Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Argentina arrow La elección articula la política de 2013

La elección articula la política de 2013 PDF Imprimir E-Mail

Ene-22-13 - por Rosendo Fraga

El resultado político de la elección legislativa de 2013 estará determinado en función de si permite al oficialismo avanzar o no en la reforma de la Constitución para permitir otro período de Cristina. En las últimas horas fue el diputado nacional Héctor Recalde -ex asesor de Moyano ahora alineado con el Cristinismo- quien defendió esta posibilidad, que días atrás había sostenido nuevamente la diputada nacional Diana Conti. Luego se sumó un Ministro (De Vido) y un legislador oficialista (Depetri). En este marco, para ganar el oficialismo requiere por un lado un porcentaje nacional similar al que tuvo Menem veinte años atrás en la elección intermedia (que fue 43%) y por el otro que la oposición no se articule, es decir que se rompa el compromiso firmado en el Congreso para oponerse a la reforma. Si los candidatos a legisladores nacionales de las fuerzas opositoras firmaran en 2013, antes de las elecciones, el mismo compromiso firmado en 2012, un resultado del gobierno superior al 40% puede no ser suficiente para llevar a un sector de la oposición a negociar para darle al oficialismo los dos tercios necesarios en el Congreso para convocar la reforma.

A nueve meses de las elecciones legislativas, la provincia de Buenos Aires se perfila como el escenario electoral decisivo, como viene sucediendo históricamente. La geografía electoral permite dividir al país casi en tres tercios. La provincia de Buenos Aires es algo más de uno de ellos, con el 38% del padrón electoral nacional; los cuatro distritos que le siguen en magnitud (Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Mendoza) reúnen en conjunto el 34% del padrón y la tendencia electoral es claramente a favor de la oposición; en cambio, en los diecinueve distritos restantes, que son más chicos y reúnen el 28% del padrón electoral restante, se impone el oficialismo. En este contexto, lo que suceda en la provincia de Buenos Aires es decisivo. Todas las elecciones desde 2003 muestran que dos tercios de su electorado vienen votando al peronismo en sus diversas expresiones: el tercio restante vota a fuerzas ajenas al peronismo (radicales, socialistas, coalición cívica, escisiones del radicalismo como el GEN y la izquierda), las que por lo general no logran unificarse. Hoy, sobre los dos tercios del electorado bonaerense que vota a candidatos de origen peronista, se plantean tres proyectos: el del Cristinismo, que llevaría como primer candidato a diputado nacional a Alicia Kirchner o Florencio Randazzo; el que apoya explícitamente al gobernador Daniel Scioli, que puede llevar a Francisco de Narváez como primer candidato y donde milita uno de los hermanos del gobernador (José); y por último el que puede encabezar el intendente de Tigre Sergio Massa, que hoy se mueve desde una postura contraria al oficialismo nacional. La relación entre la Casa Rosada y Scioli no pasa por un buen momento, al haber reclamado la Presidenta por sus ahorros en dólares y haber respondido él yo no hice la plata con la política. Cabe señalar que las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) adelantan el cronograma electoral a abril, que es la fecha en la cual tienen que quedar definidas las alianzas.

La otra cuestión es qué grado de unidad o división tendrá en el ámbito nacional el tercio que no vota al peronismo y qué hará el PRO. En las legislativas de 2009, la alianza que reunió a la UCR, el PS, la CC y el GEN alcanzó el 30% de los votos. En las presidenciales del 2011, obtuvo dividida casi el mismo porcentaje (sumando el 17% de Binner, el 10% de Alfonsín y el 2% de Carrió). La cuestión pasa a ser si se repetirá el modelo de alianza en este tercio como en la última elección legislativa o si se dará el nivel de atomización de la presidencial. El mencionado adelanto del cronograma electoral que implican las PASO hace que esta definición tenga lugar en el segundo trimestre del año. Hoy, las gestiones de unidad avanzan y no puede descartarse un frente en Capital que vaya desde Pino Solanas hasta Alfonso Prat Gay. En cuanto al PRO, la cuestión es si repite una alianza electoral con el peronismo anti-kirchnerista como lo hizo en 2009 o si se presenta sin alianzas basándose en su estrategia de sumar figuras mediáticas -ya vengan del deporte, del espectáculo u otros sectores- desde una perspectiva antipolítica, como hizo en 2011 con el cómico Miguel Del Sel en Santa Fe. Que Macri se decida a encabezar la lista de candidatos a diputados nacionales de su partido en la provincia de Buenos Aires para generar así una fuerza electoral nacional, parece hoy poco probable, dado que si no gana su proyecto presidencial se vería en dificultades.

Pero en lo inmediato, al comenzar a definirse las primeras paritarias, la cuestión sindical adquiere significación. El oficialismo pretende aumentos salariales que no superen el 20% y como compensación una elevación en el mismo porcentaje del mínimo para el pago del impuesto a las ganancias. Por su parte, las tres centrales sindicales opositoras -encabezadas por Moyano, Barrionuevo y Micheli- piden un piso salarial del 25% con reclamos de hasta 30% y renegociación periódica de acuerdo a la inflación, que estiman en 2013 se acercará al 30%. Las dos centrales sindicales oficialistas, lideradas por Caló y Yasky, no aceptan el tope salarial del 20%, pero sí un aumento del mínimo no imponible de dicho porcentaje y negociación salarial solo anual. Pero el primer gremio importante que ha cerrado un acuerdo salarial en el año que se inicia ha sido bancarios -alineado con el oficialismo-, que ha acordado 25% con ajustes periódicos. Otros gremios de menor significación, como los no docentes de educación privada, también han acordado 25%. Gremios opositores importantes como petroleros de Neuquén y La Pampa o rurales piden cerca del 30%. Tras el paro general del sindicalismo opositor y sus aliados sociales del 20 de noviembre, éste había pasado a segundo plano para el oficialismo frente a los conflictos con la justicia, los medios y el campo. Pero la discusión salarial lo vuelve a poner en primer plano.

En conclusión: el resultado político de la elección legislativa de 2013 estará determinado en función de si permite o no al oficialismo avanzar hacia la reforma y la reelección; el grado de unidad o división que muestre el electorado que vota por candidatos de origen peronista en la provincia de Buenos Aires será decisivo en este resultado; también lo será en el ámbito nacional si el tercio que no vota al peronismo se encamina hacia cierta unidad electoral y en lo inmediato, el frente con el sindicalismo por los salarios se suma a los abiertos por el gobierno con la justicia, los medios y el campo.

 
ACTUALIDAD

ARGENTINA
2014: Año político aunque no hayan elecciones

LATINOAMERICA
El conflicto político venezolano

INTERNACIONAL
La calle desafía al poder

EVOLUCION SOCIOPOLITICA
Indicadores de conflictividad social durante 2013 y su evolución desde 1980

DEFENSA
El rol de los militares en Argentina: II. La reedición del "Operativo Dorrego"

OPINION PUBLICA
Febrero 2014: Indicadores de opinión pública latinoamericana

HISTORIA
Los vicepresidentes en la historia argentina

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores