Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

Los valores del Martín Fierro 

La tragedia de los rugbiers de Villa Gesell que bien puede calificarse como "homicidio en banda", es cuestionada por nuestro poema nacional.

Martin_fierro_1894_1.jpg

 

Reseñas anteriores:

Parar la pelota. 

Perón íntimo

Julio Argentino Roca. Un lugar incómodo en el pensamiento nacional 

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Internacional arrow América Latina, Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad

América Latina, Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad PDF Imprimir E-Mail

Sep-28-14 - por Carlos Malamud (Infolatam)

Anualmente, a fines de septiembre, se realiza en Nueva York la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU). Esta vez fue la edición número 69. Y como casi siempre se repitió el ritual previamente establecido con la presencia de un buen número de mandatarios o de sus ministros de exteriores o algún alto cargo de sus gobiernos.

El ritual incluye una larga y sucesiva serie de discursos, sin réplica ni discusión posible. Este mecanismo permite al orador de turno decir lo que quiere decir en un contexto de autoglorificación de su gestión o del estado de su país. Ahora bien, éste, como todos los rituales, tiene mucho de necesario, especialmente si está asociado a la ONU, una institución imprescindible en nuestro mundo fragmentado.

Desde hace algunos años también se ha incorporado, aunque no de forma obligatoria, la necesidad de proclamar la reforma urgente del Consejo de Seguridad. El tema fue abordado por la práctica totalidad de los representantes latinoamericanos, que parecían hablar con una sola voz. Más de uno, por ejemplo, presentó el deseo de reforma como un clamor proveniente de sus sociedades.

Ahora bien, ¿qué quieren decir los latinoamericanos cuándo hablan de reformar el Consejo de Seguridad?, ¿piden todos lo mismo? Por ejemplo ¿hablan el mismo idioma brasileños y argentinos? Brasil quiere ampliar el número de representantes permanentes y aspira a ser uno de ellos, al extremo de haber convertido este objetivo en uno de los ejes de su política exterior. Desde la perspectiva argentina la reivindicación brasileña es vivida con temor frente a un probable agravamiento del desequilibrio bilateral.

La mayoría de los gobiernos latinoamericanos coincide en la necesidad de reformar en profundidad la ONU y el Consejo pero sin ponerse de acuerdo en los detalles. La aspiración de muchos es reducir la importancia del veto de los cinco grandes junto a una mayor y mejor distribución territorial, y poco más. Lo ideal sería un puesto permanente para América Latina, ejercido de forma rotatoria por algunos de sus países sin encumbrar definitivamente a ninguno.

Por no haber, no hay consenso sobre la función de la ONU y la forma de impulsar su reforma. En el caso de Venezuela, al carecer la ONU de mucha utilidad, es urgente su refundación. Para alcanzar este objetivo Nicolás Maduro recomendó a la Asamblea General seguir el modelo latinoamericano, ya que las nuevas organizaciones regionales como ALBA (Alianza bolivariana para los pueblos de nuestra América), PetroCaribe, Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) y CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) son los mejores ejemplos para refundar la ONU y construir el nuevo mundo multipolar.

Maduro concluyó: “América Latina se incorpora con optimismo en el nuevo regionalismo, y en base a esa experiencia van surgiendo formas para ir al establecimiento de una hoja de ruta para la refundación de la ONU”. Resulta paradójico que recomiende un camino signado por el fracaso, como muestra la profunda crisis que vive el proceso de integración latinoamericano, y por la superposición de instancias similares, como Unasur y la CELAC, lo que puede conducir finalmente al bloqueo del proceso.

La presidente de Brasil, Dilma Rousseff, también instó a reformar el Consejo de Seguridad y otras instituciones multilaterales, al considerar “inaceptable” el reparto de poder actual. Según su punto de vista, sin una verdadera reforma el Consejo se paralizaría y sería ineficaz. Para evitarlo hay que darle mayor representación y legitimidad. Por eso: “El retraso en la extensión del derecho de voto a los países en desarrollo es inaceptable. Estas instituciones corren peligro de perder su legitimidad y eficacia”.

Al concentrar sus reclamos en EEUU, al que de forma tácita presenta como el principal defensor del status quo, simplifica un problema complicado. Ésta es una de las mayores debilidades de la reclamación brasileña, un país que integra los BRICS, al igual que dos miembros permanentes del Consejo de Seguridad y con derecho a veto: China y Rusia. Es a ellos y en el seno de los BRICS a quienes debería trasladar la reclamación. Pero ahí también emergen otros problemas, como por ejemplo ¿qué hacer con India?

Mientras se espera la más que necesaria reforma del Consejo de Seguridad surgen en el futuro inmediato nuevas complicaciones, esta vez de la mano de América Latina. Probablemente sea Venezuela uno de los próximos miembros no permanentes del Consejo en 2015 – 2017, y probablemente Gabriela Chávez, hija del ex presidente y recientemente designada embajadora alterna de Venezuela ante la ONU, se convierta en su principal portavoz.

La candidatura venezolana, como recuerda María Teresa Romero fue aprobada consensuadamente por el grupo de países latinoamericanos y caribeños (GRULAC). Otra vez sorprende la conducta irresponsable de numerosos gobiernos regionales. Guiados por el principio de no injerencia y para no indisponerse con el gobierno de Maduro no se toman el tiempo necesario para meditar sobre las consecuencias de su decisión.

En más de una oportunidad Venezuela hablará, aunque no sea lo correcto, en nombre de América Latina. De este modo fijará posiciones sobre muchas cuestiones controvertidas como si las hubiera consultado con los gobiernos de toda la región. Pese a la complicación de los temas en debate no hay mucha duda de cómo y con quienes se alineará.

Nuevamente América Latina ha desaprovechado una buena oportunidad. Siendo tan necesaria la reforma del Consejo de Seguridad, lo mejor hubiera sido tener un representante serio y coherente, capaz de convencer con el ejemplo a otros países del camino reformista. Buena parte de los latinoamericanos intervinientes en la Asamblea General se ufanaron del gran potencial de sus mecanismos de integración regional. Paradójicamente, ninguno de ellos abordó la reforma de la ONU ni consensuó una postura común sobre el Consejo, más allá de la identidad de su nuevo miembro. Otra vez el realismo mágico en acción pero con escaso margen para comenzar a construir entre todos un futuro más promisorio.

 

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

SITIOS WEB RELACIONADOS !! (NUEVO) 

WEB ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS

     WEB SITIO "ROCA HOY"      

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores