Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Defensa arrow El Triángulo ABC y la seguridad regional

El Triángulo ABC y la seguridad regional PDF Imprimir E-Mail

Sep-08-11 - por Rosendo Fraga

En las últimas semanas ha reaparecido el triángulo ABC en la problemática de seguridad regional. Con esta sigla se denominaba en la primera década del siglo XX a la posibilidad de una alianza estratégica entre Argentina, Brasil y Chile que diera estabilidad a América del Sur. La vigencia de esta idea va desde 1899, cuando tienen lugar las primeras entrevistas entre presidentes de Chile y Argentina (Errázuriz y Roca) y entre los del último país y Brasil (Roca y Campos Salles), a 1915, cuando se firma el Tratado del ABC para evitar conflictos bélicos en la región entre los tres países (al que se sumaría después Uruguay). En aquel momento eran los tres países que tenían mayor estabilidad institucional y más desarrollo económico de América del Sur. El Presidente Roca en Argentina y el Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, el Baron de Río Branco, quizás fueron los mayores impulsores de esta idea estratégica, que un siglo después readquiere vigencia con la perspectiva de integrar un espacio estratégico bioceánico, en momentos también en que el eje del mundo, tras cinco siglos, se traslada del Atlántico al Pacífico.  

Los ministros de Defensa de Chile y Argentina y de Brasil y Argentina acaban de intercambiar visitas. El ministro chileno (Allamand) estuvo en Argentina para participar junto con un contingente de cadetes chilenos de las tres Fuerzas de los actos conmemorativos de la muerte del General San Martín. Pero tuvo además una intensa agenda bilateral, visitando las instalaciones en las cuales bajo la órbita militar se desarrolla un proyecto de lanzamiento de vectores, que es la base de la capacidad misilística. Días después, el ministro argentino (Puricelli) estuvo en Santiago, donde entre otras cuestiones se analizó el futuro de la Fuerza Binacional Cruz del Sur, integrada en forma permanente por efectivos de los dos países y puesta a disposición de las Naciones Unidas. La última semana de agosto el ministro argentino visitó Brasil, donde lanzó la propuesta de crear una agencia espacial sudamericana que podría insertarse en el marco de UNASUR. A su vez, en la primera semana de septiembre el nuevo ministro de Defensa de Brasil (Amorim) visitó Argentina para participar en un seminario, además de avanzar en la cooperación en materia de uso de altas tecnologías en el ámbito de la defensa y exponer en un seminario en la Escuela de Defensa. Al mismo tiempo, estos tres países -junto con Uruguay- tienen los contingentes militares más grandes en la fuerza de paz de Haití desplegada en el marco de una resolución de la UN. La reducción de los efectivos militares de esta Fuerza y su sustitución por personal civil va ganando consenso.  

Mientras tanto, el Consejo de Defensa de UNASUR mantiene su estructura y un Centro de Estudios permanente en Buenos Aires, pero con limitaciones para avanzar. La guerra civil libia puso en evidencia las diferencias de visión estratégica dentro del grupo regional. Mientras Colombia reconoció rápidamente al nuevo gobierno alineándose con las potencias occidentales que participaron de la ofensiva militar de la OTAN, Venezuela adoptó una posición totalmente opuesta, defendiendo a Khadafy hasta último momento y denunciando una acción militar imperialista de occidente para quedarse con el control del petróleo libio. Brasil, por su parte, asumió una posición similar a la de China, Rusia e India, sin apoyar la ofensiva de la OTAN pero sin asumir tampoco la defensa de Khadafy. El 5 de septiembre Chávez convocó a los países del ALBA a apoyar una contraofensiva de Khadafy en momentos en que sus últimos bastiones van cayendo. También dijo que Venezuela es el próximo país que las potencias occidentales atacaránn para quitarle el petróleo después de Libia. El Centro de Estudios busca determinar las amenazas regionales comunes y entre ellas está dando prioridad a la lucha por el control de los recursos naturales como la nueva hipótesis de conflicto regional. Esta es la que argumentó Brasil para el proyecto de los submarinos nucleares, cuya misión es la defensa del mar ribereño bajo el cual se encuentra la riqueza petrolera del país descubierta recientemente. El ministro de Defensa brasileño lo acaba de plantear en su reciente visita a Buenos Aires.  

Pero todo se realiza en un marco jurídico-institucional débil. Cabe recordar que todavía ninguna de las dos cámaras el Congreso brasileño ha ratificado el Tratado de UNASUR. Un avance es el ejercicio de planeamiento y conducción de gabinete, realizado con oficiales de diez países de los doce del grupo regional (no participaron Guyana y Surinam) en la primera semana de septiembre en la capital argentina.  

El futuro de la Antártida aparece cada vez más como un problema estratégico regional. La exploración de los recursos hidrocarburíferos del subsuelo del Ártico -la estadounidense EXXON acaba de desplazar a la británica BP como socio de la petrolera estatal rusa en este negocio- anticipa cada vez más la posibilidad de que en el largo plazo los recursos naturales de la Antártida sean explotados, pese al Tratado que la internacionaliza. Argentina y Chile son los dos países sudamericanos con pretensión de soberanía en el continente blanco. La primera base que se estableció en 1903 fue argentina. Los dos países tienen intereses comunes, pero quizás falte una política más activa en momentos que una potencia extracontinental, como el caso de China, construye la base más grande con capacidad para 220 científicos en el sector reclamado por los dos países sudamericanos y Francia formaliza su reclamo de soberanía en una estrecha franja sobre la región reclamado por ellos. Por su parte Gran Bretaña, a partir de la ocupación de Malvinas y las islas Sandwich, reivindica soberanía sobre el sector argentino y parte del chileno. Uruguay tiene una pequeña base y Venezuela busca utilizarla en cooperación para tener presencia en la Antártida. Asimismo, el tema estuvo presente en los acuerdos firmados por el Presidente colombiano en su reciente visita a Chile. Brasil buscaría llevar el tema a UNASUR, pero todavía no hay consenso para ello con Chile y Argentina, país este último que debería plantearse la posibilidad de avanzar en la construcción de un rompehielos a propulsión nuclear -como tienen EEUU y Rusia- dados sus derechos e intereses en la Antártida.  

En conclusión: en las últimas semanas ha reaparecido la idea estratégica del triángulo ABC (Argentina, Brasil y Chile) en América del Sur; los ministros de Defensa de los tres países han intercambiado visitas y avanzaron en agendas bilaterales de defensa que incluyen las altas tecnologías; a su vez el Consejo de Defensa de UNASUR cuenta con un Centro de Estudios permanente en Buenos Aires que busca definir una doctrina común, pero Libia mostró las diferencias de enfoque; por último, el futuro de la Antártida adquiere cada vez más importancia estratégica no sólo para Argentina y Chile, sino también para Brasil y el resto de UNASUR.

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
La particular elección porteña

LATINOAMÉRICA
El TLC entre China y el MERCOSUR

INTERNACIONAL
El surgimiento de una nueva era

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante abril

DEFENSA
¿Ante una crisis por error de cálculo?

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores