Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Investigaciones arrow Defensa arrow Francia y su defensa: cuando se aprende del pasado

Francia y su defensa: cuando se aprende del pasado PDF Imprimir E-Mail
Jun-19-15 - por Guillermo Lafferriere

Francia es un actor internacional que suele no ser ponderado adecuadamente en nuestro medio.  Para no pocos es un país que al parecer tiene su punto de atención colocado en mantener a flote la idea de la unidad de Europa, para lo cual su relación con Alemania resulta crítica; al tiempo que mantiene lazos con Rusia, intentando encontrar alternativas políticas a la crisis desatada en Ucrania, buscando evitar un escalamiento a la misma.  Y esa mirada es parcialmente correcta.  Francia desde ya hace muchos años ha dejado atrás el largo período que puede medirse desde la guerra Franco-Prusiana de 1870 hasta la pérdida de sus colonias posteriormente a la 2da Guerra Mundial, con Indochina y Argelia apareciendo como emblemas de una nación que evaporaba la preponderancia que alguna vez tuvo en los asuntos mundiales.  En cierta medida, su situación se asemejó a la del Reino Unido en algunos aspectos, como la ya mencionada pérdida de sus territorios coloniales más relevantes, y simultáneamente en el proceso de asimilación de su menor relevancia en los asuntos internacionales.   Pero hubo diferencias relevantes también: En el caso británico, la especial relación establecida con Washington permitió a ese país manejarse dentro del paraguas del mismo, aunque reteniendo una particular libertad de acción para atender asuntos que le resultaban críticos.  La defensa de Europa y el enfrentamiento a la Unión Soviética estaban dentro de aquellos aspectos donde no cabían dudas de la comunidad de intereses entre Londres y Washington.

Francia por su lado, buscó recrearse desde una posición de cierto aislamiento respecto a los Estados Unidos y su política en relación a los asuntos de defensa en Europa.  Promovió con mucha fuerza la creación de mecanismos de defensa europeos que fueran independientes de la OTAN y entre sus logros se encuentra el Eurocuerpo, que tuvo a las tropas francesas y germanas como el núcleo duro sobre el cual otras naciones adscribieron al mismo.  En este mismo camino, su fuerza nuclear, conocida como "Force de frappe", sea una muestra más de esa independencia francesa. La misma hoy se resume en su capacidad de lanzamiento nuclear desde sus cuatro  submarinos clase "Triomphant" y sus aviones Mirage 2000 y Rafale, aunque en el pasado contaba con misiles basados en tierra, los que han sido desmantelados. Esta capacidad nuclear francesa, no pretende que el país pueda imponerse contra una superpotencia nuclear, aunque si está en condiciones de descargar un demoledor ataque que actúe el mismo como un disuasivo contra acciones que Francia considere críticas para su supervivencia como estado.  Esa fuerza nuclear francesa se mantiene bajo comando del país, lo que significa que sus alrededor de 300 cabezas nucleares, no responden a ninguna otra autoridad para ser empleadas.

Pero simultáneamente con la creación y mantenimiento de su fuerza nuclear, Francia ha recreado sus fuerzas militares, convirtiendo a las mismas desde hace ya varias décadas en un instrumento que posee capacidades para proyectar el poder del país más allá de sus fronteras. Para ello cuenta con capacidades anfibias con buques modernos y un portaaviones de propulsión nuclear (único en su tipo fuera de los existentes en la Armada de Estados Unidos), así como con bien entrenadas tropas en su infantería de marina, excelentes fuerzas de operaciones especiales y las fogueadas y siempre listas unidades de la Legión Extranjera. Estas fuerzas han sido empleadas en distintos escenarios en combate contra fuerzas regulares e irregulares; destacando los empleos en la campaña para liberar Kuwait en 1991 y en Afganistán bajo el mando de la OTAN.   En todos esos escenarios sus tropas demostraron capacidad de combate y voluntad de luchar así como el empleo de equipos muy modernos para sus tropas empeñadas en esas operaciones.

Pero es el despliegue militar en África, específicamente en sus ex colonias, el que más llama la atención.  Es que a pesar que la administración colonial francesa tuvo más inconvenientes que aciertos, especialmente en el África Subsahariana, a lo largo de los años Francia logró establecer un muy fuerte vínculo con sus antiguos dominios: Uno que abarcaba aspectos culturales, económicos y muy especialmente asuntos de defensa.  Francia ve como su responsabilidad, y en cierto sentido lo percibe como una suerte de "esfera de influencia", todo lo que hace a la defensa de sus ex colonias africanas, particularmente aquellas en el Subsahara. Es por esta razón que cuando los gobiernos de esos países no pueden atender problemas de defensa o graves cuestiones de seguridad interior;  es muy común que recurran a Paris para que Francia despliegue una fuerza militar que de alguna manera componga la situación.  En estos últimos tiempos, Francia ha apelado a que su participación se dé principalmente en el marco de otras fuerzas multinacionales africanas. Ello contribuye no solamente a darle una mayor aceptabilidad a su empeñamiento militar, sino a que las naciones africanas también participen de la construcción colectiva de un sistema de seguridad más eficiente, al menos en el marco acotado de una región del continente; y en no menor medida ayudan a que las acciones galas no sean vistas como una suerte de apuesta a una suerte de colonialismo light en el Siglo XXI.  Debemos asimismo mencionar, que en Djibouti, Francia mantiene una importante base aérea, que le permite operar militarmente no solamente en África sino en Medio Oriente en caso necesario; y que tropas francesas, en un número que oscila entre los 3000 y 4000 hombres realizan distintos tipos de operaciones militares en países como Malí, Chad, Burkina Faso, Mauritania, Senegal y Gabon.  Además existen 2000 franceses participando de las misiones de paz en la República Central Africana (1).

Pero África no es solamente un objeto de la mirada estratégica francesa. Lo es también la región del Pacífico Sur. Allí, con mayor modestia que otros actores que operan en la región, Francia pretende mantener una capacidad anfibia, apoyada en algunas de sus posesiones coloniales, para de esa forma evidenciar su intención de participar de los asuntos de seguridad y defensa de una de las regiones que se presentan como potencialmente más conflictivas en el futuro.

Finalmente, cabe mencionar que Francia, mantiene una posesión pequeña pero relevante en el hemisferio, precisamente en la Guyana Francesa. Y su importancia radica tanto por encontrarse en la misma facilidades para sus actividades espaciales, como próxima al Canal de Panamá, un lugar de valor estratégico importante en el mundo, a pesar de las diversas opciones de navegación que existen y que existirán con el descongelamiento que el Ártico presenta.  Pero también Francia mantiene reclamos soberanos sobre una porción no menor del continente Antártico.  Evidencia esta última de su mirada de largo plazo en materia estratégica, pues recién en el año 2048 el vigente Tratado Antártico caducará, y las circunstancias estratégicas en ese entonces pueden muy bien hacer que ejercer soberanía en ese territorio tenga un valor superlativo a la hora de atender la demanda que potenciales explotaciones de ese continente puedan exigir.

Este sucinto panorama nos presenta un estado francés que en modo alguno se mira a sí mismo como un actor irrelevante en el concierto estratégico. Es cierto que su capacidad de decidir en los asuntos internacionales de seguridad y defensa son menores que antaño. Pero no es menos cierto que la capacidad que retiene y busca mantener hacia el futuro, se corresponden mucho más con las posibilidades de un mundo multipolar donde los asuntos críticos dejen de estar bajo la órbita de un solo actor, sino que serán varios los que deban interactuar en el mismo; muchos de ellos posiblemente actores que se suman por su creciente poder e influencia. Y otros, como la vieja Francia, que pretenderán que su voz y su influencia tengan la oportunidad de ser tenidas en cuenta. En modo alguno ello es poca cosa.



(1) Datos provistos por The Economist. Jul 15 de 2014.

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores