Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Venezuela arrow Venezuela: El diálogo puede haber llegado demasiado tarde

Venezuela: El diálogo puede haber llegado demasiado tarde PDF Imprimir E-Mail
Feb-26-14 - por Rosendo Fraga

La crisis política venezolana cumple dos semanas y la visita de Lula a La Habana busca coordinar la acción de Cuba y Brasil para contenerla. El ex presidente brasileño realizó una visita a la isla que se inició el lunes 24 y se prolongará hasta el jueves 27 de febrero, durante la cual se reunirá con Raúl Castro y eventualmente verá a su hermano Fidel. El interés de Cuba en que Maduro no caiga es claro: que no cese el suministro de petróleo, clave para que la economía cubana siga funcionando. Brasil también tiene interés en que Maduro no caiga por otra razón: es que un presidente venezolano que se viera obligado a dejar el poder como ha sucedido en los últimos días con el presidente ucraniano (Yanucovich) por las protestas en las calles, puede activar las protestas en Brasil que aparecen como el único riesgo para la reelección de Dilma, que de acuerdo a los sondeos tendría lugar si se votara hoy. Ella dijo que “si hubiera un golpe en Venezuela”, el país sería excluido del Mercosur, como sucediera con Paraguay. Ambas influencias estarían detrás de la decisión de Maduro, hecha pública el sábado 22 de febrero, de convocar a una “Conferencia Nacional de Paz”. Al mismo tiempo decidió adelantar el inicio del carnaval para contribuir al clima de distensión, al día siguiente decidió rever su decisión de expulsar a la CNN del país por realizar “propaganda de guerra” y el lunes 24 anunció la creación de una “Comisión de la Verdad” para investigar las muertes. Pero el cambio de actitud se da en un contexto contradictorio, dado que el mismo día que anunció la Conferencia dijo a sus partidarios “si yo no amaneciera como Presidente, los autorizo a salir a la calle para recuperar la Patria”.

La convocatoria al diálogo parece haber llegado demasiado tarde y después de que Maduro haya radicalizado mucho la situación. En dos semanas, los muertos por las protestas llegan a 13 y los heridos de bala son cerca de 150, habiendo sido denunciados decenas de casos de torturas. La mayoría de ellos han sido víctimas de los llamados “colectivos chavistas”, que son los grupos de militantes armados que actúan como para-policiales. En particular el grupo llamado “motorizados”, que dispara desde motos, es el que ha provocado más víctimas. Se puede poner como inicio de la crisis el 12 de febrero, cuando Maduro denunció que era víctima de “un intento de golpe de estado”. Un oficial del Ejército identificó a dos chavistas que habían disparado contra estudiantes ese mismo día. Seis días después, el 18 de febrero, la crisis escala al presentarse detenido el líder opositor Leopoldo López y ser asesinada por militantes chavistas una ex reina de belleza que manifestaba (Génesis Carmona). Maduro endurece la represión, militariza el estado de Tachira donde se iniciaron las protestas, amenaza con dejar sin nafta a los estados donde tengan lugar manifestaciones, convoca una contra-marcha de mujeres, pide la captura de dos dirigentes opositores más, amenaza con expulsar a la CNN y exhorta a las guardia nacional -policía militarizada- y a los colectivos chavistas a ser más duros en la represión, insistiendo en que su gobierno es víctima de un intento de golpe dirigido desde EE.UU.  

La oposición ha rechazado participar del diálogo y puso al gobierno de Maduro en una situación difícil. Enrique Capriles -el ex candidato a Presidente de la oposición que es cuestionado dentro de ella por su cercanía con el gobierno-, pidió el 20 de febrero diálogo y el desarme de los grupos chavistas para-policiales, y el mismo día Leopoldo López, ya desde la cárcel, pide a sus seguidores que “no se rindan”. Dos días después tiene lugar una gran marcha opositora que reunifica a las alas radicalizada y moderada y Capriles endurece su postura desafiando al gobierno y diciendo que la oposición va a seguir en las calles. El domingo 23 dice que no se podía realizar el diálogo porque el gobierno continuaba con la represión y denuncia 500 casos de “represión brutal”. Finalmente, el primer día de esta semana se negó a reunirse con Maduro diciendo “No Nicolás, no me vas a utilizar, no me vas a usar para salvar este gobierno moribundo”. Ese mismo día dirigentes estudiantiles dijeron que no se podía dialogar con “asesinos” y “comunistas cubanos”. Un sacerdote antichavista (Palmar), que adquirió notoriedad al ser golpeado fuertemente en la represión, pidió la renuncia de Maduro y que se convoque una asamblea constituyente. Paralelamente, hay señales de descomposición. El gobernador chavista del estado de Tachira (Mora), donde se iniciaron las protestas el 4 de febrero, pidió el fin de la represión y dijo “no estoy de acuerdo con mantener presos políticos”; un general retirado, acusado de asesorar a las movilizaciones opositoras (Vivas), resistió armado el intento de detención y denunció por Twitter que era asediado por agentes cubanos y “cómplices venezolanos”. Las críticas sordas contra Maduro van en aumento dentro del Chavismo. Buscando dividir a la oposición, Maduro insiste en ofrecer el diálogo, pero ésta reclama que finalice la represión y se libere a los opositores presos.

Si Maduro se viera obligado a dejar el poder, ello tendría consecuencias políticas en la región. Ya se mencionaron los efectos sobre Cuba y Brasil. En el caso de Argentina, cuya Presidente es quien más ha defendido a Maduro en la región, la combinación de crisis económica y disconformidad en la calle que está poniendo en crisis a Maduro es algo que también la amenaza. Puede sufrir efectos el Presidente ecuatoriano (Correa), que fue derrotado en las elecciones municipales del domingo 23 de febrero en las principales ciudades y sufre así, tras ganar siete elecciones sucesivas, su primera derrota electoral desde que llegó al poder. La oposición en Nicaragua se puede activar cuando parecía no tener capacidad de oponerse al proyecto del presidente Ortega de imponer la reelección indefinida. Pero la crisis venezolana no parece tener posibilidades de influir sobre Bolivia, donde Evo Morales lleva más de 40 puntos sobre el candidato que le sigue para las elecciones presidenciales que se realizan a fin de año. Si cayera Maduro, Irán y Siria, que han tenido en el Chavismo un firme aliado en América del Sur, lo perderían. Para los EE.UU. la salida de Maduro implica que puede terminarse un factor de agitación en la región, pero también es cierto que el autoabastecimiento energético al que está llegando ha reducido su interés estratégico por Venezuela.  

En conclusión: la crisis venezolana cumple dos semanas y la visita de Lula a La Habana se transforma, en los hechos, en un intento de coordinar la acción de Cuba y Brasil para contenerla; pero la distensión que ambos países habrían sugerido a Maduro, y que éste parece haber intentado aunque con contradicciones, puede haber llegado tarde; la oposición ha rechazado sin fisuras la convocatoria al diálogo del Presidente venezolano, al mismo tiempo que se evidencian ciertos síntomas de descomposición en su gobierno; por último, la eventual caída de Maduro es percibida por distintas razones como una amenaza por los países del ALBA, Brasil, Argentina y países extra-regionales como Siria e Irán. 

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores