Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

Un golpe a las teorías conspirativas PDF Imprimir E-Mail

Dic-15-10 - por Michael Shifter *

El diluvio de las más recientes revelaciones de Wikileaks ha generado una variedad de respuestas. Para periodistas e historiadores ha sido una mina de oro. Para diplomáticos ha sido una pesadilla. Y para los teóricos conspiracionistas los cables revelados, una decepción.

Aunque los cables contienen pedazos vergonzosos y algo de material que se presta para armar un buen chisme, la mayoría es profesional y refleja una buena imagen para diplomáticos estadounidenses. Casi todo ya había sido cubierto anteriormente, o por lo menos se oían los rumores. Con seguridad hay caracterizaciones personales que aparentan no tener fundamento y algunos análisis y juicios dudosos, pero estos son parte del mundo diplomático, en Estados Unidos y en cualquier otro lugar del mundo, incluyendo América Latina (imagínese lo que los oficiales de Latinoamérica dicen de sus homólogos en EE.UU.). Es difícil encontrar ejemplos de diplomáticos estadounidenses conspirando en secreto el uno con el otro, ingeniándose la forma de controlar el mundo. Hayan existido esos días o no, parecen haber terminado ahora. Como se esperaba, los diplomáticos estadounidenses en México expresaron su preocupación por la habilidad del gobierno, y las fuerzas militares en particular, para contener a los carteles de la droga y reversar el deterioro en las condiciones de seguridad. Habría sido sorprendente, y decepcionante si no hubieran expresado tal preocupación.

También hay cables que revelan preocupación en Estados Unidos con la agenda regional de Hugo Chávez en su esfuerzo por restringir la influencia estadounidense, la presencia y el papel de las Farc en Venezuela, y los vínculos entre la inteligencia cubana y el gobierno de Chávez. Otros se enfocan más hacia el papel de Irán en Latinoamérica, la orientación política de las comunidades musulmanas en la región, y el triángulo limítrofe en Paraguay. Nada de esto es sorpresivo. Era de esperarse que asuntos de seguridad y terrorismo serían dominantes en los cables diplomáticos estadounidenses del mundo pos-11 de septiembre.

La reacción de algunos líderes latinoamericanos tampoco fue una sorpresa. En la Cumbre Iberoamericana en Mar de Plata, Argentina, el presidente ecuatoriano Rafael Correa acusó a EE.UU. de manipular los gobiernos de la región. Dijo: "ya no más interferencia en nuestras soberanías, nuestra independencia, ya no más abuso de la confianza de los países que consideran a EE.UU. su amigo".

Diplomáticos estadounidenses, como los de otros países, estaban haciendo su trabajo. Y aún no hay nada en los cables que tratan la política estadounidense en Latinoamérica que sugiera que Washington esté empeñado en decepcionar y desestabilizar a los gobiernos de la región a los que consideran hostiles. La tarea era recoger información relevante e interpretar lo que pasaba. En el caso de Honduras, por ejemplo, es bien claro que el embajador de EE.UU. en ese país cree que lo que pasó en junio de 2009 fue un golpe militar que merece ser rechazado.

Sería demasiado esperar que la descarga de Wikileaks mejorara las relaciones entre EE.UU. y América Latina. Los diplomáticos estadounidenses no recibirán mayor reconocimiento por su reportería, por más apropiada que esta haya sido. Al contrario, descripciones vergonzosas de los líderes y prácticas cuestionables, como recolección de información sobre diplomáticos de ONU, se robarán la atención y servirán para reforzar posiciones ideológicas ya bien definidas. Sensibilidad en cuanto a la influencia estadounidense en la región incrementará, no disminuirá.

La verdad es que quienes siguen creyendo que los Estados Unidos se pasan el tiempo armando un complot y diseñando estrategias para remover a los gobiernos de Latinoamérica que no sean de su gusto, y quienes están convencidos de que hay una gran diferencia entre lo que los oficiales estadounidenses dicen públicamente y lo que están reportando, no encontrarán mucha información en los cables para apoyar su tesis.

*Director del Diálogo Interamericano, publicado en el semanario CONFIDENCIAL DE NICARAGUA

 

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
La particular elección porteña

LATINOAMÉRICA
El TLC entre China y el MERCOSUR

INTERNACIONAL
El surgimiento de una nueva era

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante abril

DEFENSA
¿Ante una crisis por error de cálculo?

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores