Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Cuba arrow Cuba: Más continuidad que cambio

Cuba: Más continuidad que cambio PDF Imprimir E-Mail

Feb-27-08 - por Rosendo Fraga

La transición cubana en manos de Raúl Castro puede implicar una mayor apertura económica que política. Las primeras designaciones de su equipo de gobierno así lo confirman. Como jefe de las Fuerzas Armadas cubanas -un pilar fundamental del régimen castrista- tuvo a su cargo algunas de las innovaciones económicas de los años noventa, como el desarrollo del turismo, realizado por empresas estatales bajo control militar. Hoy en día, dos de cada cinco generales están en la actividad empresaria y no en la específicamente militar. El hermano menor de Fidel buscará imponer el modelo del comunismo chino-vietnamita: apertura económica hacia el capitalismo y la inversión extranjera, pero manteniendo el régimen autoritario de partido único. Por esta razón, quienes esperen una apertura política en el corto plazo se verán frustrados; en cambio, quienes esperen oportunidades de invertir posiblemente encontrarán interesantes oportunidades de negocios. Ello no impide que Raúl Castro dé algunas señales simbólicas en el terreno político, como puede ser la liberación de algunos de los disidentes por cuya libertad reclama la comunidad internacional. 

Además, Fidel continuará siendo un factor de influencia política en el corto plazo y ello no juega a favor de una mayor apertura política. Pese a lo delicado de su estado de salud, el líder cubano ha dicho que seguirá escribiendo y opinando sobre política y Raúl ha dicho que lo consultará. El nuevo número dos del régimen es, además, un reaseguro de Fidel en cuanto a la continuidad del modelo político autoritario, que por otra parte su hermano no tiene intenciones de cambiar sustancialmente. En este contexto, Cuba gobernada por Raúl Castro no tomará distancia de Venezuela ni romperá la alianza política establecida con Chávez en los últimos años. No lo hará porque el suministro de petróleo venezolano seguirá siendo vital en el corto y mediano plazo para la complicada economía de la isla y, además, porque las críticas de Washington a ambos regimenes continuará, aun con Obama en la Casa Blanca. La realidad es que la alianza económica con Venezuela seguirá siendo importante para Cuba y que La Habana, a su vez, continuará constituyendo una alianza política relevante para Caracas.  

Así, la relación con los EEUU podrá mejorar algo, pero no sustancialmente. No hay posibilidad de que en el corto y mediano plazo el régimen castrista evolucione hacia una democracia liberal con libertades plenas y elecciones realmente competitivas. Los tres pre-candidatos que continúan en carrera (Obama, Hillary y McCain), han reclamado a Raúl Castro señales concretas en esta dirección, las que difícilmente produzca. Pero hay matices, ya que Obama se ha pronunciado por terminar con el embargo, argumentando que no ha sido una política eficaz para producir cambios políticos en la isla, mientras que la política latinoamericana de McCain está influida por los legisladores de origen cubano de La Florida. Pero el mismo lobby del exilio cubano -con epicentro en Miami-, da algunas señales de división entre quienes, desde una posición pragmática, no quieren dejar pasar las posibilidades de negocios de la probable apertura económica y los que piensan que sólo una política hostil de EEUU terminará por forzar la democratización. Si bien es cierto que los medios de comunicación estadounidenses llegan cada vez más a Cuba, la condición insular de este país le otorga un aislamiento geográfico, el cual seguirá jugando un rol para resistir las presiones de Washington. La llegada del enviado del Papa -el Cardenal Bertone- lo mostró proponiendo la reconciliación e impulsando discretamente una apertura política limitada.

En cambio la relación de Cuba con Brasil puede mejorar algo con Raúl Castro en el poder. La producción de níquel -China es el principal comprador- y de azúcar son, junto con los habanos, los principales rubros de exportación de Cuba. Fidel siempre atacó los biocombustibles que impulsa Brasil, de acuerdo con la posición de Chávez. Pero el nuevo gobierno cubano podría llegar a acuerdos con Brasil para comenzar a producir biocombustibles a partir de la caña de azúcar. En el mediano plazo, ello puede permitir a Cuba una mayor independencia de Venezuela. El empresariado brasileño está analizando diversas alternativas de inversión en Cuba, las que podrían tener apoyo financiero de la banca oficial brasileña. Puede darse así en Cuba el mismo tipo de pugna que se da hoy en Bolivia entre Venezuela y Brasil. El primer país expresando y buscando solidaridad política a partir del apoyo económico, y el segundo, con su masa crítica, buscando en cambio desideologizar la relación y avanzar en inversiones y negocios.

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores