Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

      RESEÑAS

"Los orígenes del Museo Histórico Nacional", de Carolina Carmans

Apelando a dos enfoques, el de los procesos y el de la biografía, lleva adelante Carolina Carman este interesante libro sobre los orígenes del Museo Histórico Nacional.

resenia_180420_CARMAN.jpg

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

América Latina después de la crisis PDF Imprimir E-Mail

Mar-14-08 - por Rosendo Fraga

Colombia sale más fortalecida del conflicto con Venezuela y Ecuador que estos países. Políticamente, Uribe era, antes del conflicto, el Presidente más popular de América Latina, con más de 70% de popularidad en su país. Lo seguía Lula, con más del 60%, quien atraviesa el momento de mejor imagen en los cinco años de gobierno que lleva. La actitud firme asumida en la faz pre-bélica del conflicto, hizo que el 87% de los colombianos apoyaran a Uribe en su actitud. La crisis puso en evidencia, además, que el país tiene una mayor capacidad militar que Venezuela y Ecuador. Es cierto que el ataque a las FARC en territorio ecuatoriano fue criticada por la mayoría de los países de la región, pero también lo es que logró evitar la condena explícita de la OEA. En cuanto a Venezuela, los nueve partidos opositores criticaron la actitud de Chávez en el conflicto, quien de acuerdo a los sondeos no logró unificar su frente interno -la opinión pública- frente al enemigo externo (Colombia). Militarmente, se pusieron en evidencia sus limitaciones, con Fuerzas Armadas excesivamente politizadas y se hizo evidente que no hizo un manejo profesional eficaz desde el punto de vista militar. Ecuador queda en una posición intermedia. Correa logró mayor consenso político dentro de su país que Chávez, tuvo un manejo militar más profesional y mantuvo una actitud más prudente que su aliado venezolano durante el manejo de la crisis.

A su vez, la solución pacifica del conflicto permitió cierta revitalización de los sistemas políticos regionales. Esta vez, la OEA y el grupo de Río pudieron jugar un papel más eficaz que en la crisis de Haití, que terminó en manos de la UN, bajo cuyo mandato actúa la fuerza de paz en este país. La OEA logró contener el conflicto evitando su escalada, y el Grupo Río fue el escenario de su distensión diplomática. Para Brasil, que jugó un rol de mediador aunque sin llegar a formalizarlo, fue un éxito diplomático que la crisis se resolviera en la región y no escalara al plano internacional, ya que ello hubiera implicado una derrota en su rol de líder regional. Pero la solución lograda, si bien evita el riesgo de un conflicto bélico, no implica una solución definitiva. Correa dijo que llevará tiempo reestablecer la relación plena con Colombia. Chávez ha ordenado el repliegue de las tropas -Venezuela llegó a movilizar 9.500 hombres y Ecuador 3.000- pero, simultáneamente, sostuvo que el conflicto con EEUU es inevitable. Nicaragua, que rompió relaciones diplomáticas con Colombia en solidaridad con Venezuela y Ecuador, anunció que las reestablecerá. Las FARC parecen haber salido debilitadas, tanto militarmente -después del incidente cayó otro de sus jefes entregado por sus seguidores- como políticamente, al lograr Colombia probar que tienen campamentos de descanso fuera del país y debatir en el plano internacional si son o no terroristas.

Pero la crisis también puso en evidencia matices y diferencias entre los países de la región. Los países del ALBA apoyaron la posición ecuatoriano-venezolana. Nicaragua lo hizo rompiendo relaciones con Bogotá como se mencionó, Bolivia denunciando la supuesta injerencia de EEUU en el conflicto, y Cuba dando respaldo político, aunque quizás bajo Raúl Castro con menos compromiso que si Fidel hubiera seguido al frente del gobierno. En forma no prevista, Chávez lo visitó a poco de desmontarse el conflicto. México y Perú evitaron, junto con los EEUU y varios países de América Central y el Caribe, que Colombia fuera sancionada por la OEA. Brasil alineó a Chile, Uruguay y otros países detrás de un intento de mediación que buscó una posición equidistante. Argentina -como suele suceder- tuvo un discurso de apoyo explícito a Venezuela y Ecuador, pero simultáneamente apoyó la mediación brasileña.

Mientras tanto EEUU siguió la crisis apoyando a Colombia y simultáneamente respaldando la mediación de Brasil. Bush, McCain, Hillary y Obama coincidieron sin matices en apoyar a Colombia y la visita que realiza esta semana la Secretaria de Estado, Condolezza Rice, a Brasil y Chile, confirma la relación especial con ambos y el virtual liderazgo regional del primero.

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

ARGENTINA
Tomar decisiones sin compartir costos

LATINOAMÉRICA
América Latina al culminar marzo

INTERNACIONAL
El mundo entre Trump, Xi y Putin

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
Las reservas de las Fuerzas Armadas: una necesidad actual

OPINIÓN PÚBLICA
Una campaña de 20 meses

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores