Navegador



Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Defensa arrow ¿Hay un rearme argentino?

¿Hay un rearme argentino? PDF Imprimir E-Mail

Mar-30-12 - por Rosendo Fraga

El diputado nacional del Frente Amplio Progresista (FAP) Claudio Lozano ha presentado el documento “Acerca de la Causa Malvinas. Estrategia integral o proclama vacía de soberanía. Una oportunidad para la integración regional”, en el que presenta un análisis interesante sobre los intereses en juego en el Atlántico Sur y la Antártida sin los cuales no puede interpretarse adecuadamente el conflicto entorno a las islas Malvinas.

Este es posiblemente el primer acierto de su propuesta: la vinculación que establece entre Malvinas-Atlántico Sur-Antártida.

El segundo es plantear que el control de los recursos naturales de esta amplia región es la clave central del conflicto.

En las propuestas que realiza para que el país tenga una política eficaz frente a la cuestión Malvinas se destaca la de sudamericanizar la estrategia, tomando como eje para ello UNASUR. Pero esta propuesta debe incluir también la dimensión sudamericana no sólo a Malvinas, sino también al Atlántico Sur y a la Antártida, algo en lo que todavía falta avanzar.

Argentina y Chile son los países con pretensión de soberanía antártica y los demás no la tienen. Este sería el primer problema a resolver si se pretenden sudamericanizar la estrategia entorno a Malvinas. En esta cuestión crucial quizás esté el punto más polémico de la propuesta del Lozano, que incluye la denuncia del Tratado Antártico que internacionaliza.

Pero el documento de Lozano da especial relevancia a la reactivación de la defensa nacional como estrategia disuasoria para el Reino Unido y como una forma de incrementar los costos que paga por retener las islas.

Al respecto hay que reparar que el costo militar de las islas es hoy aproximadamente la octava parte de los 1600 millones de dólares que las islas reciben por ingresos de pesca, y que al comenzar dentro de dos años la extracción de petróleo -si se cumple el cronograma previsto- el costo de la base irá bajando en significación respecto a lo que significan económicamente las islas.

También destaca que si bien se trata de medidas no coordinadas y falta en algunos casos de coherencia, hay algunos procesos que tienen relevancia para la elaboración de una estrategia disuasoria que fortalezca nuestra posición en el Atlántico Sur, ya sea por la disputa territorial con el Reino Unido como así también para proteger nuestros derechos sobre las riquezas de todo el sector austral incluyendo la Antártida.

Los procesos que menciona son: a) la reestatización de la Fábrica Militar de Aviones de Córdoba (FADEA); b) la reestatización del Astillero Tandanor y la reactivación de las instalaciones para montaje de submarinos Ministro Domecq García (CINAR); c) reapertura de las instalaciones subterráneas de Falda del Carmen (Córdoba), donde hace más de 20 años se fabricaba el misil Cóndor II y ahora se construye el cohete Tronador II, que permitirá poner en órbita satélites propios; d) el desarrollo de radares militares 3D por el INVAP; e) la reactivación de la base de ensayos espaciales de El Chamical (La Rioja), donde el CITEDEF (Centro de Investigaciones Tecnológicas para la Defensa) ensaya con los cohetes de dos etapas Gradicom II; f) la programación para el año en curso de tres patrulleros oceánicos multipropósito (POM), con opción a otros tres más, que son construidos en combinación por los astilleros Tandanor y Río Santiago, este último con capacidad de construir fragatas tipo 42; g) el anuncio de que el INVAP realizará pruebas sobre el reactor de diseño nacional CAREM para la instalación en la planta motriz de alguna nave (podría tratarse del submarino Santa Fe, suspendida su fabricación en 75% hace dos décadas, para transformar su capacidad de convencional a nuclear); h) la finalización de la modernización y botadura del submarino San Juan en marzo de 2012, llevando la dotación de submarinos en servicio a tres (en la ocasión, la Presidenta anunció que el próximo paso será la finalización del Santa Fe, agregando pero con alguna sorpresita más, lo que podría interpretarse como la confirmación de su transformación en nuclear); i) el anuncio de la construcción de 40 aviones Pampa en la Fabrica Militar de Aviones de Córdoba que ha sido reestatizada, incluyendo una versión aeronaval.

Todas estas acciones y anuncios contrastan con una realidad: que el presupuesto de Defensa es el más bajo de la historia en cuanto a porcentaje del PBI, que las horas de adiestramiento han sido reducidas por debajo del mínimo necesario, que las reservas de munición son casi inexistentes y que hay un claro desequilibrio militar en perjuicio de Argentina en la región. Concretamente, en 1983 el gasto en defensa era 3,1% del PBI y ahora alcanza sólo 0,81%. Las recientes declaraciones del Ministro de Defensa británico, Philip Hammond, diciendo que Argentina hoy no es una amenaza militar para las islas y que por eso no se justifica reforzar la actual guarnición, son una evidencia al respecto.

Volviendo al documento de Lozano, propone para aumentar las capacidades defensivas y disuasivas de Argentina: a) una reactivación seria y coherente de la industria naval, que requerirá una fuerte inversión estatal; b) estatizar el modelo de negocio del CINAR y de FADEA, las fábricas de submarinos y de aviones recientemente reactivados; c) acelerar la ejecución de los proyectos que sean prioritarios para el Atlántico Sur (submarinos y las lanchas multipropósito); d) la urgente radarización de la Patagonia, acelerando la construcción de los radares de INVAP.

Pero ante todo, la estrategia argentina respecto a las islas, debe incorporar los grandes cambios económicos que se han gestado y se están gestando entorno a ellas. Hoy los isleños tienen el cuarto PBI per capita del mundo, con 65.000 millones de dólares por habitante, por debajo de Qatar, Liechtenstein y Luxemburgo. Argentina tiene 15.000.

Los ingresos de las islas por pesca -el monto de la producción alcanza 1.600 millones de dólares anuales- que en 1985 eran de sólo 8 millones de dólares, este año superarían los 200. La pesca hoy explica el 60% del PBI de las islas. Mientras el total de la pesca de Argentina alcanza 900.000 toneladas, sólo las Malvinas extraen 200.000.

En cuanto al petróleo, que se busca desde 1998 y se extraerá a partir del 2014, fuentes británicas sostienen que las reservas de las cuatro cuencas entorno a las islas, aportan más de 12.000 millones de barriles de reservas, Si la mitad de ellas fueran realidad, ello sería tres veces las reservas de Argentina.

La propuesta de Lozano puede ser polémica y parece en las antípodas del documento difundido semanas atrás por 17 intelectuales cuestionando la base de la estrategia actual respecto a Malvinas, al sostener que debe tenerse en cuenta a los isleños, pero ambas tienen la virtud de aportar puntos de vista nuevos para la estrategia de este conflicto.

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores