Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Defensa arrow El acuerdo nuclear entre Estados Unidos e Irán

El acuerdo nuclear entre Estados Unidos e Irán PDF Imprimir E-Mail
Jul-20-15 - por Guillermo Lafferriere

Recientemente, y a raíz de la firma de los acuerdos largamente discutidos con Irán, el Presidente de los EE.UU. expresó que la alternativa a los mismos era la guerra con ese país.  No pocos en los sectores más intransigentes de Washington y en otros países, observan que la actitud de Obama sería débil y claudicante ante Teherán.  En nuestro juicio esas aproximaciones nos parecen cuanto menos alejadas de la realidad geopolítica en la que el mundo está inmersa; producto la misma de decisiones tomadas años atrás y que han derivado a naturales mutaciones de un status quo que ya no rige y que creemos, no han sido claramente percibido por aquellos que efectúan las apreciaciones tan negativas sobre los acuerdos.

Este artículo pretende avanzar sobre las opciones militares que se abrían a Washington en caso de elegir tomar el camino de aplicar la fuerza para resolver la situación que creaba el desarrollo nuclear de Irán, el cual los indicios parecen corroborarlo, llevaban a que ese país pudiera alcanzar el desarrollo de un artefacto nuclear de uso militar.  A cada una de las alternativas, las presentaremos primero en una condición "ideal", es decir explicando su modo de desarrollo, y a continuación a la misma la expondremos en el contexto vigente, a fin de sacar conclusiones.

El estado iraní se presenta estratégicamente en una situación de relativo aislamiento respecto a los EE.UU. y a cualquier fuerza militar que éste país pudiera formar con otras naciones para operar con el mismo. Esto radica en que su ubicación geográfica hace que presente al Este una extensa frontera con Afganistán, y al Oeste con Irak, estados ambos que por razones similares han dejado de albergar contingentes masivos de fuerzas estadounidenses. Por otro lado, en el Noroeste y Noreste del país, el mismo limita con otros estados, tal el caso de Turquía y Turkmenistán respectivamente. También cabe destacar, que el Mar Caspio al Norte del país, se constituye en una vía de comunicación con Rusia. Por otro lado, Irán presenta una geografía muy montañosa, la que por si misma es poco apta para el empleo de grandes formaciones blindadas o mecanizadas como las que pudimos observar en la fase "convencional" de la guerra en Irak de 2003. Asimismo, el mayor tamaño del país y la gran dispersión de sus áreas pobladas, presentan un panorama bastante diferente al que las tropas de los EE.UU. y sus aliados enfrentaron en Irak. En cierto sentido, Irán se presenta como una mezcla de lo sucedido en Afganistán y de Irak en las campañas del 2001 y 2003, ya que presenta las dificultades del terreno del primero de los países, pero un ejército regular tal como el que se enfrentó en Irak, pero probablemente mejor instruido y conducido que las milicias talibanes o las fuerzas del régimen de Sadam Hussein. A continuación, analizaremos algunas de las opciones que se le presentan a EE.UU. en el caso de emplear el poder militar contra Irán.

1ra OPCIÓN: ACCIÓN TERRESTRE SIMULTÁNEA DESDE EL ESTE Y EL OESTE

La primera opción podría emprenderse en el caso de contar con el consentimiento de Afganistán y de Irak para permitir que sus territorios fueran empleados como lugares de concentración de tropas. En esa situación se abrirían dos ejes de penetración sobre el territorio iraní. El primero partiendo desde Afganistán, podrían hacerlo desde la dirección general KABUL - HERAT - MASHHAD - TEHERAN . Esta dirección, posibilita a la fuerza atacante una vez que se posiciona el Sudeste de Mashhad el accionar sobre la capital iraní desde dos nuevas direcciones. Una desde el Norte, empleando la línea QUCHAN - GONBAD E QABUS - BABOL; y la otra desde el Este, en la dirección NEYSHABUR - EMAMSHAHR - TEHERAN.

En caso de la acción desde el territorio Iraquí, la misma podría tomar la dirección BAGDAG - BAKHTARAN - HAMADAN - QAZVIN. Esta posibilitaría caer sobre la capital iraní desde el oeste, al tiempo que cortaría la comunicación del país con el sector Noroccidental del mismo.

Las direcciones operativas citadas, avanzan sobre terrenos montañosos, muy poco aptos para las fuerzas blindadas y mecanizadas, ya que las mismas, por las características compartimentadas del terreno, impiden a las fuerzas el desplegar y ser empleadas en la plenitud de su potencial de movilidad y letalidad. Al mismo tiempo, ambas son sumamente aptas para la acción de fuerzas iraníes de relativamente muy pocos efectivos, los que posicionados en sectores de paso obligado, aprovechen las características restrictivas del terreno, para detener o retrasar el avance de las fuerzas atacantes. Esto podría hacerse con un empleo relativamente modesto de fuerzas, posibilitando al mando iraní retener la masa de sus medios móviles para la defensa de la capital. Asimismo, y tal como ocurriera  en el caso iraquí durante la campaña de 2003, las direcciones mencionadas pasan sobre diferentes centros poblados, de magnitudes distintas, pero que bien podrían ser empleados por los iraníes, para dar un combate urbano retardante, el cual podría ser más eficaz que el llevado a cabo por los iraquíes, ya que las condiciones limitativas a la maniobra que presenta el territorio iraní en esta parte del mismo, harán muy difícil el eludir a estos centros poblados.

A las direcciones citadas, cabría agregar la variante de accionar ofensivamente desde el Sudoeste afgano, en la dirección CHAHAR BORJAK - DASHT E LUT - DASHT E KAVIR. Estas son zonas del territorio iraní que se presentan más planas, y por lo tanto aptas para el empleo de medios blindados y mecanizados, aunque con posibles dificultades al atravesar sectores montañosos que actúan como divisorias entre los sectores antes citados.

2da OPCIÓN: ACCION TERRESTRE SIMULTÁNEA DESDE EL SUDOESTE Y DEL SUR

Las fuerzas de los EE.UU. podrían desplegar fuerzas navales muy importantes tanto el Golfo Pérsico como el Mar Arábigo. Esto, permitiría a las mismas, el empleo de otras dos direcciones operativas. La primera de ellas, la que partiendo del sector Sudeste de Irak, emplea la línea BASORA - AHVAZ - BORUJED. A partir de allí, se abren dos opciones, HAMADAN - QAZVIN, la que posibilita posicionar las fuerzas de EE.UU. en el Noroeste de la capital iraní; y la dirección ARAK - QOM - ESLAMSHAHR, que pone a las tropas de Norteamérica al Sur de Teherán.

La otra dirección operativa, la que proviene del Sur, se constituiría a través del establecimiento de una cabeza de playa por parte de la Infantería de Marina, en algún lugar entre Bandar e Bushehr (al Oeste del estrecho de Ormuz) y Jask (sobre la costa iraní del Mar Arábigo). Esta dirección, le permitiría operar desde esta dirección paras caer sobre el Sur de Teherán.

Las dos direcciones antes mencionadas, posibilitan operar sobre direcciones más largas que las mencionadas en la primera opción, pero con mayor probabilidad de variantes en manos de las fuerzas que operan ofensivamente.

Esta descripción de posibles campañas terrestres liderada por EE.UU. se torna en los hechos absolutamente inviable, pues la situación estratégica que viven tanto Afganistán como Irak hacen prácticamente imposible pensar que pueda emplear esos países como puntos de partida para cualquier acción militar terrestre masiva contra Irán.  Ello hubiera sido factible si EE.UU. y sus aliados hubieran alcanzado una situación política favorable en ambos países al cabo de las campañas que allí iniciaron entre fines del 2001 y marzo de 2003, y que terminaron con los repliegues de tropas que conocemos en el 2011 para Irak y en el 2014 para el caso afgano.

3ra OPCIÓN: OPERACIONES ENCUBIERTAS DE FUERZAS ESPECIALES SOBRE LAS INSTALACIONES NUCLEARES IRANÍES

Este tipo de operaciones, en la teoría podrían ser lanzadas contra las facilidades nucleares iraníes, e incluso, desde un punto de vista militar, podrían tener como objetivo los líderes de los equipos técnicos que llevan adelante los diferentes procesos relacionados con el programa nuclear.  Sin embargo y a pesar de contar EE.UU. con miles de tropas especiales, y aun cuando pudiera sumar a ellas el aporte de fuerzas similares de otros aliados, choca contra varios inconvenientes:

  • La magnitud de los blancos potencialmente necesarios de ser afectados.
  • La naturaleza específica de las operaciones de fuerzas especiales: Estás requieren de un nivel de detalle en el planeamiento que demanda una cantidad de información sobre el blanco elevadísima. Ello hace que se puedan hacer acciones de este tipo prácticamente a nivel global, pero difícilmente se puedan hacer simultáneamente sobre un extenso, disperso y bien vigilado complejo industrial ubicado en un mismo país. 
  • La gran cantidad de blancos que ofrecerían las instalaciones nucleares iraníes.
  • El elevado nivel de seguridad que las instalaciones nucleares iraníes presentan.
  • Las complejas dificultades que una operación de esta magnitud implicaría desde el punto de vista de transportar a las tropas, proveerlas de los necesarios apoyos para el tiempo de ejecución de sus acciones, las diferentes "ventanas de oportunidad" que cada blanco presentaría y que imposibilitaría un accionar simultáneo, las gigantescas dificultades que efectuar la recuperación de las tropas empleadas acarrearía.

La suma de los factores enumerados torna impracticable el confiar en una acción de fuerzas especiales como la herramienta apta para afectar decisivamente el plan nuclear de Irán.  A esto debe de sumársele un factor más: Las fuerzas especiales de EE.UU. y también las de sus aliados, se encuentran empeñadas en acciones contra los irregulares islámicos en gran parte del globo. Algunas de sus operaciones son críticas para la seguridad de Occidente. Emprender una opción que demande un esfuerzo masivo de las mismas contra las instalaciones nucleares iraníes debilitaría o aún podría impedir el continuar con las operaciones que antes mencionáramos.  Desde nuestra visión esta alternativa debe también ser descartada.

4ta OPCIÓN: EMPLEO DE ATAQUES AÉREOS SOBRE LAS INSTALACIONS NUCLEARES IRANÍES

Los EE.UU. per se podría llevar adelante un ataque aéreo sobre las instalaciones nucleares iraníes. En esa acción podría sin recurrir al empleo de munición nuclear, afectar severamente o destruir cualquier facilidad que se seleccionara.  Este tipo de acción sin embargo también contaría con algunos inconvenientes:

  • La dispersión del programa nuclear iraní que ya hemos mencionado, haría que existieran importantes probabilidades que el mismo continuara siendo capaz de continuar con su proceso de producción, aunque lógicamente afectando cualquier programa que lo rija en relación a objetivos de producción a alcanzar.
  • La acción aérea podría causar un número elevados de bajas entre la población civil, de afectarse instalaciones próximas a centros urbanos.
  • Irán cuenta con sistemas de armas antiaéreos más eficientes que los que poseía Irak. Ello no imposibilitaría que los elementos aéreos de EE.UU. desarrollen sus ataques, pero claramente se producirían bajas entre los tripulantes de las aeronaves de bombardeo.

De todas las opciones militares descriptas hasta aquí, la que proporciona el empleo de los medios aéreos aparece como la más factible, y que puede causar daños significativos al complejo nuclear iraní, aunque sin garantizar que la producción se detenga completamente.

Pero aun suponiendo que Washington pudiera haber considerado afectar el desarrollo nuclear de Irán por medio de operaciones aéreas, no deben de dejar de considerarse las potenciales respuestas que Irán podría haber tomado. Enumeraremos las mismas y las implicancias de cada una de ellas.

  • Fortalecería las líneas más radicalizadas de Irán, impidiendo que se produjera un lento camino hacia un régimen más abierto en el país.
  • Efectuar el lanzamiento de misiles no nucleares contra aliados de EE.UU., muy especialmente contra Israel, Arabia Saudita y los Estados del Golfo Pérsico.
  • Aumentaría a grados impredecibles la inestabilidad en todo Medio Oriente y el Asia Central. Irán podría retirar su apoyo a la lucha contra el Estado Islámico en Irak, aduciendo la necesidad de disponer de todos sus recursos para la defensa de su país. Ello en la práctica retiraría de la línea de combate a los elementos que junto con los kurdos son los únicos que se han mostrado capaces de causar derrotas tácticas importantes al grupo Estado Islámico. Tal circunstancia haría que la diseminación de ese grupo pudiera crecer de manera exponencial, consolidándose en la región y expandiéndose mucho más fuera de la misma.
  • Acrecentaría las difíciles relaciones ya existentes con Rusia, acrecentando con ello las posibilidades de escalada en el conflicto que tiene a Ucrania como escenario.
  • Aumentaría dramáticamente la posibilidad de acciones terroristas a nivel global, llevadas adelante por algunos de los grupos que como Hezbollah responden a las directivas de Teherán.
  • Tendría inmediatas repercusiones económicas y financieras a nivel global. Ello porque el precio del petróleo posiblemente subiría y se verían afectadas las actividades de transportes de bienes por la zona donde la inestabilidad aumentaría: Golfo Pérsico y el acceso al Canal de Suez a través del Mar Rojo y el Golfo de Aden.
  • Posiblemente aumentaran las tensiones con las minorías chiítas en diversas naciones islámicas, contribuyendo ello a un cuestionamiento de los regímenes de no pocas naciones árabes, especialmente en la Península Arábica; lo que podría aumentar todavía más situación política en la región.
  • Colocaría a EE.UU. en una situación de tremenda tensión, pues si las acciones militares emprendidas por modo aéreo no alcanzaran su fin, y el programa nuclear continuara, otras opciones de empleo del recurso militar todavía más duras serían analizadas; todo ello en el contexto de una nación que como lo hemos mencionado en muchos artículos previamente, está desencantada de la manera en que su ha empleado su recurso militar desde el año 2003 hasta el presente; aspecto éste que comparte con sus aliados europeos.

Con todas las dificultades que los acuerdos alcanzados acarrean, especialmente en la relación con Israel y Arabia Saudita y en los complejos mecanismos de supervisión que ellos requieren, a nuestro juicio los mismos se ofrecen como una alternativa realista frente a las opciones en danza.  El empleo del recurso militar no es uno al cual se apela independientemente de la situación geopolítica que sirva de marco al problema que se analice.  Y es precisamente esa situación estratégica global la que interactúa e influye fuertemente sobre el sistema de toma de decisiones de Washington. Es muy posible que quienes critican al Presidente Obama por su aparente blandura hacia Irán, lo hagan en el marco de la lucha agonal por el poder que el fin del mandato Demócrata habilita. Pero muy probablemente, esos mismos críticos, puestos en la situación en la que hoy se encuentra la administración Obama, no dudamos que hubieran obrado en una forma no muy diferente a la que tan fuertemente critican.

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores