Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

Humala: ¿nuevo Chávez o nuevo Lula? PDF Imprimir E-Mail
Abr-13-11 - por Rosendo Fraga

El resultado de la primera vuelta de la elección peruana es sorprendente con relación al éxito económico que ha tenido el país en la última década, pero no si se lo compara con la presidencial del 2006. Así como Chile fue la economía estrella de América Latina en los años noventa, Perú lo fue de la primera década del siglo, siendo el país que más creció en la región. Durante la gestión del actual Presidente Alan García no sólo logró el TLC con EEUU, sino recientemente también con China. De acuerdo a ello, sorprende que un candidato nacionalista-indigenista -mezcla ideológica de Chávez y Evo Morales en sus orígenes- haya quedado en el primer lugar con cerca del 30% de los votos, compitiendo en la segunda vuelta del 5 de junio con Keiko Fujimori, la hija del ex dictador que gobernó el país en los noventa con formas autoritarias, pero terminando con la amenaza del grupo guerrillero maoísta Sendero Luminoso y poniendo en marcha las bases de los cambios económicos que dieron resultado en la década pasada. Pero mirando la elección presidencial de 2006 no hay sorpresa. Humala fue entonces la primera minoría y compitió en la segunda vuelta con el entonces ex Presidente Alan García, cuya gestión en los noventa había resultado un fracaso tanto en lo económico como en seguridad. Sólo el temor al candidato populista-indigenista y ex militar (Humala), apoyado por Chávez, explicó entonces la victoria de García.    

El porqué  del triunfo de Humala se puede explicar por la desigualdad social que existe en Perú y por la inexistencia de un sistema de partidos. Como suele suceder en las sociedades que tienen cambios económicos muy bruscos en función del crecimiento, la pobreza baja, pero no la desigualdad -que incluso aumenta- y ello ha sucedido en Perú. A esto se agrega que se trata de un país con aproximadamente 40% de la población de origen indígena y que la gran mayoría de ella está bajo el nivel de pobreza. Humala también representa este sentimiento. A ello se agrega la falta de un sistema de partidos. Los políticos profesionales están muy desprestigiados -ninguno de los dos candidatos que compiten en la segunda vuelta lo son- y lo mismo sucede con los partidos. El más tradicional, el APRA del actual Presidente Alan García, no llegó a presentar candidatos. El tercer candidato, el ex Presidente Toledo, y el cuarto, el empresario y ex Ministro de Economía Kuczinsky, ambos identificados con la libre empresa y formas políticas liberales, de haber formado una coalición hubieran reunido más votos que Humala. Pero no fue así y ello llevó a la segunda vuelta entre un candidato que no llegó al 30% de los votos y una candidata que apenas superó el 20%. Hasta semanas antes de las elecciones, los cuatro candidatos mencionados rondaban el 20% y Toledo, que llegó a estar primero, finalmente salió cuarto, pero habiendo perdido sólo media docena de puntos. Perú ha cambiado mucho económicamente, pero no lo ha hecho tanto políticamente.  

Un mes antes de las elecciones, fue la llegada a Lima para trabajar con Humala de un equipo de asesores enviado por Lula, un hecho clave para que el primero venciera en la elección. Esto produjo un vuelco importante en la campaña que permitió al ex militar pasar del cuarto lugar al primero. Comenzó a vestirse con corbata, traje oscuro, camisa blanca y moderando su mensaje. Chávez desde Buenos Aires, donde había iniciado una gira regional, lo ponderó diciendo que era un buen soldado. Humala rechazó el apoyo de Chávez -el que fue una de las claves de su derrota en la segunda vuelta en la última elección presidencial-, diciendo primero que nadie de afuera debía intentar incidir en la elección peruana y segundo, avanzando aún más, afirmando que Perú no era Venezuela y que su modelo no podría trasladarse ni adaptarse. Finalmente, dos días antes de la elección, dijo abiertamente que su modelo era Brasil, intentando dar un mensaje de tranquilidad para empresarios e inversores. Este giro permitió a Humala sumar unos diez puntos y llegar al primer lugar, cuando un mes antes quedaba fuera de la segunda vuelta. El jueves previo a la elección, realizó un elogio de la ley de medios del gobierno argentino, pero al día siguiente, horas antes del cierre de la campaña, dijo no haberla leído y que no iba a impulsar ninguna norma que afectara la libertad de prensa, buscando evitar cualquier imagen radicalizada respecto a los medios.  

La pregunta política central hacia adelante es qué pasará con la gobernabilidad, gane Humala o Fujimori. Ambos (el primero por la economía y la segunda por la política) generan inevitables dudas e incertidumbres. Pero Perú ha demostrado haber logrado un sistema económico que puede sobrevivir a las tensiones políticas. Tras la década de Fujimori en el poder, Toledo mantuvo y profundizó su modelo económico, sin tener un verdadero partido en su apoyo y gobernando más de la mitad de su período con menos del 10% de aprobación, algo muy difícil de lograr en cualquier sistema político. Fue sucedido por Alan García, quien contra antecedentes y pronósticos también mantuvo y profundizo el modelo económico, aunque no tuvo mayoría en el parlamento y enfrentó varias protestas violentas con decenas de muertos, llegando a tener sólo 20% de aprobación. Humala será el tercer militar que llega a la Presidencia mediante el voto en América Latina en el último cuarto de siglo, después de Chávez en Venezuela y Gutiérrez en Ecuador; sus posiciones económicas en el pasado han sido muy populistas y ha tenido posturas muy belicosas respecto a Chile por los diferendos limítrofes. Pero su relación con el Brasil de Dilma Rousseff puede políticamente resultar más fácil que con Keiko Fujimori, aunque en caso de gobernar ella, tres mujeres estarán en la Presidencia al mismo tiempo en Brasil, Argentina y Perú, siendo entonces la región del mundo con mayor ejercicio del poder femenino en el ámbito nacional. 

En conclusión, en la elección presidencial precedente Humala fue percibido como otro Chávez, pero ahora abre la posibilidad de ser un nuevo Lula. Quizás esta sea la cuestión central para la definición de la elección peruana y la gobernabilidad futura del país.
 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
La particular elección porteña

LATINOAMÉRICA
El TLC entre China y el MERCOSUR

INTERNACIONAL
El surgimiento de una nueva era

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante abril

DEFENSA
¿Ante una crisis por error de cálculo?

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores