Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Publicaciones arrow Libros arrow "Los mensajes presidenciales de Arturo Frondizi"

"Los mensajes presidenciales de Arturo Frondizi" PDF Imprimir E-Mail
Jul-02-15 - Reseña de Rosendo Fraga

LOS MENSAJES PRESIDENCIALES DE FRONDIZI
Fundación Arturo Frondizi, Buenos Aires, 2014.

La Fundación Arturo Frondizi ha publicado en cuatro tomos los mensajes presidenciales leídos anualmente ante el Congreso durante los cuatro años en los que Frondizi ejerció la Presidencia.

La edición también incluye los discursos y declaraciones de este Presidente y estadista, con lo cual se ha logrado reunir el grueso de su legado a la posteridad.

Se trata de una obra de consulta esencial para todos aquellos que quieren estudiar el período desde la perspectiva histórica, pero también para los  ciudadanos interesados por el pasado argentino y, en especial, para los que admiran la figura de Arturo Frondizi y su actuación.

Esta edición también incita a revisar la actualidad de su pensamiento y su importancia para intentar dar soluciones a los problemas del presente.

Desde la perspectiva política adquiere interés su primer mensaje ante el Congreso, leído el mismo día que asumiera la Presidencia. Ahí está el núcleo de su pensamiento político, que tiene rigurosa actualidad.

Comienza afirmando que asume el gobierno bajo "el signo de la normalización institucional.". Ello sucede a casi tres años del gobierno de facto de la llamada Revolución Libertadora. Es la tercera vez en menos de tres décadas que la Argentina retoma la senda de la normalización institucional y asumen gobiernos electos tras regimenes de facto.

En concreto, se trata del tercer intento de retomar la vida democrática tras dos fracasos anteriores: la elección de 1931, que culminó con el golpe de 1943, y la de 1946, que derivó en el golpe de 1955.

Tras la prioridad manifiesta en la institucionalidad, expresa su propósito político al manifestar una "clara e inequívoca voluntad del reencuentro argentino y retomar el desarrollo nacional".

Pone a la unidad nacional como condición política necesaria para lograr el desarrollo nacional. Hay quienes han criticado a Frondizi y el desarrollismo por subestimar lo institucional y lo político en función de lo económico. Pero en el inicio de su mensaje inaugural manifiesta una gran claridad conceptual: primero lo institucional (la normalización), después lo político (el reencuentro) y luego la economía (el desarrollo nacional).

La importancia política del reencuentro se explica en su contexto histórico: el conflicto peronismo-antiperonismo dominaba la política argentina. Tres años antes, en junio de 1955, y en un intento de golpe que fracasa, se bombardea la Casa de Gobierno, y a quienes manifestaban en la Plaza de Mayo en apoyo del gobierno, sin reparar en las víctimas civiles. Esa noche eran quemadas por militantes peronistas las iglesias más históricas de la Ciudad de Buenos Aires, incluida la Catedral y sus archivos.

Tres meses después, un movimiento cívico-militar derroca a Perón tras cuatro días de sangrientos combates, y nueve meses más tarde, en junio de 1956, una contrarrevolución peronista es reprimida con suma violencia y decenas de civiles y militares peronistas que habían participado en la insurrección son fusilados.

La elección de 1958 se realiza con el Peronismo proscripto como partido y sus principales figuras excluidas de la contienda electoral. Frondizi veía con realismo y clara visión de largo plazo la necesidad imperiosa de reconciliar a peronistas y antiperonistas.

No puede compararse la profundidad de dicho enfrentamiento al que hoy existe entre Kirchnerismo y antikirchnerismo, pero se trata de un antagonismo que, si no se cierra, se va a profundizar. El diálogo entre argentinos que piensan diferente se ha hecho cada vez más difícil.

También el país se encuentra dividido respecto a la violencia de los años setenta y este también es un tema pendiente de reconciliación, valor que Frondizi consideraba fundamental para crear las condiciones políticas necesarias para alcanzar el desarrollo nacional.

Explicita esta idea al decir que "para ello es condición previa e indispensable sellar definitivamente el reencuentro de los argentinos y alcanzar una plena y efectiva paz nacional. Debemos eliminar los motivos del encono, los pretextos de revancha y los últimos vestigios de persecución que pudieran subsistir. Debemos extirpar de raíz el odio y el miedo del corazón de los argentinos".

Como acción concreta para alcanzar el reencuentro, Frondizi anuncia "una amplia y generosa amnistía" cuando estaban abiertos procesos judiciales contra ex funcionarios y militantes peronistas y el propio Perón. En este sentido, afirma categóricamente que "nadie debe ser perseguido por sus ideas ni su actuación política o gremial".

No niega la historia; la asume como tal, pero no como un motivo de discordia en el presente. Por eso afirma: "Recibimos y valoramos todo lo pasado, con su grandeza y sus debilidades, pero ese pasado queda a nuestras espaldas. No nos volveremos a remover las culpas ni deslindar las responsabilidades que allí, desde hoy, quedan para que las juzgue la historia."

La utilización de la historia como justificación del relato ideológico se ha extendido e intensificado desde el gobierno durante la última década y es algo que debe cambiarse. Se ha llegado hasta el intento de cambiar la fecha de la declaración de la Independencia, justo el año antes de que se conmemore su bicentenario, remover estatuas, cambiar las imágenes históricas en los billetes. Como decía Frondizi, no se trata de negar la historia, sino de no utilizarla como un motivo más de división y conflicto.  

La negativa a asumir liderazgos personalistas es otra idea política que Frondizi plantea el 1 de mayo de 1958 -que tiene clara actualidad-, tras un largo período de "hiperpresidencialismo" que se caracterizó por una alta concentración y personificación del poder: Menemismo y Kirchnerismo han sido las manifestaciones políticas de este fenómeno, más allá de sus fuertes diferencias políticas.

Esta es la idea que subyace en la frase de Frondizi cuando dice: "Por su magnitud la empresa que nos aguarda no puede ser obra de un hombre o de un grupo de hombres. Es tarea de todo el pueblo argentino."

No se asume como un hombre providencial, sino como un Presidente que necesita la cooperación de sus ciudadanos para tener éxito. Amplía el pedido de colaboración a los diferentes sectores de la vida nacional, al decir: "El país reclama una participación conjunta de sectores activos y un aporte integral de esfuerzos individuales. Nadie debe esperar que todo provenga del gobierno."

También propone concretamente ampliar la convocatoria a los distintos sectores de la vida nacional: "El Poder Ejecutivo contribuirá a estos propósitos promoviendo reuniones y consultas con los partidos políticos, con dirigentes gremiales del trabajo y de la producción, hombres de ciencia, técnicos y profesionales, con instituciones regionales representativas y con las expresiones más destacadas de la vida espiritual y cultural argentina".  

Hoy tras un período en el cual el diálogo entre oficialismo y oposición no ha estado presente y ello ha contribuido a la división y la necesidad del reencuentro, se trata de una propuesta que tiene gran actualidad. Se están cumpliendo siete años del conflicto entre el campo y el kirchnerismo y el gobierno se sigue negando a reunirse con la Comisión de Enlace, la entidad más representativa del sector. El diálogo con las centrales sindicales opositoras está interrumpido desde hace ya cuatro años.

Frondizi plantea con total claridad, hace casi sesenta años, la necesidad de tener seguridad jurídica para permitir el desarrollo económico. Dice: "Para que el esfuerzo sea realmente fecundo, el restablecimiento del Estado de derecho y la seguridad jurídica debe ser puesto al servicio de un objetivo dominante: impulsar el desarrollo económico nacional sobre un fundamento de justicia social y de absoluta vida moral."

Propone un desarrollo económico en un marco humanista, al señalar que debe darse "con justicia social y absoluta vida moral." Esta referencia a la corrupción tiene también gran vigencia, ya que, si no se la erradica, va a ser cada vez más difícil el crecimiento económico.

Al decir "garantizamos la libertad y aseguramos el orden", incorpora la prioridad que tiene para la función de gobierno el defender al mismo tiempo dos valores que a veces pueden parecer antagónicos, como son la libertad y el orden. Ejemplifica bien la forma de conciliación de ambos valores, diciendo: "La fuerza puesta al servicio del derecho y no el derecho al servicio de la fuerza".

El debate sobre la seguridad pública, donde desde el oficialismo se han impulsado las doctrinas "garantistas", debe tomar nota de esta idea de Frondizi respecto a la conciliación del orden y la libertad.

El concepto de que el orden jurídico crea al mismo tiempo derechos y obligaciones lo explicita así: "Debemos tomar conciencia de que el orden jurídico crea responsabilidades y que cada uno debe sacrificar algo de sí para no interferir en el derecho ajeno."

Finalmente, plantea el concepto y el valor de los derechos humanos, décadas antes de que se introduzca como valor en la política argentina. Lo hace desde una perspectiva del humanismo cristiano cuando dice: "Respetaremos los derechos humanos porque así lo ordenan la Constitución y las leyes, pero además porque ese respeto forma parte de nuestra concepción del hombre como ser sagrado."

Las palabras de Frondizi hablan por sí solas y su rigurosa actualidad en el campo político confirman una vez más su gran capacidad como estadista y visionario. Recordarlo hoy no sólo hace justicia al gran aporte que hizo para nuestro país como pensador, estadista, político e intelectual, sino también se un intento de echar luz sobre las confusiones que hoy imperan en la Argentina.

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores