Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

"Locos de Dios". Huellas proféticas en el ideal de justicia, por Santiago Kovadloff 

 La vinculación del pensamiento clásico con el presente, no solo resulta conveniente sino también   necesario.

 

     

portada_locos_de_dios_mod_3.jpg

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

¿Puede haber guerra entre Colombia, Venezuela y Ecuador? PDF Imprimir E-Mail

Mar-03-08 - por Rosendo Fraga

La necesidad de Chávez de unificar su deteriorado frente interno con un enemigo común es el detonante del conflicto que ha estallado. Dos años atrás, cuando fue reelecto el presidente, tenía una popularidad del 60%. Ahora ésta ha caído al 38% tras la derrota en el referéndum para imponer la reelección de por vida. En alguna medida, está razonando como lo hizo el gobierno militar argentino un cuarto de siglo atrás, cuando emprendió la ocupación de las Malvinas, buscando que un enemigo externo unificara el frente interno. Hasta mediados de 2007, el Presidente venezolano esgrimía la posibilidad de una invasión de los EEUU. Las compras de armas en Rusia -ya fueran fusiles Kalashnikov o submarinos-, tenían como referencia o pretexto una posible invasión militar desde Washington. La organización de las milicias para enfrentar dicha posibilidad tomó entonces el modelo de organización cubano. Pero el desgaste sufrido en Irak y Afganistán y la debilidad política en la cual se encuentra la administración Bush, hacen más que improbable su intervención militar en América del Sur, y para sustituir a este supuesto enemigo, Chávez eligió a Colombia, país con el cual Venezuela tiene un conflicto de fronteras, como hay varios en la región. Hasta ahora, nueve de cada diez colombianos están apoyando a Uribe en la confrontación con las FARC, Ecuador y Venezuela, mientras que en éste país, la totalidad de las fuerzas opositoras se oponen a la actitud asumida por Chávez de solidaridad con la guerrilla colombiana.

Esta alianza política de Chávez con las FARC -puesta en evidencia en los últimos meses con las negociaciones para obtener la liberación de rehenes-, ha sido un primer paso en esta dirección. Pero fue en la Cumbre de los países de la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA), realizada en Caracas el mes pasado, donde el líder venezolano explicitó que se preparaba para un conflicto militar en la región. En esa oportunidad propuso a Cuba, Nicaragua, Bolivia y Dominica constituir una alianza para que todos salgan en defensa de cualquiera de estos miembros del grupo, si alguno de era atacado. Se creó un Consejo de Defensa del ALBA al cual fue invitado Ecuador, cuyo gobierno es aliado político de Chávez aunque no integre formalmente el grupo. Paralelamente, la tensión bilateral colombiano-venezolana fue creciendo, teniendo como eje y detonante la alianza de Chávez con las FARC. El primer despliegue de fuerzas venezolanas en la frontera con Colombia se realizo en febrero, y con los 6.000 hombres enviados al comenzar marzo ya totalizan casi 10.000 los efectivos desplegados, siendo la muerte del segundo jefe de las FARC en territorio ecuatoriano el detonante que precipitó esta decisión y llevó a Chávez a hablar abiertamente de la posibilidad de una guerra.  

En su planteo, Chávez sostiene que EEUU ha armado a Colombia, transformándolo en América del Sur, en lo que Israel es en el conflicto de Medio Oriente. El Plan Colombia, la presencia de militares y contratistas norteamericanos luchando contra el narcotráfico en el territorio colombiano, el reciente acuerdo del gobierno de Uribe con Israel para modernizar la Fuerza Aérea y la relación de funcionarios del gobierno colombiano con los para-militares, son algunos de los hechos en los cuales fundamenta su planteo. Desde el punto de vista militar, un enfrentamiento entre Colombia y Venezuela genera interrogantes. Después de Brasil son los dos países de América del Sur con Fuerzas Armadas de mayor magnitud, si en el caso venezolano se incorporan las milicias. Venezuela tiene a su favor la reciente adquisición de material en Rusia y la organización de dichas milicias, que aumentan considerablemente los efectivos de las fuerzas regulares aunque su eficacia es incierta. Pero los mandos y oficialidad están muy politizados y en los últimos tiempos ha bajado su calidad profesional. Colombia tiene Fuerzas Armadas más aguerridas por la lucha constante contra las FARC y el narcotráfico y una parte de los efectivos son tropas profesionales, con armamento liviano moderno proporcionado por los EEUU y adquirido en varios países occidentales. Pero enfrentan el problema militar de las FARC, que son un definido aliado político de Chávez y se convertirán en aliado militar en caso de que estalle la guerra.

Pero el mayor peligro es que actores no estatales, como las organizaciones guerrilleras FARC y ELN, los paramilitares colombianos que todavía no se han desmovilizado y hasta las bandas de narcotraficantes, terminen provocando una guerra entre los países andinos por sus propios intereses. Así como Ecuador fue arrastrado al conflicto por  Venezuela, esta puede terminar en un conflicto bélico precipitado por las FARC. En última instancia, la muerte del segundo jefe de las FARC fuera del territorio venezolano llevó a Chávez a hablar públicamente de guerra con Colombia. Por su parte este país, ha hecho públicos los nexos de la guerrilla con los gobiernos de Venezuela y Ecuador.  

En este marco, el riesgo de regionalización del conflicto es alto. Tras la decisión venezolana de retirar su embajador en Bogotá y desplegar tropas, el gobierno ecuatoriano también decidió interrumpir las relaciones diplomáticas con Colombia y enviar el Ejército a la frontera, denunciando que éste país violó su soberanía territorial. Inicialmente, el presidente Correa adoptó una actitud prudente y moderada frente a la muerte de Reyes, pero la actitud de Chávez lo terminó arrastrando. Nicaragua, que tiene abierto un conflicto territorial con Colombia por islas del Mar Caribe, es otro aliado de Chávez que ya ha tomado posición a su favor y lo mismo sucederá con Cuba, aunque quizás Raúl Castro evite comprometerse demasiado. La crisis boliviana se está agravando y esto hará que el gobierno de Evo Morales sólo exprese apoyo político, mientras que Perú, que tiene un histórico conflicto de fronteras con Ecuador, apoyará a Colombia, aunque no participe del conflicto bélico si es que finalmente estalla. Chile, que ha sido un aliado histórico de Ecuador por sus diferencias territoriales con Perú -que recientemente han recrudecido por el límite marítimo-, evitará asumir posiciones que favorezcan a Chávez y en principio apoya las gestiones de Brasil para evitar una guerra. Washington está respaldando definidamente a Colombia, pero no participará abiertamente del conflicto bélico. El gran interrogante es la actitud que asumirá Brasil, sin duda la potencia regional en América del Sur y en quien EEUU parece haber delegado el liderazgo subregional. Hasta ahora, apoya la intervención de la OEA buscando que el conflicto se resuelve regionalmente y sin que  intervenga la comunidad internacional.

En conclusión: si bien la guerra entre Colombia y Venezuela no es todavía el escenario más probable, un conflicto bélico convencional en América del Sur no tuvo tanta probabilidad, desde la breve guerra librada entre Perú y Ecuador en los años noventa;  Chávez comenzó esta semana a hablar de guerra con Colombia, a partir de la operación de este país en territorio ecuatoriano para dar muerte al número dos de las FARC, con fuertes vínculos en el gobierno de Ecuador; Venezuela y Ecuador han enviado tropas a la frontera con Colombia y retirado sus embajadores, creando una situación pre-bélica y Brasil pasa a enfrentar el primer desafío concreto para el ejercicio de su liderazgo regional, con EEUU replegado de la región y apoyando a Colombia y la UE con baja posibilidad de mediar.


Notas relacionadas:
Conflictos fronterizos en América del Sur (Ene-22-08)
Tensión entre Colombia y Venezuela (Ene-30-08)
El vínculo Colombia e Israel y su visión del proceso bolivariano (Feb-19-08)

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

ARGENTINA
Tomar decisiones sin compartir costos

LATINOAMÉRICA
América Latina al culminar marzo

INTERNACIONAL
El mundo entre Trump, Xi y Putin

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
Las reservas de las Fuerzas Armadas: una necesidad actual

OPINIÓN PÚBLICA
Una campaña de 20 meses

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores