Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

Los valores del Martín Fierro 

La tragedia de los rugbiers de Villa Gesell que bien puede calificarse como "homicidio en banda", es cuestionada por nuestro poema nacional.

Martin_fierro_1894_1.jpg

 

Reseñas anteriores:

Parar la pelota. 

Perón íntimo

Julio Argentino Roca. Un lugar incómodo en el pensamiento nacional 

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Latinoamérica arrow Aires de cambio en la política latinoamericana

Aires de cambio en la política latinoamericana PDF Imprimir E-Mail
May-21-14 - por Rosendo Fraga

La primera vuelta de la elección presidencial de Colombia que se realiza el domingo 25 de mayo confirma cierta tendencia al cambio político en la región. De las cuatro elecciones presidenciales realizadas en América Latina en los últimos seis meses, en tres ganó el candidato opositor (Chile, Costa Rica y Panamá) y sólo en uno (El Salvador) lo hizo el oficialismo, aunque por un solo punto de ventaja en la segunda vuelta. Hasta hace dos meses, la reelección de Santos en Colombia no estaba en riesgo, pero ahora sí lo está. Los últimos sondeos muestran una relación de fuerzas muy pareja entre el Presidente y el candidato apoyado por el ex Presidente Uribe (Zuloaga). Los sondeos que se han publicado esta semana muestran que el segundo podría imponerse en la segunda vuelta que se realiza el 15 de junio. La elección queda planteada así entre las dos fracciones en las cuales se ha dividido el “uribismo” que gobernó el país entre 2002 y 2010. La negociación de paz con las FARC precipitó la ruptura entre el Presidente y su predecesor, aunque las diferencias comenzaron antes. La economía crece y los sondeos muestran que la mayoría quiere la paz, pero Santos no ha logrado capitalizar la situación. La evolución electoral en Colombia -país en el cual el voto es voluntario y los votantes en blanco pueden ser la primera fuerza- confirma la tendencia a votar el cambio que parece darse hoy, muy diferente a los generalizados triunfos del oficialismo que tuvieron lugar desde comienzos de la década pasada. El oficialismo centra sus esperanzas en la campaña negativa, que muestra al principal candidato opositor con un hacker denunciado por espionaje electoral.

La elección presidencial brasileña que tiene lugar el 5 de octubre muestra también una evolución adversa al oficialismo. En los primeros meses del año, pese al desgaste puesto en evidencia en las protestas contra el Mundial y el déficit de transporte que irrumpieron el año pasado, Dilma estaba ganando en la primera vuelta con una enorme diferencia respecto a cualquier candidato opositor, la que alcanzaba cerca de 40 puntos. Sin embargo, dos meses atrás ya enfrentaba el riesgo de competir en segunda vuelta por la merma en su intención de voto, pero igualmente estaba 30 puntos por encima de los candidatos del Partido Socialista (Campos), un ex aliado del PT y el del partido que orienta el ex Presidente Cardoso (Neves). Ahora no sólo enfrenta el riesgo de segunda vuelta, sino que la ventaja sobre el segundo es de sólo 15 puntos. Las presiones surgidas dentro del PT para que Dilma renuncie a competir y que Lula vuelva a ser candidato parecen haber fracasado, pero han dejado cierta desavenencia entre la Presidenta y su predecesor. El Mundial es más un riesgo que una oportunidad para el oficialismo brasileño. En Brasil la elección presidencial tiene lugar siempre 80 días después del Mundial de Fútbol y ha sido así en las últimas cinco elecciones presidenciales, desde la reforma constitucional de los años ochenta. La única vez que el oficialismo perdió la elección en el último cuarto de siglo (2002), ese año Brasil había ganado la copa del mundo. Un buen desempeño puede sumar algo, pero errores y conflictos quizás puedan restar más.

El mismo día se realiza la elección presidencial en Bolivia, donde Evo Morales se presenta para un tercer mandato consecutivo. La constitución por él reformada permite sólo dos, pero la justicia por él renovada interpreta que los dos mandatos corren a partir del cambio, con lo cual puede presentarse por tercera vez consecutiva. La oposición está dispersa y dividida y Morales tiene una clara ventaja. Pero en los últimos dos meses su imagen e intención de voto han descendido, aunque ningún candidato opositor lo ha capitalizado, a diferencia de lo que sucede con Neves en Brasil. Nada hace pensar por ahora que Evo no vaya a ser reelecto y no obtenga el tercer mandato consecutivo que busca. Pero también es cierto que los gobiernos de los otros dos países sudamericanos que integran la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA) muestran un fuerte desgaste. El Presidente de Ecuador (Correa), tuvo hace un par de meses su sorpresiva primera derrota electoral tras seis triunfos decisivos, al perder una elección municipal en las cuatro ciudades más grandes del país. A su vez, el Presidente venezolano (Maduro) enfrenta una crisis sin solución a la vista, iniciada con las protestas callejeras lideradas por estudiantes que comenzaron en febrero.

La elección presidencial de Uruguay se realiza el 26 de octubre y el ex presidente Tabaré Vázquez, de la coalición de centro-izquierda Frente Amplio, se impondría en primera vuelta. Los sondeos muestran que tiene 44% de los votos y que en segundo lugar quedaría el candidato del Partido Blanco. Si se suma al mismo el porcentaje del partido Colorado, la otra fuerza tradicional, la suma de ambas fuerzas puede ser competitiva en la segunda vuelta. El 1 de junio se realizan primarias abiertas y obligatorias. El Frente Amplio no se ha movilizado, dado que la candidatura de Tabaré para suceder a su correligionario Mujica -de ganar su fuerza gobernaría tres períodos consecutivos- es indiscutida. Pero la competencia es muy fuerte en el Partido Blanco entre Larrañaga y Lacalle Pou, hijo del ex Presidente que gobernaba cuando el Frente Amplio llegó al poder. En el Partido Colorado, la disputa entre Bordaberry y Amorín es menos intensa, pero igualmente está generando movilización partidaria. Hace dos meses era imposible que el Frente Amplio perdiera; ahora, en cambio, es un escenario improbable. Es así como las cuatro elecciones presidenciales que se realizan en América del Sur en los próximos seis meses, a medida que se acercan las fechas, muestran posibilidades para la oposición que pocos meses atrás no parecían posibles.

En conclusión: los sondeos para la elección presidencial de Colombia que se realiza el 25 de mayo muestran que habrá segunda vuelta entre el presidente Santos y el candidato del ex presidente Uribe (Zuloaga); para la elección presidencial brasileña que se realiza el 5 de octubre Dilma enfrentaría una segunda vuelta ante el principal candidato opositor (Neves), que continúa creciendo, pero todavía está a 15 puntos de ella; en la elección presidencial de Bolivia que tiene lugar el mismo día, Evo Morales no parece enfrentar riesgos para alcanzar un tercer mandato consecutivo, aunque ha perdido algunos puntos en los sondeos y en Uruguay, la elección presidencial se realiza el 26 de octubre y los sondeos muestran que el ex presidente Tabaré del Frente Amplio podría volver al poder, pero la oposición sumada puede implicar un riesgo. 

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

SITIOS WEB RELACIONADOS !! (NUEVO) 

WEB ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS

     WEB SITIO "ROCA HOY"      

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores