Navegador



Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Defensa arrow India: Un actor clave en el océano índico

India: Un actor clave en el océano índico PDF Imprimir E-Mail
Abr-29-15 - por Guillermo Lafferriere

Muy alejada de nuestra realidad, ocupando una posición estratégica clave en medio del Océano Indico, se encuentra la India que en nuestros días es conducida por el Primer Ministro Narendra Modi.  Desde el año 1988, la India comenzó a ser noticia en el mundo económico puesto que abandonaba cierta tendencia a una economía socialista para adoptar posiciones más favorables al libre mercado.  Desde ese momento, y con algunos altibajos en los últimos años, pero con un renovado impulso desde el arribo del señor Modi, la India se ha convertido en un actor económico global, demandando la atención de inversores de diferentes naciones, y compitiendo la propia India por acceder a materias primas para su desarrollo con la propia China en África.

Sin embargo, es muy poco conocido entre nosotros la relevancia de India en los temas que hacen a la defensa.  En realidad, y a pesar de los contrastes que su sociedad posee, India tuvo desde su independencia una importante mirada por su propio instrumento militar. El mismo fue empleado con éxito contra Pakistán en 1947/1948, en 1965, en 1971 y en la larga serie de crisis de diversa relevancia que ha tenido por el control de Kashmir, destacándose por su trascendencia la de 1999, en la cual ambas naciones al menos insinuaron concretas intenciones de emplear sus armas nucleares.   Con China la India tuvo una corta guerra en el año 1962, en el cual sus fuerzas armadas no estuvieron en capacidad de enfrentar exitosamente a las tropas del Ejército Popular de Liberación. Posteriormente, durante la sangrienta rebelión Tamil en Sri Lanka, entre 1987 y 1990, las fuerzas de India lograron contener la rebelión y sentar ciertas bases de estabilidad para el país.

Durante el desarrollo de esos conflictos, y con la excepción de la guerra con China, la India se caracterizó por emplear su recurso militar aprovechando de manera integral al mismo, es decir aprovechando las capacidades de cada una de sus fuerzas armadas en función de lograr un empleo conjunto de sus recursos. Asimismo, su Armada destacó por haber logrado una importante capacidad de accionar contra blancos enemigos empleando misiles lanzados desde embarcaciones, así como una muy eficaz aptitud para el empleo de aviones de combate embarcados en su portaviones durante la guerra con Pakistán de 1971.

En 1974 la India realiza sus primeras experiencias con armas nucleares, aunque logra una capacidad operativa de las mismas a fines de los noventa.  Claramente esa adquisición de una capacidad de acción nuclear estuvo principalmente dirigida a hacia Pakistán, el cual obtiene su propia capacidad nuclear en 1998. Sin embargo, la India en lo referente a las cuestiones de la defensa está mirando mucho más allá de atender las difíciles relaciones que ha tenido con su vecino Pakistán. India mira al Océano Indico con preocupación y con interés geopolítico. (1)

La cuenca del Indico es un inmenso corredor marítimo que se extiende desde el Cabo de Buena Esperanza en el oeste y en los términos ue interesan a esta nota, hasta la entrada al Estrecho de Malaca al oriente, el cual comunica con el Mar de la China. El Indico es la vía por la cual China ingresa la masa de las materias primas que obtiene de Africa y América Latina. Para Beijing la seguridad de esa línea de comunicación es vital para sostener la actividad de su economía. Pero al mismo tiempo es un ámbito donde China puede extender su influencia sobre distintos países de la cuenca del Indico con los que posee estrechos vínculos, tales como Myanmar, Pakistán, Sri Lanka, Bangladesh y las islas Maldivas; en algunos de los cuales se encarga de construir y mantener facilidades portuarias de importancia.

Toda esta realidad no escapa a los pensadores estratégicos de Nueva Delhi y tampoco a los de Washington.  En primer lugar India pretende ser el país con la capacidad de ser el poder naval crítico en el Indico y la progresiva acción de China en el mismo es percibido como una amenaza, ya que en cierto sentido, Beijing podría desarrollar la capacidad de contar con facilidades para su creciente flota submarina en amplios sectores del Indico.  Por otra parte, para Washington la importante y moderna flota de la India aparece como un elemento que puede contener el creciente poderío naval de China, justamente en momentos en que Estados Unidos trata de materializar concretamente su orientación hacia el Oriente, en un tiempo donde debe convivir con situaciones de creciente complejidad en el Medio Oriente y de incertidumbre en Europa. Solamente bajo este paraguas de coincidencias estratégicas puede comprenderse el creciente acercamiento en términos de defensa que India y los Estados Unidos vienen llevando adelante ya desde la última administración Republicana del George Bush (h) y ratificada claramente por la del presidente Obama, el cual ha visitado recientemente India, cimentando una muy estrecha relación con el Primer Ministro Modi.

Es la necesidad de encontrar un factor de contención al presente poder de China y el que se insinúa en el futuro el que ha llevado a este acercamiento entre dos naciones que como la India y los Estados Unidos, han tenido en el pasado posiciones muy divergentes en asuntos internacionales; bastando mencionar que tradicionalmente Washington tuvo un acercamiento más profundo en términos estratégicos con Pakistán durante décadas, aunque debe reconocerse con no pocos altibajos.  En ese privilegio de la relación con Islamabad, y en ocasión de la guerra de 1971, Washington no dudo de desplazar una flota completa para tratar de influir sobre las operaciones que India desarrollaba en el entonces Pakistán Oriental, al tiempo que de manera encubierta fomentaba el suministro de pertrechos al gobierno de Pakistán.  Pero todo ello ha cambiado dramáticamente, y los dos países reconocen la necesidad de estrechar sus lazos en temas de defensa, aun cuando Nueva Delhi mantiene un desarrollo creciente de su capacidad nuclear aplicada a la defensa, manifestada esta tanto en la capacidad de efectuar lanzamientos con misiles con carga nuclear desde instalaciones terrestres como empleando submarinos de propulsión nuclear alquilados a Rusia u otros de fabricación local.  Washington ha omitido presionar a India por estos temas, como si lo hace con otras naciones que desarrollan capacidades nucleares de aplicación militar. India es quizás más relevante aún para Washington precisamente por esa capacidad nuclear, la que vis a vis con China, coloca a la India en condiciones no de imponerse nuclearmente sobre Beijing, pero sí de ocasionar un daño devastador sobre ciertos blancos chinos; hecho que per se constituye una muy clara herramienta de disuasión.

Todo lo que hasta aquí hemos desarrollado tiene significativas lecciones para los que observan los asuntos internacionales en general. Mencionaremos algunos de ellos:

  • En primer lugar que el control de amplios espacios marítimos sigue siendo un factor crítico para asegurar condiciones de seguridad al propio comercio así como un espacio donde en caso de necesidad proyectar poder allí donde se lo requiera.  Y esa proyección de poder no significa necesariamente el desarrollo de una guerra, bien puede tratarse del ejercicio del control soberano de inmensos espacios marítimos abiertos a la explotación por distintos actores.
  • Otro aspecto hace a que la defensa es una herramienta crítica de la política exterior de las naciones.  Se ha hecho un lugar común entre nosotros el minimizar esa interacción entre la defensa y las relaciones exteriores o bien lisa y llanamente negar su necesidad. ¡Posiblemente los planificadores de Delhi y Beijing no estén advertidos debidamente de las ventajas de disociar esas políticas!
  • El viejo apotegma que dice que no hay aliados permanentes sino intereses permanentes, parece también mantener una pasmosa vigencia. La creciente comunidad de intereses comunes entre India y Estados Unidos es un muy claro ejemplo de ello. Un corolario de esta situación podría expresarse en que no hay enemigos que sean permanentes y que es muy factible que en un momento puedan encontrar puntos sobre los cuales fortalecer sus relaciones mucho más allá de lo que sus historias pudieron preverlo.
  • La confrontación estratégica entre actores por el dominio de un espacio no es óbice para que puedan interactuar buscando fomentar intereses comunes en otros campos. India y China son miembros del BRICS. En tal condición mantienen una agenda de muy largo plazo que busca fomentar la multilateralidad en la toma de decisiones globales así como pretende crear un canal distinto donde generar negocios y hasta obtener financiamientos adecuados.  Esta aparente contradicción, no es más que una clara representación de las complejidades que el Siglo XXI presenta y como ciertas categorías de análisis suelen requerir de perspectivas más abarcadoras.

El Océano Indico aparece hoy como el "espacio" donde dos muy importantes naciones emergentes, que se han constituido en actores globales en términos económicos, desarrollan un complejo juego de posicionamientos para obtener ventajas estratégicas en el largo plazo. Alguno de ellos, puede mirar al Indico como una suerte de "Mare Nostrum" por el derecho que le asistiría de su privilegiada posición geográfica en el mismo. El otro actor, disputa esa pretensión aplicando una estrategia indirecta que le permitiría en algún momento estrechar el espacio que el otro busca dominar.  En definitiva, el viejo juego de los intereses nacionales se muestra tan activo como lo fuera desde la Paz de Westfalia. Posiblemente nuestra mirada tan eurocéntrica, nos dificulta comprender con claridad que hay otros que también lo juegan. Con sus tiempos y sus modos. Pero siempre se trata del mismo juego.



(1) India de acuerdo al SIPRI destina u$s 49.100.000.000 a su defensa. Equivalente al 2,5% de su PBI.
 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores