Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Honduras arrow Elecciones departamentales en Uruguay: Pérdidas y ganancias del 10/05

Elecciones departamentales en Uruguay: Pérdidas y ganancias del 10/05 PDF Imprimir E-Mail

May-18-15 - por Oscar Bottinelli

Las elecciones se pueden analizar desde el ángulo cuantitativo ciudadano (por los votos emitidos en favor de los distintos agentes electorales) o, desde el ángulo cuantitativo en ganancias o pérdidas de gobiernos o desde el ángulo cualitativo (la importancia de los territorios ganados o perdidos). Dejando para cuando estén terminados los escrutinios definitivos el análisis cuantitativo ciudadano, cabe centrarse en los ángulos cualitativo y cuantitativo de piezas de gobierno. El estudio somero de los primeros resultados permite algunas inferencias:

Balance de intendencias. El Partido Nacional obtiene una larga mayoría absoluta de gobiernos departamentales (12, igual que en 2010) contra 6 del Frente Amplio (+1) y 1 del Partido Colorado (-1). El PN domina el 64.4% del territorio (+3,7 respecto a 2010), el FA un 30,3% (+11,8) y el PC el 5,4% (-8,1). En cuanto a población el FA gobierna los dos tercios (66,9%; +1,7%) contra menos de la tercera parte del PN (29,9%, +2,1) y un 3,1% del PC (-3,8).

El Frente Amplio pierde Maldonado, una de las dos intendencias más importante después de Montevideo, aunque lo compensa con las ganancias de Salto y Paysandú.

Situación del Frente Amplio. El FA presenta serios problemas de caída persistente en Montevideo, elección tras elección: octubre 2004 (61,2%, su zenit), octubre 2009 (56,2%), octubre 2014 (53,5%) y mayo 2015 (47,8% sobre el total de votantes a octubre anterior).

La pérdida de los municipios CH y E de la capital (costa de Montevideo) confirma su pérdida de arraigo en la pequeña burguesía alta y la baja burguesía media, constituidas por pequeños y medianos comerciantes y prestadores de servicios, empresarios, profesionales universitarios y ejecutivos.

Logra institucionalizar otros dos gobiernos departamentales además de Montevideo (Canelones y Rocha), en el sentido de conservar el poder con relevo de personas. En cambio no logra institucionalizar Maldonado. En Artigas repite la falencia habida anteriormente en Salto, Paysandú, Florida y Treinta y Tres, de no lograr retener el gobierno al cabo de un solo periodo. En cambio logra recuperar por primera vez dos gobiernos (Salto y Paysandú) y transformarlos en los dos primeros departamentos pendulantes del país desde y hacia el Frente Amplio. Antes hubo varios departamentos pendulantes colorado-blanco (como Maldonado, Rivera, Soriano, Florida, Lavalleja)

Interna del Frente Amplio. La candidatura de Lucía Topolansky surge como desafío a Tabaré Vázquez, cuando este ignora al Espacio 609 en la confección del Consejo de Ministros y minimiza su representación. En este desafío el mujiquismo pierde fuerte. A su vez el mujiquismo tiene como contrapartida el triunfo en el segundo departamento del país (Canelones), además de la intendencia de Rocha. La Vertiente Artiguista renace al poner dos de los suyos al frente de gobiernos departamentales (Terzaghi en Río Negro y Caraballo en Paysandú).

Daniel Martínez capitaliza su victimización de 2010, cuando es excluido de la candidatura montevideana; ahora debe afrontar la prueba de fuego de un lustro de gestión y en función de ello se le puede abrir la alternativa de buscar un segundo periodo o luchar por el premio mayor.

Situación e Interna del Partido Nacional. Larrañaga es el gran ganador al duplicar a Lacalle Pou en intendencias (8 a 4), y fortalecido como líder nacional por la obtención de la intendencia de Maldonado, una de las dos más importantes del país; aunque herido como dirigente departamental por la pérdida de su departamento (Paysandú). Adicionalmente Lacalle Pou sufre la responsabilidad de la debacle en Montevideo, donde el nacionalismo cae del 26% al 11% y pierde cerca de 140 mil votos. También pierde en su departamento de origen político (Canelones).

Jorge Gandini comienza a capitalizar su victimización al haber sido excluido de la candidatura montevideana -como le ocurrió cinco años atrás a Daniel Martínez- y ya está en carrera para el 2020. Mientras, Álvaro Garcé queda debilitado

Situación e Interna del Partido Colorado. El partido como tal toca fondo al obtener poco más de 169 mil votos en todo el país1  -que representan el 7,1% de los votos de octubre anterior- y quedar sin representación en la Junta Departamental de Montevideo. En la llamada catástrofe de 2004 obtuvo el 10,4%. El liderazgo de Pedro Bordaberry llega a su fin y Vamos Uruguay entra en descomposición. Como contrapartida, la corriente batllista liderada por Tabaré Viera sobrevive y mantiene el dominio en Rivera, con una excepcional votación de Marne Osorio que es reelegido con un apoyo directo de más de la mitad de los votantes del departamento.

El Partido de la Concertación. El Partido de la Concertación es un fenómeno contra natura ya que contraviene las bases del sistema electoral uruguayo al permitir que una misma persona pertenezca y compita electoralmente por dos lemas diferentes en el mismo ciclo electoral. Por ello mismo su futuro es incierto y abre el debate hacia el si, el cómo y el qué de la construcción de un bipolarismo en el país. No logró el objetivo de desplazar al Frente Amplio del gobierno de Montevideo, pero su no realización en el interior permitió al Frente Amplio alzarse con los gobiernos de Salto, Paysandú y Río Negro, donde sus votos fueron menos que los de los partidos tradicionales sumados.

El fenómeno Novick y la Concertación Pura. Es el mayor fenómeno de esta elección. Su aparición permitió al bloque tradicional sostenerse y recuperar los votos que se fugaban hacia Daniel Martínez. Es para un análisis detallado el por qué de este fenómeno, de un hombre desconocido para el gran público hace tres meses, que capta la adhesión de casi la cuarta parte de los votantes, duplica a ambos partidos tradicionales sumados y logra 9 de las 13 bancas de la oposición en la Junta Departamental capitalina.

*************************************************************
En resumen: poco cambio entre los partidos; fortalecidos como líderes nacionales Jorge Larrañaga y Tabaré Viera, algo debilitado José Mujica, fuertemente golpeados Pedro Bordaberry y Luis Lacalle Pou. En el firmamento se destaca el salto político de Daniel Martínez y Marne Osorio y la aparición de Guillermo Caraballo. Y un fenómeno extraordinario el de Edgardo Novick en Montevideo por la “concertación pura”.


1 Para Montevideo se computan los votos a la candidatura Rachetti