Navegador



Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

Perú: Elecciones del menos malo y sus implicaciones PDF Imprimir E-Mail
Jun-16-11 - por Ricardo A. De León Borge*

En los comicios generales, Ollanta Humala, obtuvo un 32% de los votos, mientras Keiko Fujimori obtuvo un 23%, lo cual obligo a una segunda vuelta. Ya el laureado escritor y premio Nóbel Mario Vargas Llosa, había descrito esa segunda vuelta entre tener que elegir entre “cáncer terminal y SIDA”. Un desenlace que lleva a los peruanos a escoger el mal menor. Una muestra más del deterioro de la democracia como sistema político en América Latina.

En la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de la República del Perú llevadas a cabo el pasado domingo 5 de junio, y ya con el 96% de las actas escrutadas, Ollanta Humala del partido político Gana Perú, es considerado el vencedor de las elecciones con un 51.54%, ante un 48.48% que obtuvo Keiko Fujimori de Fuerza 2011. El próximo 28 de julio será la toma de posesión.

¿LEGITIMACIÓN SOCIAL DE HUMALA?

La diferencia es mínima entre ambos, lo que da cuenta de que muchos indecisos y no simpatizantes del fujimorismo decidieron votar por “el menos malo” (según datos, hasta un 25% de los votos corresponden a personas adversas al fujimorismo y que no tenían otra alternativa), también se percibe la poca legitimación social que tendrá Humala y de lo débil que será su formación política en el Congreso peruano, al obtener únicamente 47 asientos de 120 existentes, menos de la mitad de diputados.

Esta mínima diferencia, se debió a la alta polarización en la que se encuentra ese país, ante una segunda vuelta que se vio envuelta en una serie de acusaciones de ambos contendientes y que finalmente inclinaron la balanza hacia el lado humalista.

Una parte, por los recuerdos de horror que significó el apellido Fujimori y la conexión de corrupción, esterilizaciones de mujeres indígenas, etc., a pesar de haber controlado la hiperinflación y haber acabado con la temible guerrilla izquierdista de Sendero Luminoso.

Por otro lado, por el proceso de transformación que ha presentado hasta hoy Humala, pasando un largo trayecto de la izquierda radical hacia el centro izquierda del espectro político latinoamericano. Este cambio ha sido avalado por ilustres e intelectuales como Mario Vargas Llosa (que en las elecciones de 2006 fue un ferviente opositor), y que ahora ha dicho que “Yo creo que Ollanta Humala debe entender que esta victoria se la han dado las clases medias, que son las que se han volcado en esta segunda vuelta a confiar en él, a creer que se ha apartado del modelo absolutamente anticuado y catastrófico de Chávez”.

Esos datos ciertamente, son los oficiales. Muy al contrario de lo dicho por Hugo Chávez, quien nuevamente con sus altisonantes, equivocadas y parcializadas palabras dijo que era un “sólido triunfo de Humala…”. Habría que consultar cuales resultados vio o quiso ver el cuasi dictador venezolano para tratar de comprender su errónea afirmación.

Ante este panorama Ollanta Humala, presidente electo, anunció que construirá un "gobierno de concertación nacional", tomando en cuenta para su gabinete de gobierno peruanos de otras agrupaciones políticas. Ya en 2006, Andres Oppenheimmer se preguntaba si el cambio de Humala para las elecciones de ese año,  ¿Se trata de un giro político sincero? ¿O es una estrategia para ganar votos moderados en la segunda vuelta electoral?.

Las dos mismas preguntas fueron nuevamente retomadas para estas elecciones, ahora solo resta que lo demuestre con una actuación política, económica y social responsable

RELACIONES INTERNACIONALES.

Aunque no se ha referido mucho al enfoque que tomará en sus relaciones internacionales, Ollanta Humala en una entrevista concedida el 30 de mayo, dejó claro que reforzara las relaciones de Perú con naciones como Estados Unidos –expresó que es un país hermano y americano, aliado y un importante socio comercial-, Brasil –de quien dijo admirar el sistema y avances que ha tenido gracias al gobierno de Luis Inacio Lula Da Silva- y Chile –con quien tienen actualmente un proceso incoado en la Corte Internacional de Justicia de La Haya-.

También descartó de raíz alguna posibilidad de incluir a su país dentro de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), e indico que prefiere mantener los procesos integracionistas en los que Perú se encuentra, al tiempo que ve la integración latinoamericana como algo necesario, y por eso afianzara la participación en la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y consolidar la Comunidad Andina de Naciones (CAN).

Por lo que se desprende un acercamiento a una política exterior pragmática, no ideológica, lo que es una buena señal para Perú y sus aliados. El hecho de presentar una admiración sobre el gobierno brasileño, hace pensar que ese mismo camino llevará Ollanta Humala.

Por otro lado, con la entrada en vigencia del  tratado de libre comercio con China el 1 de marzo de 2010, y la firma en mayo de 2011 de  un acuerdo comercial con la Unión Europea, hace que la política internacional comercial sea más abierta y multilateral, y por ende su política exterior.

ECONOMÍA.

El Banco Mundial ha expresado que en Perú "Quedan muchos desafíos por delante y sobre todo la necesidad de que los grandes avances en desarrollo sean compartidos más equitativamente con todos los miembros de la sociedad".

Y esto porque a pesar de que Perú ha tenido una de las tasas de crecimiento económico sostenida y de las más altas de Latinoamérica (7% en los últimos 10 años), y que ha logrado reducir la pobreza de un 50% a un 33%, todavía según datos de la CEPAL el acceso a estructuras básicas como educación y salud es uno de los mayores problemas, además de la inclusión de un gran sector de la población que son indígenas.

Ya un gran inconveniente económico que ha tenido al día siguiente de su proclamación como Presidente, fue la peor caída en la historia de la Bolsa de Lima, como una muestra del miedo que existe en el gran capital y de la presión que ejercerán ante el posible cambio del modelo económico existente.

Por lo que el reto de Humala, será seguir manteniendo los altos índices de crecimiento económico y poner en el ruedo sus programas sociales, entre ellos el de la disminución de la pobreza –que fue uno de sus ejes de campaña-, sin tener que acudir a decisiones económicas populistas.

*Publicado en www.confidencial.com.ni

 

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores