Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

Los valores del Martín Fierro 

La tragedia de los rugbiers de Villa Gesell que bien puede calificarse como "homicidio en banda", es cuestionada por nuestro poema nacional.

Martin_fierro_1894_1.jpg

 

Reseñas anteriores:

Parar la pelota. 

Perón íntimo

Julio Argentino Roca. Un lugar incómodo en el pensamiento nacional 

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Latinoamérica arrow Un balance de América Latina en 2014

Un balance de América Latina en 2014 PDF Imprimir E-Mail
Dic-23-14 - por Rosendo Fraga

La cuestión central en América Latina durante 2014 ha sido, como dijo la Presidente chilena, que "en 2010 crecía al 5,9% y en 2014 al 1,1%". El estancamiento económico hace de la región la parte del mundo emergente que menos ha crecido, quedando muy relegada respecto al Asia, África y Medio Oriente, pese a sus conflictos. América Latina ha crecido algo más que Europa, pero menos que EEUU. Una primera causa de este fenómeno puede ser adjudicada a la caída del precio de las materias primas, que afecta al cobre de Chile, diversos minerales en Perú, el petróleo en Brasil, México, Ecuador y Colombia, el hierro del primero y la soja de Argentina y Brasil. Pero algunos países chicos de América del Sur -como Paraguay, Uruguay y Bolivia- han mostrado crecimientos por encima del promedio y Colombia ha tenido el mejor en América del Sur después de Paraguay. La política ha jugado un rol importante en el freno de la economía de la región. La baja institucionalidad de México ha neutralizado en parte las perspectivas favorables de las reformas de Peña Nieto. En Brasil, las políticas estatistas de Rousseff han desalentado a inversores y actores económicos. La recesión y la inflación de Argentina y Venezuela -donde se acentúan las dudas sobre la gobernabilidad y el default- se han deteriorado durante 2014. Entre estos cuatro países están tres cuartas partes de América Latina en términos de PBI, territorio y población. Políticamente, la baja en el precio del petróleo disminuye la influencia política de Venezuela en la región y por ende de su bloque político-ideológico, el ALBA.

Las 7 elecciones presidenciales realizadas en el año han mostrado en conjunto más continuidad que cambio. En las 4 realizadas en América del Sur (Colombia, Bolivia, Brasil y Uruguay), en todas ganó el oficialismo, que fue la opción que se presentó más a la izquierda. Esto implica que el ciclo de la coalición de centroderecha que lideraron primero Uribe y ahora Santos en Colombia se extenderá 16 años hasta 2018, el de Evo Morales 15 años hasta 2019, el del PT en Brasil 16 hasta 2018 y el del Frente Amplio en Uruguay 15 hasta 2019. En cambio, en las tres elecciones presidenciales realizadas en América Central (Costa Rica, Panamá y el Salvador), se registró cierto cambio. En las dos primeras ganó el candidato opositor y sólo en el último el oficialismo, en segunda vuelta y por un solo punto de diferencia. En una visión ideológica, en cinco han ganado fuerzas de centroizquierda con diversos matices (Brasil, Bolivia, Uruguay, El Salvador y Costa Rica) y sólo en dos (Colombia y Panamá) ganó el centroderecha. América Latina -que en 2014 eligió presidente en más de un tercio de los países que la integran- mostró así más permanencia que cambio, tanto en cuanto al triunfo del oficialismo como en la permanencia de gobiernos de centroizquierda.

Pero al mismo tiempo se fue consolidando la división entre dos bloques geo-económicos: la Alianza del Pacífico y el Mercosur. El primero -integrado por México, Colombia, Perú y Chile- tiene un volumen de comercio exterior mayor, aunque menor población y PBI que el segundo. También muestra un crecimiento mayor (por encima del 1,1% del promedio regional) y más apertura económica tanto con EEUU como con el Asia. Paraguay y Uruguay en América del Sur y Costa Rica y Panamá en América Central son, entre otros países, miembros observadores de la Alianza del Pacífico, grupo que avanzó y se consolidó en 2014. El Mercosur, por su parte, está integrado por Argentina, Brasil, Venezuela, Paraguay, Uruguay y Bolivia (este último en proceso de incorporación). No ha logrado avanzar en el único acuerdo comercial importante que tiene en marcha, que es con la UE. Unasur es un ámbito donde ambos bloques convergen -con la excepción de México-, pero las reuniones para acercarlos en lo económico no han progresado. Es que dicho grupo es una entidad más política que económica, mientras que la Alianza el Pacífico tiene ante todo entidad económica y comercial. Además, el Mercosur es un grupo regional geográfico con un origen de integración comercial que derivó luego en político. Al mismo tiempo se acentúa la influencia de China en la región: en 2003 invertía en ella 1.000 millones de dólares y en 2013 invirtió 87.000, y lo hace en rubros como ferrocarriles, petróleo, represas hidroeléctricas, etc. Si bien la influencia china es mayor en América del Sur que al norte del Canal de Panamá, la iniciación de obras para construir una vía interoceánica alternativa en Nicaragua muestra que se extiende hacia el norte con sentido estratégico.

El año cierra con el reestablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y EEUU, un hecho de relevancia en perspectiva histórica. La ruptura ha durado más de medio siglo y el Papa Francisco jugó un rol importante en acercar ambas partes. Para Cuba era imperiosa esta salida, dado que la crisis venezolana -agudizada por la caída del precio del petróleo- impide al Chavismo seguir financiando al Castrismo, que enfrenta así una situación crítica. Si bien no es fácil que el Congreso estadounidense levante el bloqueo, el turismo y las inversiones van a intensificarse. La cuestión es si esta apertura contribuirá a la democratización del régimen o, por el contrario, le dará auxilio económico para prolongarse. Raúl Castro trabaja con el modelo de Vietnam en mente, que tras la reconciliación política con EEUU después de una dura guerra, tuvo éxito en la apertura económica sin por ello liberalizar el régimen autoritario comunista de partido único. Pero EEUU también ha demostrado que su "poder blando" (consumo, libertad, libre acceso a los medios de comunicación, etc.) puede producir cambios políticos y esto no puede descartarse en Cuba, aunque en modo alguno sea una certeza. Además, regionalmente refuerza la posibilidad de éxito en la negociación de Colombia con las FARC.

En conclusión: América Latina ha tenido en 2014 un año de estancamiento económico en parte producido por la baja en el precio de las materias primas, pero ello no ha sido la única causa; en las 7 elecciones presidenciales que han tenido lugar en la región, en 5 ganó el oficialismo representado por fuerzas de centroizquierda, lo cual muestra un predominio y continuidad política e ideológica; la división de América Latina en dos bloques geo-económicos (Alianza del Pacífico y Mercosur) avanzó, al igual que la creciente influencia de China como actor económico y estratégico, y el restablecimiento de relaciones entre EEUU y Cuba es un hecho histórico que en el corto plazo oxigena al régimen castrista económicamente, pero que puede tener consecuencias políticas. 

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

SITIOS WEB RELACIONADOS !! (NUEVO) 

WEB ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS

     WEB SITIO "ROCA HOY"      

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores