Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

Se posterga para el final de la década el cambio en América del Sur PDF Imprimir E-Mail
Dic-03-14 - por Rosendo Fraga

En el tercio de América Latina que está al norte del canal de Panamá, las últimas elecciones presidenciales han mostrado cierto nivel de renovación política. En agosto de 2012 el PRI ganó las elecciones presidenciales en México tras doce años de gobierno del PAN, que había llegado al poder tras 71 años continuos de gobierno del primero. Desde entonces tuvieron lugar elecciones presidenciales en cuatro países de América Central: Honduras, donde ganó un candidato de centroderecha que, sin cambiar la ideología del gobierno precedente, no era del partido gobernante; Costa Rica, donde el candidato oficialista (de centroderecha) fue derrotado por un independiente con apoyo del centroizquierda; El Salvador, donde la fuerza de izquierda gobernante -el FLFM- se impuso por sólo un punto en la segunda vuelta; y Panamá, donde el candidato oficialista de centroderecha fue derrotado por un opositor de la misma orientación. De las últimas cinco elecciones presidenciales que han tenido lugar en esta parte de América Latina, en cuatro ganó la oposición y sólo en una el oficialismo, aunque ajustadamente. En términos ideológicos, no hubo cambio de orientación en tres (Honduras, Panamá y el Salvador) y en realidad tampoco lo hubo en México, dado que el programa de reformas del PRI ha sido votado por el PAN. 

En América del Sur la tendencia es diferente y el rotundo triunfo de Tabaré Vázquez en Uruguay el 30 de noviembre así lo confirma. Superó el 53% de los votos y alcanzó el máximo porcentaje de un Presidente electo en Uruguay en más de 70 años. La diferencia sobre su contrincante (Lacalle Pou) fue de 13 puntos, también la más alta alcanzada por el ganador en segunda vuelta desde que este sistema rige en el país. La suma de los dos partidos tradicionales (Blanco y Colorado) es también la más baja registrada hasta ahora. El Frente Amplio, que viene gobernando Uruguay desde hace una década, lo hará así por cinco años más, completando un ciclo de 15 años que será el más largo de una fuerza en el país desde el reestablecimiento de la democracia, ya que el Partido Colorado ha gobernado 12  y el Blanco sólo 4. Ya en la primera vuelta el oficialismo uruguayo obtuvo la mayoría en las dos cámaras del Congreso. Tabaré fue el primer intendente de la coalición de centroizquierda que gobernó la ciudad de Montevideo y también el primer Presidente de esta fuerza política, que gobernó entre 2005 y 2010. El actual Presidente Mujica, quien termina su mandato con una aprobación que supera el 60%, pasa a ocupar una banca en el Senado. El próximo mes de marzo serán las elecciones locales para elegir los intendentes de los distintos departamentos del país, donde se espera que el Frente Amplio gane en la mayoría, incluidos algunos donde todavía no lo ha hecho nunca. Tabaré en la región es un modelo de izquierda moderada o socialdemócrata y se ha caracterizado por una moderación política que lo hace muy diferente al estilo de los líderes populistas de la región cuyos países integran la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA).

El triunfo de Tabaré completa una serie de cuatro elecciones presidenciales que han tenido lugar en Sudamérica en 2014, en las cuales ganó el oficialismo en todos los casos. Cabe recordar que en mayo tuvo lugar la elección presidencial en Colombia, donde se impuso en segunda vuelta el actual presidente Santos, quien fue reelecto para un período más sobre el candidato que apoyó el ex presidente Uribe (Zuloaga). En la primera semana de octubre fue la primera vuelta en Brasil y en la última del mes la segunda, en la cual fue reelecta la actual presidenta Dilma Rousseff por otro período de cuatro años. El 12 de octubre en Bolivia fue electo el actual presidente Evo Morales en primera vuelta con más del 60% de los votos y cerca de 40 puntos de ventaja sobre el segundo, y además obtuvo dos tercios en el parlamento, lo cual le da un poder sin contrapeso. El centroderecha gobierna así 16 años seguidos Colombia hasta 2018 (cuatro períodos consecutivos de cuatro años); Evo Morales por su parte 15 años en Bolivia hasta 2019 (tres períodos consecutivos de cinco años); en Brasil el PT, que sigue liderado por Lula, gobernará dieciséis años continuos hasta 2018 (cuatro períodos consecutivos de cuatro años); y en Uruguay, el Frente Amplio también lo hace 15 (tres periodos continuos de cinco años). Cabe señalar que no sólo en las cuatro elecciones ganó el gobierno y fueron reelectos los presidentes -en Uruguay con un período intermedio de su propio partido-, sino que en todos los casos ganó la alternativa electoral que estaba más hacia la izquierda.

Esto hace que la posibilidad de cambio político en América del Sur se postergue hasta fines de esta década. De estas cuatro elecciones, sólo en Bolivia estaba claro que ganaría el oficialismo. En las otras tres la oposición parecía ganar hasta semanas antes de los comicios. En Colombia, el principal candidato opositor estuvo primero en la primera vuelta. En Brasil, primero Marina Silva y luego Aecio Neves tuvieron en los sondeos posibilidades de ganar en segunda vuelta en varios momentos del proceso electoral. En Uruguay, el principal candidato opositor, Lacalle Pou, hasta días antes de la elección parecía un candidato con posibilidades de disputar con éxito a Tabaré la segunda vuelta, pero finalmente se impuso el oficialismo. La realidad es que la perspectiva de cambio político en la región que parecía plantearse finalmente se posterga para fines de la década, cuando venzan los mandatos presidenciales que se inician ahora. Cabe recordar que estos cuatro países tienen dos tercios del electorado total de América del Sur. El año próximo sólo Argentina tiene elección presidencial en la región. Si ganara la oposición, el país puede transformarse en el adelanto de un proceso de cambio político regional que puede darse durante la segunda mitad de la década. Si ganara el oficialismo  será la confirmación de la postergación de la posibilidad de cambio hasta dentro de cuatro o cinco años.

En conclusión: en México y América Central ha tenido lugar cierto proceso de renovación política en las últimas elecciones presidenciales, aunque no en todas ellas; en cambio en América del Sur, el triunfo de Tabaré Vázquez ratifica la tendencia a la continuidad en las elecciones presidenciales que han tenido lugar en 2014; es que en estas cuatro elecciones presidenciales (Brasil, Colombia, Bolivia y Uruguay) ganó el oficialismo, fueron releectos presidentes y siempre ganó la opción más a la izquierda; por último, la posibilidad de un giro político-ideológico en la subregión se posterga así hacia finales de esta década.

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
La particular elección porteña

LATINOAMÉRICA
El TLC entre China y el MERCOSUR

INTERNACIONAL
El surgimiento de una nueva era

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante abril

DEFENSA
¿Ante una crisis por error de cálculo?

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores