Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

La prensa en el debate sobre la Ley contra el racismo PDF Imprimir E-Mail

Oct-05-10 - por Luis Bredow*

Es posible que un Gobierno utilice leyes contra el racismo que han sido redactadas de manera ambigua para acallar a sus críticos o restringir la libertad de expresión. Un ejemplo de esto ocurre en Ruanda y es denunciado por Amnistía Internacional.

Sin embargo, también suele ocurrir que la ideología racista aproveche la libertad de expresión y de prensa para inflamar a la población y lograr así poder para políticos xenófobos y segregacionistas. Para negar la objetividad de la prensa, a menudo se denuncian los intereses económicos detrás de ella, pero también hay que tomar en consideración los intereses de grupos de poder político que usan la libertad de expresión para amasar apoyo popular mediante la irracionalidad racista, el odio y el miedo. Arizona, Suecia y Francia son los ejemplos más recientes. En los conflictos de Serbia, Croacia, Bosnia y Ruanda, la prensa contribuyó a la violencia y la "limpieza étnica" difundiendo rumores, desinformación e inflamando a los violentos.

En los últimos años Bolivia ha sufrido una "racialización de la política". En efecto, todos los bandos que participan en el combate político han utilizado argumentos y calificativos racistas para captar el apoyo o provocar a los irracionales y violentos. Cierta prensa de ambos bandos ha dado cabida a esta estrategia que ha violentado el escenario político del país. Hoy existen unos programas radiales abiertamente racistas y otros pasquines cargados de insultos raciales. En el pasado reciente, algunos medios de prensa participaron en las provocaciones que desembocaron en violencias en Sucre, Cochabamba y Pando...

Por lo tanto, es evidente que el clima político da cabida a la irracionalidad y al racismo y que la prensa puede ser proclive a enredarse en esa irracionalidad.

En esas condiciones, el legislador requiere mucha lucidez para redactar una ley contra el racismo que no pueda ser manipulada o desvirtuada. Es tan dudosa esta capacidad del legislador, que es posible pensar que el momento actual no es el más propicio para una ley de tal naturaleza…

Sin embargo, la dificultad del repunte del racismo como herramienta política no debe hacernos perder la confianza en la Ley como remedio. Más bien debe alentarnos a elaborar y promover esa Ley, pues Bolivia necesita hoy pacificar su escenario político y siempre necesitó de una política pública en favor de la dignidad de las personas. El racismo es una rémora que impide a la sociedad aprovechar todas sus potencialidades.

Por eso, para que el legislador alcance la lucidez requerida, no veo otra perspectiva que llevar la Ley a la práctica. Felizmente la Ley contra el Racismo tiene todavía que pasar al Senado y luego ser reglamentada. Es decir que hay cabida para el debate y éste está ocurriendo y la sociedad civil está participando.

Pero, para que el debate tenga sentido, es necesario que logre zafarse de la "racialización de la política" y más bien contribuya a que se imponga una racionalidad que repudie el uso político del miedo racista y del oportunismo de un cierto “anti racismo”.

Lamentablemente, cuando el mismo Jefe del Estado acusa de "racista confeso" a algún oponente político o adopta poses de víctima desde la cumbre de su poder, está deteriorando la calidad de ese debate. Y cuando la prensa confunde la libertad de expresión con la libertad al insulto racial, tampoco contribuye al análisis de los dilemas que en verdad existen cuando se busca conciliar la libertad de expresión con la defensa de la dignidad de las personas.

En este ambiente de pasiones espesas, la racionalidad es difícil, pero debemos esforzarnos en imponerla. Para ello, la prensa es indispensable pues es el escenario que necesita la racionalidad.

Por eso, apena la superficialidad de algunas de las contribuciones de los medios al debate sobre la ley contra el racismo. Ante el dilema libertad de expresión vs. racismo es necesario reflexionar y proponer desde lo concreto. En este debate, mantener in-abstracto el concepto de "libertad de expresión" es defender una entelequia contra el cuerpo insultado de las víctimas del racismo.

Desgarrarse las vestiduras y victimizarse no responde al dilema, más bien es añadir histeria a la indolencia. Y además es suicida pues significa caer redondamente en la estratégica provocación de los "anti racistas". Si la prensa, por indolente y miope, pierde el respeto de miles de ciudadanos ofendidos por el racismo, el control por parte del Gobierno será legitimado.

Esta actitud perezosa de la prensa de hoy contrasta con la que tuvo en el pasado cuando dio pruebas de su capacidad de tomar la "libertad de expresión" como un objeto concreto y decidió regularlo con sensatez para reivindicar y promover un importante bien social. Esto ocurrió cuando la prensa disminuyó voluntariamente la difusión de mensajes sexistas y ofensivos hacia las mujeres. Con esa vigilancia, la prensa boliviana contribuyó a producir un cambio en una sociedad paternalista y machista. A nadie se le ocurrió defender el insulto sexista bajo el manto de la libertad de expresión…

Ahora, la prensa podría contribuir a cambiar una sociedad estratificada por privilegios y sometimientos de orden racial y además podría contribuir a pacificar el escenario político nacional, que cada vez vuelve a enredarse en provocaciones y reacciones racistas que dan protagonismo a violentos y oportunistas.

¿No sería esa la actitud proactiva que la prensa debiera adoptar para conservar la libertad de expresión que pretende defender?

*Artículo publicado en el semanario PULSO de Bolivia

 
BALANCES Y PERSPECTIVAS ¡nuevo!

ARGENTINA:
Balance 2016 | Perspectivas 2017
LATINOAMÉRICA:
Balance 2016 | Perspectivas 2017
MUNDO:
Balance 2016 | Perspectivas 2017

ACTUALIDAD

ARGENTINA
La particular elección porteña

LATINOAMÉRICA
El TLC entre China y el MERCOSUR

INTERNACIONAL
El surgimiento de una nueva era

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante abril

DEFENSA
¿Ante una crisis por error de cálculo?

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores