Navegador



Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Defensa arrow Siria: Analizando distintos escenarios

Siria: Analizando distintos escenarios PDF Imprimir E-Mail
May-20-15 - por Guillermo Lafferriere

Recientes reportes comienzan a aportar datos que indican que las fuerzas sirias que responden al régimen autoritario de Bashar al-Asad se encuentran en problemas para cumplir con su misión.  Se habla de dificultades económicas que el gobierno sirio tiene para sostener el esfuerzo militar ya tan prolongado; y prueba de ello es que las fuerzas que enfrentan, a pesar de su heterogeneidad, divergencia de objetivos e incluso de combatir entre ellas mismas, continúan controlando una parte importantísima de Siria y nada hace presuponer que puedan ser derrotados por las tropas leales al gobierno de Damasco, a las que hay que agregar las tropas de Hezbollah y los asesores iraníes.

Este trabajo buscará pensar algunos escenarios factibles de ocurrir en Siria, para a través de los mismos imaginar la evolución que este prolongado conflicto puede tener.  Adelantamos, sin embargo, que en nuestra visión no hay ninguno de ellos que proporcione esperanza de una paz inminente. La efusión de sangre no cesará en Siria, pues todos los que allí intervienen creen que "con un esfuerzo más" lograrán imponerse. Esa lógica llevará a la continuidad de los combates. Estos son los escenarios que ponemos a consideración del lector:

Escenario sin Al Asad en el gobierno: Un escenario que algunos promueven como una solución al conflicto. El mismo se concretaría por el abandono del poder de Asad y su reemplazo por un gobierno de transición.  Este escenario es el que más responde a una lógica de una guerra civil donde un gobierno es vencido por las armas y se establece una nueva institucionalidad, la que paulatinamente estable las bases para revertir el estado de cosas que llevo a la toma de las armas. Sin embargo ese escenario es poco factible que lleve a una salida ordenada hacia un gobierno conformado por una coalición. En Siria hay demasiadas facciones combatiendo al régimen, y sus posturas frente al futuro de Siria no son menos diversas ni menos irreconciliables. Un abanico que abarca sectores moderados que pugnan por crear un gobierno democrático en el país y otros que aspiran a convertir al mismo en parte de un nuevo califato que tenga a la Sharia como su norma superior,  tiene en los hechos ninguna posibilidad de ser la base sobre la cual constituir un régimen estable y moderado en el país. Actores ideológicamente diferentes pueden muy bien enfrentar juntos a una amenaza que perciben como común, tal como hicieron los Aliados en la 2da Guerra Mundial. Pero cuando la paz llega, sus visiones políticas tan disímiles se manifiestan por lo general en la división de zonas de influencia y en la búsqueda de establecer un sistema de convivencia que atienda las tensiones que el sistema posea, pero en modo alguno pueden cogobernar un mismo territorio. Así desde nuestra perspectiva, la partida de Al Asad de Damasco en modo alguno aseguraría que Siria encuentre un camino a una paz duradera.

Escenario donde las fuerzas rebeldes logren imponerse al régimen de Asad: Este escenario podría suceder, si por alguna razón el compromiso político que Irán y su proxy Hezbollah tienen en Siria se viera debilitado o fuera derrotado por la acción de los diferentes grupos rebeldes en Siria. En este escenario vislumbramos las mismas dificultades mencionadas para el caso que Asad dejara el país. Inmediatamente las fuerzas vencedoras comenzarían a combatir entre sí por lograr la supremacía y la capacidad de establecer un gobierno que adscriba a su visión de Siria. En este escenario no hay posibilidad alguna que prime un gobierno moderado. Posiblemente los grupos más radicalizados estén en mejores condiciones de imponerse por las armas a los que tienen una agenda más ajena a los extremismos.

Escenario donde tanto rebeldes como el régimen de Al Asad no puedan imponerse sobre sus enemigos: Este escenario de hecho hace que Siria quede dividida en diferentes sectores. Cada uno de ellos dominados sea por el régimen de Al Asad, o la pléyade de organizaciones insurgentes que le combaten y que como lo hemos mencionado, a su vez luchan entre sí.  En un escenario de esta naturaleza, donde ninguno está en condiciones de ocupar el territorio del otro, puede sentar, en el mediano plazo, las bases para algún tipo de negociación política que permita una salida relativamente ordenada al régimen y el establecimiento de un gobierno de transición.  Esa posibilidad, será factible de ser concretada entre representantes del régimen y las facciones moderadas que se han levantado en armas, pero en modo alguno puede considerarse como factible que ingresen al acuerdo los grupos más radicalizados.  Desde nuestra perspectiva, se podría lograr que una parte del territorio sirio alcanzara un estado de paz, aunque una porción importante del mismo quedaría bajo el control de los grupos más radicalizados.  En este escenario, y sin que haya voluntad política externa de intervenir con tropas en el terreno para derrotar a la insurgencia radicalizada (aquellos que adscriben al Estado Islámico o a Al Qaeda y todas sus "franquicias" terroristas), esa porción del territorio sirio seguiría constituyendo un santuario para el entrenamiento, refugio y adoctrinamiento de esos grupos irregulares; los que desde allí tendrían las condiciones de proyectar su ejercicio de la violencia al resto de la región y mucho más allá de la misma.

En cualquiera de los escenarios que hemos mencionado, y tal como explicamos al principio de la nota; no existe mucho umbral para albergar esperanzas y que se den condiciones para el regreso de los refugiados y la reconstrucción de la devastación que la guerra civil trajo a Siria. Mas bien pensamos que en la mejor opción podría alcanzarse un acuerdo de paz de aplicación en una parte del territorio mientras que el resto permanezca fuera del mismo.  Con el nivel de desgaste que llegarían aquellos que acordaran este escenario, resulta cuanto menos difícil pensar que puedan generar la capacidad militar necesaria para imponerse sobre los insurgentes radicalizados que estén fuera del acuerdo.  El único actor en capacidad de desplegar un poder de combate relevante para combatir contra los grupos radicalizados podría ser Irán junto con Hezbollah o a través del mismo. Sin embargo tal accionar demandaría de Teherán un nivel de voluntad política muy grande para operar a fondo contra una insurgencia que se ha mostrado altamente resistente a las extremas condiciones con que el régimen sirio los enfrentó.  Esta opción pensamos que es cuanto menos muy poco probable de ocurrir.

A estos escenarios que hemos imaginado, debemos colocarle un contexto de extrema gravedad en la región. Básicamente por la diseminación de los grupos extremistas en la misma, dirimiendo entre ellos la supremacía por el liderazgo de las utopías que cada uno de ellos persigue. Contribuyendo en su accionar a la desestabilización de estados que cuentan con precaria institucionalidad acción que a su vez fomenta la toma de iniciativas del empleo del uso de la fuerza por parte de naciones que en el pasado eran más reacias a recurrir al empleo del recurso militar, tal como es el caso de Arabia Saudita y sus aliados del Golfo en Yemen, o Egipto y sus bombardeos a blancos insurgentes en Libia o la propia Jordania bombardeando blancos del Estado Islámico.  Un territorio sirio que sirva de santuario a esos grupos será, como los es hoy, motivo de acciones aéreas de diversos actores regionales y occidentales para tratar de afectar las capacidades de esos grupos de operar. Pero si la situación se torna crónica y desde los territorios sirios comenzaran a lanzarse acciones contra Israel, sin duda podremos predecir que la respuesta de Tel Aviv será inmediata y puede bien no titubear en establecer allende el Golan una zona bajo su control que le asegure "espacio" estratégico para dificultar acciones sobre el territorio de Israel. De ocurrir esa intervención limitada de Israel, se daría el hecho casi sin precedentes que Hezbollah, mortal enemigo de Israel, en los hechos sería un aliado que también combate enemigos similares en Siria.

Finalmente cabe que hagamos alguna mención a Rusia y Turquía. Como es bien sabido, Moscú mantiene facilidades navales en territorio sirio, en el puerto de Tartus, así como sostiene con diversos apoyos al régimen de Al Asad. En cualquier escenario, resulta improbable que Rusia no se reserve el derecho de mantener esas facilidades portuarias en el Mediterráneo Oriental así como también en modo alguno sostendrá una solución que tenga a los grupos radicalizados como vencedores.  Su propia seguridad contra las acciones de extremistas islámicos que provienen del Asia Central, se vería amenazada.

Turquía por su parte observa con atención a Siria. La seguridad del estado turco estará afectada si Siria continua en este camino de autodestrucción y al mismo tiempo de constituir una base para un variopinto número de irregulares radicalizados.  Ankara ha reforzado su despliegue militar en la frontera con Siria y en la práctica se ha mostrado renuente a empeñarse en territorio sirio. Sin embargo no puede descartarse que en caso de un colapso total de la situación en Siria, Turquía adopte la decisión de establecer también en territorio sirio una zona de seguridad que le permita contar con cierto espacio estratégico de contención ante la posible proyección a su territorio de algunos de los actores irregulares que operan en Siria.

Siria es hoy mucho más que un país donde la guerra civil desangra a su población, sino que su territorio está hoy prácticamente desmembrado entre grupos que adscriben al régimen de Al Asad y otros que hacen lo propio a diferentes líderes seculares o religiosos, cada cual con agendas diferentes para Siria y en algunos casos para la región y más allá de la misma. En Siria intervienen directamente fuerzas extranjeras. Algunas apoyando al régimen que pretende aferrarse al poder, en otros casos tratando, pensamos que tardíamente, de contrarrestar el ominoso crecimiento del Estado Islámico y dar algún sostenimiento a la insurgencia que se considera moderada.  Todo ese panorama, sumado a su posición estratégica en el Medio Oriente hace que mucho de lo que allí suceda repercutirá en la siempre precaria situación del Medio Oriente. Una donde las fracturas internas de muchos de los países de la región los coloca a un paso o directamente dentro de la categoría de estados fallidos; precisamente el tipo de lugar donde los grupos radicalizados de toda laya encuentran el refugio adecuado para continuar con sus operaciones encaminadas a tener un alcance global.  Nada de lo que allí ocurre nos puede ser ajeno. Y menos cuando hemos tenido en nuestro propio territorio, la triste experiencia de recibir la acción asesina de algunas de sus organizaciones terroristas.

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores