Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Chile arrow Chile: "Las protestas desnudan algunas taras del sistema político"

Chile: "Las protestas desnudan algunas taras del sistema político" PDF Imprimir E-Mail
Sep-06-11 - Columna de Opinón de Roody Réserve*

"Ya llevan más de tres semanas las manifestaciones regulares en contra del actual gobierno. Sin embargo, buena parte del debate sobre el discurso presidencial del 21 de mayo se ha centrado sobre el comportamiento de sus opositores en el recinto del Congreso y la posterior agresión a Carabineros por parte de unos manifestantes.

Tiene algún mérito, sin duda, resaltar temas tan controversiales. La violencia es condenable, ya sea que provenga de un puñado de manifestantes radicales o por parte de los policías que mostraron también su inclinación a usarla gratuitamente en manifestaciones anteriores. Y, tampoco es agradable la imagen de legisladores agrediéndose mutuamente en pleno recinto legislativo.

Pero, enfocarse exclusivamente en la violencia, tal como ha sucedido hasta ahora en la prensa, es un error que no permite apreciar cabalmente lo que está sucediendo en el país últimamente. Los dos conflictos más visibles, la protesta en contra de la aprobación de Hidro Aysén y la demanda de los estudiantes universitarios, constituyen una buena señal del desencuentro entre la clase política y los ciudadanos.

La disconformidad ciudadana con el proyecto de generación eléctrica en la Patagonia deja mal parada tanto al actual gobierno como a la oposición. Ésta no tiene credibilidad alguna en su rechazo actual al proyecto, porque la percepción generalizada es que sus principales líderes, por mucho que intenten negarlo ahora, están vinculados con una decisión que muchos leen como una señal más de un Estado puesto al servicio de los grandes empresarios.  Esto está directamente relacionado con el “modelo” de gestión política y económica que se ha impuesto desde la inauguración de la democracia: la completa permeabilidad entre los intereses privados y los estatales. Con el actual gobierno se ha llevado al paroxismo este nexo y la sensación general es que la colusión entre intereses privados y generales está confabulando para profundizar la desigualdad.

Algo similar pasa con la movilización de los estudiantes universitarios. Su manifestación muestra lo alejado que están los partidos respecto de un segmento importante de la población, los estudiantes, y que han sido los más activos en las protestas en contra de Hidro Aysén. Aquí no tenemos espacio para realizar un análisis a profundidad del perfil socio económico de los jóvenes protestantes, pero es evidente que pertenecen a una clase media chilena, abandonada en las políticas públicas y crecientemente desafecta con la política.

Dicho todo lo anterior, es sorprendente la ausencia de imaginación del actual gobierno en su respuesta a estas demandas ciudadanas. Con la estrategia de hacer recaer en el gobierno anterior la responsabilidad de la aprobación de Hidro Aysén lo único que logra es evitar que los opositores actuales obtengan algún rédito político por una decisión impopular. Sin embargo, es una estrategia de corta vista, porque no dialoga con quienes plantean el desafío al gobierno. Además, comete el error de subestimar un movimiento ciudadano naciente, que muestra una clara voluntad y capacidad de organizarse sin pasar por los canales políticos habituales.

A decir verdad, el tema de las protestas actuales ha desbordado a toda la clase política. Ésta se ha mostrado incapaz de conectar con este segmento que desfila en las calles de las principales ciudades del país en estos días y ofrecer una clara puerta de salida al actual conflicto. Tal vez lo más llamativo de esta desconexión que muestran los políticos es el mutismo ensordecedor de Marco Enríquez Ominami quien, a primera vista, sería el llamado a ofrecer una traducción política, en los límites del sistema, al movimiento ciudadano.

De modo que no está claro cuál será el desenlace de la movilización ciudadana actual. No queda duda que los políticos apuestan por una desactivación progresiva, producto del cansancio y la falta de un liderazgo unificado, del movimiento. En este sentido, la estrategia del gobierno de descalificar a los dirigentes de la Concertación y evitar que puedan recuperar políticamente las protestas hasta ahora ha sido efectiva. Pero, tiene la contra partida de aumentar la frustración ciudadana y sellar la convicción que la solución pasa por una refundación de la actual clase política."

* Colaborador Área Gobierno y Democracia FLACSO Chile y Estudiante doctorado en Ciencia Política de PUC.
 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores