Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

Los valores del Martín Fierro 

La tragedia de los rugbiers de Villa Gesell que bien puede calificarse como "homicidio en banda", es cuestionada por nuestro poema nacional.

Martin_fierro_1894_1.jpg

 

Reseñas anteriores:

Parar la pelota. 

Perón íntimo

Julio Argentino Roca. Un lugar incómodo en el pensamiento nacional 

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Latinoamérica arrow El ciclo de las materias primas: ¿principio del fin?

El ciclo de las materias primas: ¿principio del fin? PDF Imprimir E-Mail

Jun-26-13 - por Rosendo Fraga

La combinación del menor crecimiento de China con el anticipo de que la Reserva Federal irá abandonando su política de híper-liquidez ha cambiado la perspectiva económica mundial de mediano plazo. Antes de la crisis financiera estadounidense de 2008 ya se anticipaba que en la segunda década del siglo el crecimiento de China bajaría al 7-8%, ya que sería insostenible el 10-11% de los primeros años del siglo XXI. Pero la crisis intermitente del último lustro llevó a olvidar este escenario y ahora el mundo parece sorprenderse porque la segunda economía crece menos, cuando en realidad es lo lógico para evitar el estallido de las burbujas. Que la Reserva Federal iba a moderar su política de híper-liquidez también era sabido, pero el sistema financiero internacional siempre logró postergar unos meses más el comienzo de este giro (también inevitable tarde o temprano). Ahora, la coincidencia de ambos factores plantea que en la década que ha comenzado el crecimiento mundial será menor, el precio de las materias no será tan alto y, en consecuencia, el llamado mundo emergente tendrá un ciclo económico menos favorable que en el decenio 2002-2012. Cabe recordar también que ya en 2007 se anticipaba que para esta década el desempeño económico de los cuatro BRIC -las estrellas de la primera década- iba a bajar y que surgiría una nueva “clase media” de nuevos emergentes exitosos, que algunos bancos de inversión ya anticipaban con la sigla MAVINS: México, Australia, Vietnam, Indonesia, Nigeria y Sudáfrica (este último se incorporó a los BRICS hace cuatro años). En los años siguientes, Turquía y Colombia fueron incorporados a este tipo de pronóstico.

Este es el escenario económico que contribuyó decisivamente a que en la mayoría de América Latina un mismo partido gobernara dos, tres o más períodos, lo que podría cambiar en 2013. Brasil, con la población más grande de América Latina, tenía al comenzar la década pasada un PBI menor al de España y siete años más tarde lo tenía superior al Reino Unido. Este trasfondo económico, que ahora ha comenzado a cambiar, es una de las causas que explican el éxito de los tres mandatos sucesivos del PT en Brasil, que ahora puede entrar en crisis. Pero también han tenido lugar tres mandatos consecutivos de la coalición de centroderecha en Colombia, doce años del PAN en México, quince el Chavismo en Venezuela, tres elecciones de Correa en Ecuador, otras tres del Kirchnerismo en Argentina, dos de Evo Morales en Bolivia y otras dos del Frente Amplio en Uruguay, como también tuvieron lugar cuatro períodos consecutivos de la Concertación en Chile. Pero seguramente dejará de ser así. El modelo venezolano posiblemente colapsará económicamente en los próximos meses, en Brasil hoy no es seguro que el PT gane las elecciones presidenciales de noviembre de 2014 y tampoco que el Kirchnerismo lo haga en Argentina en las de octubre de 2015. Las economías latinoamericanas que han constituido la Asociación del Pacífico parecen hoy en mejores condiciones de adaptarse al nuevo ciclo económico en el cual la competitividad volverá a ser relevante y ya no podrá confiarse en crecer sólo en base al precio de las materias primas.

Este es el marco en el que han estallado las protestas en Brasil y la Presidenta Dilma Rousseff, tras la sorpresa inicial, no parece tener una estrategia eficaz para enfrentarlas. La historia contemporánea -desde fines del siglo XVIII- muestra que los grandes cambios económicos generan transformaciones sociales y estas tienen consecuencias políticas. El programa de la Bolsa Familia, lanzado por Lula para que todos los brasileños coman y salgan de la pobreza, se ha agotado al surgir una nueva clase media con una agenda de reclamos donde la corrupción, la calidad del transporte público y el gasto por el Mundial 2014 surgen como los más relevantes. La decisión de la Presidenta de convocar a gobernadores y alcaldes para que el cuestionado sistema político cierre filas y convocar un plebiscito para reformar la Constitución, no parece la respuesta más adecuada frente a una sociedad de clase media que tiene un agenda social concreta y que desconfía y cuestiona la misma clase política en la que ella se respalda y por ello retrocedió en su estrategia a poco de anunciarla. La oposición ha encontrado así un espacio político impensado hasta tres semanas atrás. Es así como el nuevo líder del partido del ex presidente Fernando Henrique Cardoso, el senador Aecio Neves, ha dicho que Dilma esconde los problemas debajo de la alfombra y no actúa con transparencia. El retorno de Lula como candidato es algo que hoy no descartan los sectores del PT que hoy temen una derrota de Dilma en noviembre del año próximo.

En lo inmediato, la visita que realiza el Papa a Brasil es un desafío pero al mismo tiempo puede ser una ventaja para la Presidenta de Brasil. Falta menos de un mes para que el 22 de julio se inicie la visita de Francisco I, que se prolongará varios días y que incluye una misa en una favela el sexto día. Para el gobierno brasileño iba a ser una prueba - un año antes de su realización- de los sistemas de seguridad, control y organización que se preparan para el Mundial 2014. Pero las protestas suman un nuevo desafío. Es que la visita del Papa puede contribuir a distender la tensa situación sociopolítica brasileña o también ser un detonante de renovados reclamos en las calles. El Papa sin lugar a dudas tratará de jugar un rol moderador, al realizar su primera visita al exterior a cuatro meses de iniciado su Papado y siendo Brasil el país con más católicos del mundo. Pero también algunas señales del jefe de la Iglesia Católica marcarán la existencia tanto en Brasil como en América Latina de una agenda social inconclusa.

En conclusión: el cese de la política de híper-liquidez de la Reserva Federal y el menor crecimiento de China anticipan el fin del ciclo tan favorable a los países emergentes, caracterizado por el alto valor de las materias primas; el ciclo que parece finalizar ha sido la causa principal de los gobiernos exitosos en América Latina, que les ha permitido mantenerse más de una década en el poder, cualquiera sea su ideología; ello es un factor concurrente para explicar las protestas en Brasil, frente a las cuales Dilma no parece haber dado una respuesta eficaz al anunciar cinco pactos políticos, un plebiscito y una eventual reforma constitucional y retroceder rápidamente; en lo inmediato, la visita del Papa es para ella un desafío, no sólo porque es vista como una suerte de ensayo para el despliegue del Mundial, sino porque tiene lugar en un momento de fuerte tensión en el país.

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

SITIOS WEB RELACIONADOS !! (NUEVO) 

WEB ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS

     WEB SITIO "ROCA HOY"      

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores