Navegador



Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Investigaciones arrow Defensa arrow La crítica situación de las Fuerzas Armadas argentinas

La crítica situación de las Fuerzas Armadas argentinas PDF Imprimir E-Mail
Ago-01-14 - por Rosendo Fraga

El Balance Militar de América del Sur 2013 del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría señala que Argentina está destinando a defensa el 0,84 de su PBI.

Además de ser el porcentaje más bajo de un presupuesto militar argentino que se registre hasta el momento, es al mismo tiempo el más bajo de América del Sur: Ecuador destina 3,29%, Chile 2,27% y Colombia 2,06%. Estos tres son los países con más gasto en defensa de la región de acuerdo a su PBI, que es la referencia que por lo general se toma internacionalmente para comparar los recursos que países y regiones destinan a sus Fuerzas Armadas.

A estos tres países le siguen Uruguay, que destina 1,84%; Paraguay, con 1,63%; y Brasil, que destina a defensa el 1,41% de su PBI. Los tres con menor porcentaje -exceptuando a Argentina, que es el más bajo- son Venezuela 1,30% (el país puede no estar contabilizando las adquisiciones, con lo cual sería mayor), Bolivia con 1,22% y Perú, que tiene 1,03%.

Esto ha llevado a las Fuerzas Armadas argentinas a una situación crítica en materia de funcionamiento, equipamiento y adiestramiento.

En la Fuerza Aérea, el ejemplo más acabado es la Fábrica Militar de Aviones “Brigadier San Martín” (FADEA). En lo que va del año, el Ministerio de Defensa ha girado a esta empresa 1.400 millones de pesos para el mantenimiento de los aviones militares, en función de un contrato firmado en 2012.

A pesar de esta inversión, los aviones que están operativos son muy pocos: los aviones de combate son un Mirage y tres A-4AR, los de transporte son dos Fokker F-28 y dos Hércules C-130; los de exploración y combate cercano constan de tres Pucará y los de entrenamiento son tres PAMPA IA63. 

Es decir, hay sólo 14 aviones operativos sobre más de 200. En un intento por refutar esta crítica, el Ministerio de Defensa informó que, a mediados de julio, un vuelo ilegal en la región litoral fue detectado por dos de los tres aviones PAMPA. Tras tirar la droga, el avión no fue capturado. 

En cuanto a la mencionada FADEA, esta empresa fue estatizada en 2009 luego de fracasar la concesión otorgada en los años noventa a la empresa estadounidense Lockheed Martin. Desde 2008 se invirtieron 1.500 millones de dólares para fabricar 40 aviones PAMPA IA63: aún no ha salido ninguno de la línea de producción.

En la Armada, el caso más elocuente es el de rompehielos Almirante Irizar: quedó fuera de servicio por un accidente en abril de 2007, en plena Campaña Antártica. En los últimos 6 años se han destinado 914 millones de pesos al rompehielos Irizar: 581 millones para la reparación del buque y 333 millones al alquiler de naves y aviones extranjeros para suplir su rol en la Antártida. Con estos fondos se podrían haber adquirido 4 rompehielos -a razón de 200 millones cada uno- para reemplazar al Irízar en la campaña antártica anual.

La Antártida es un interés estratégico de la República Argentina de largo plazo y por eso esta desatención implica dejar de preservarlo. Esta situación ha sido denunciada por el diputado nacional opositor Julio Martínez, quien integra la Comisión de Defensa Nacional de la Cámara de Diputados y fuera Presidente de la misma.

En el caso del Ejército, la situación más elocuente es la cantidad de soldados, algo que resulta vital para esta Fuerza.

De acuerdo al citado Balance Militar de América del Sur, el Ejército Argentino tiene 44.000 hombres. Es un efectivo menor que el de Brasil -lo que es lógico por su población- y el de Colombia -se explica por el conflicto interno que sufre este país-, pero también es menor que el de Perú, Venezuela y Ecuador. La comparación con Uruguay es elocuente: este país, con una población de 3 millones de habitantes, tiene un Ejército de 15.900 hombres; Argentina, con una población 13 veces mayor, tiene 44.000. 

Pero desglosando esa cifra se observa que, en Argentina, 5.900 son oficiales, 22.700 son suboficiales y sólo 15.400 son soldados. Los Generales acaban de elevarse de 30 a 55 sin que aumentara el personal en las demás jerarquías. Esto da un General cada 280 soldados, un oficial cada 2,61 y un suboficial cada 0,67 suboficiales.

A excepción de Uruguay y Paraguay, Argentina tiene la cantidad más baja de soldados de América del Sur.

El batallón argentino que presta servicios en la Fuerza de Paz de Haití -se releva semestralmente (ya es el veinteavo) y está integrado por personal de Ejército y Armada- tiene deficiencias en materia de equipamiento y abastecimiento (incluidos los chalecos antibala, como se denunció recientemente en el programa de televisión de Jorge Lanata).

El gobierno intentó desmentir esta información, pero al día de hoy el relevo del batallón, que debió haberse realizado el 1 de julio, lleva un mes de retraso. 

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores