Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

Los valores del Martín Fierro 

La tragedia de los rugbiers de Villa Gesell que bien puede calificarse como "homicidio en banda", es cuestionada por nuestro poema nacional.

Martin_fierro_1894_1.jpg

 

Reseñas anteriores:

Parar la pelota. 

Perón íntimo

Julio Argentino Roca. Un lugar incómodo en el pensamiento nacional 

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Latinoamérica arrow Venezuela en la OEA dividió a la región

Venezuela en la OEA dividió a la región PDF Imprimir E-Mail

Mar-25-14 - por Rosendo Fraga

El 21 de marzo, el testimonio de la dirigente venezolana opositora Corina Machado ante la OEA, puso en evidencia los alineamientos estratégicos en América Latina.


Venezuela quería lograr que su testimonio no fuera público y brindado sólo ante una comisión del organismo internacional. La oposición venezolana pretendía lo contrario para obtener la mayor repercusión internacional posible.


Maduro logró que los tres países latinoamericanos de la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA), que integran el organismo (Ecuador, Bolivia y Nicaragua), presenten el proyecto para impedir la declaración de Machado. En una segunda instancia, tres países del Mercosur con gobiernos de centro-izquierda (Brasil, Argentina y Uruguay) apoyaron la propuesta, logrando una masa crítica que sumó a dos países de América Central (El Salvador y Belice), a otros dos de América del Sur (Guayana y Surinam) y a 11 de los 12 del Caribe, absteniéndose sólo Barbados.


La postura favorable a Venezuela obtuvo así 22 votos, los suficientes para imponerse. Además de la alianza en el marco del ALBA y la afinidad ideológica con los países de centro-izquierda que predominan en el Mercosur, Venezuela obtuvo el apoyo de 13 países de América Central y Caribe, a los que entrega petróleo a bajo costo, como hace con Cuba, el único país del continente que no integra la OEA.


Pero los 11 votos contrarios a la posición del Chavismo, aunque sólo son un tercio de los países de la OEA, tienen significación política, económica y estratégica, y que están encabezados por Estados Unidos y Canadá, que vienen teniendo una posición crítica del Chavismo desde hace más de una década y que durante la reciente crisis han condenado la represión de Maduro y las violaciones a los derechos humanos denunciadas durante la misma. Se sumó México, con lo cual asumió  la posición contraria a Venezuela, toda América del Norte, que en términos de integración tiene el NAFTA que acaba de cumplir 20 años.


Pero también la suscribieron los tres países de América del Sur que con México, integran la Alianza del Pacífico: Colombia, Perú y Chile. Acá aparece más una afinidad estratégica que político-ideológica. México tiene un gobierno del PRI que es un giro al centro tras doce años de gobiernos del centro-derecha. Colombia tiene uno  de esta orientación, que por la negociación de paz con las FARC, ha girado hacia el centro. Perú, lo tiene de centro-izquierda, pero que ha girado al centro en lo político y al centro-derecha en lo económico y que por lo general en política exterior venía coincidiendo con las posiciones de Brasil.


Por otro lado, Chile tiene un flamante gobierno de centro-izquierda, que busca mayor proximidad con América del Sur, pese a lo cual votó contra la posición de Venezuela. Un país de América del Sur (Paraguay), que integra el Mercosur, también votó contra el Chavismo. En América Central lo hicieron Panamá, Costa Rica, Honduras y Guatemala, los cuatro con gobiernos de centro-derecha.


Un análisis estratégico de esta votación confirma la existencia de una línea de países sobre el Pacífico con Estados Unidos como referente y otra sobre el Atlántico, más cerca de Brasil.


De los 11 países que votaron contra Venezuela, todos menos uno, tienen costa sobre el Pacífico y TLC con Estados Unidos. La excepción es Paraguay, que pese a integrar el Mercosur, está como observador en la Alianza de Pacífico, condición que comparte con Estados Unidos, Canadá, Costa Rica y Panamá.


Lógicamente, ningún país del ALBA votó contra Venezuela, aunque uno de ellos (Nicaragua), tiene TLC con Estados Unidos. De los doce países de Unasur, hay cuatro que votaron contra Venezuela (Colombia, Perú, Chile y Paraguay) y ocho que lo hicieron a favor de ella. Y de los cinco del Mercosur, sólo uno (Paraguay), votó contra Venezuela.


Asimismo, de los 22 que votaron a favor de Venezuela, sólo dos (Ecuador y Nicaragua), tienen costa sobre el Pacífico y sólo uno de los once que votó en contra no la tiene (Paraguay).


En este marco, aparecen muy nítidas dos líneas diferenciadas por intereses estratégicos y comérciales y por ubicación geográfica. En América del Norte todos votaron contra Venezuela; en América Central lo hicieron cuatro sobre seis y en América del Sur, sólo cuatro sobre doce. Sobre el Norte y el Pacifico se votó contra el chavismo y en cambio sobre el Atlántico y hacia el Sur a favor de él.


Es decir, no es mucho lo que puede hacer la región para contener o encauzar el conflicto venezolano. La misión de cancilleres de Unasur, cuyo envío fue resuelto en la reunión de los ministros de relaciones exteriores del grupo regional realizada el 12 de marzo en la capital chilena, se encuentra en Venezuela, con una misión poco precisa, de contribuir al diálogo entre el oficialismo y la oposición. Maduro pretende que la misión condene a la oposición y se pronuncie a su favor y algunos de sus integrantes (Colombia y Paraguay) pretenden ampliar el diálogo a todos los sectores.


Mientras tanto, la violencia en el país sigue escalando y los muertos ya se acercan a cuarenta. La ocupación de los barrios de clase media -que son epicentro de la protesta- por parte del Ejército se va ampliando, al igual que la represión por parte de los grupos chavistas para-policiales.


Maduro la ha intensificado quitando el fuero parlamentario a la mencionada Corina Machado, a quien podría detener acusada de “traición a la patria” al integrar como representante alterno la delegación de Panamá ante la OEA. Al mismo tiempo  sectores juveniles de la oposición que se nutre de estudiantes, se van radicalizando y pueden evolucionar hacia “grupos de autodefensa”. La oposición no está en condiciones de tomar el poder, pero el malestar del Ejército con la creciente influencia cubana sobre Maduro, puede resquebrajar al régimen chavista.


 


 

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

SITIOS WEB RELACIONADOS !! (NUEVO) 

WEB ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS

     WEB SITIO "ROCA HOY"      

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores