROCA HOY"      

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores