Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

La vergüenza de Bolivia en Shanghái PDF Imprimir E-Mail

Sep-28-10 - por Daniela Espinoza*

La historia de la participación boliviana en la Expo Universal comenzó como un sueño para cientos de expositores y terminó como una auténtica estafa. No en vano, uno de los grupos musicales víctimas del engaño oficial compuso a propósito una canción titulada Un cuento chino.

Como en la canción de la banda El Último Cocalero, en la Expo Universal de Shanghái de este año la presencia boliviana fue un auténtico cuento chino, porque sumó una serie de elementos y enredos verdaderamente insólitos y con características claras de irregularidad y presunta corrupción.

Desde el 2009, el Gobierno, a través de la Cancillería, lanzó una atractiva convocatoria a representantes de diversos sectores, rubros comerciales y regiones para mostrar la Bolivia del proceso de cambio. La idea era que en la principal feria mundial pudiera reflejarse la creatividad y pujanza de un país transformado, que revelara sus particularidades, la riqueza cultural, tecnológica y ancestral, bajo el lema “Comunidades urbanas para vivir bien”.

Fueron muchos los pequeños y medianos empresarios hechizados por los cantos de sirena oficiales, que ofrecían el oro y el moro con tal de atraer a un importante número de expositores. De hecho, se pretendía la participación de cerca de 4 mil productores y mil artistas, como detallaba en su momento la información oficial.

Productores de mermeladas, de textiles, joyería, cafetaleros, artesanos etc., se sumaron inicialmente a la gran caravana nacional con gran entusiasmo, pero acabaron siendo protagonistas de un fiasco sin parangón en la historia de las participaciones bolivianas en eventos de esta naturaleza.

Más de 80 agrupaciones musicales del país, de todos los estilos, fueron convocadas al salón de honor del Ministerio de Relaciones Exteriores para recibir la invitación formal de las autoridades, que como se informó incluiría un convenio en el que el Estado se comprometía a correr con todos los gastos de transporte, alojamiento, alimentación y viáticos, además de realizar las gestiones para cuidar absolutamente todos los detalles técnicos.

Obviamente, los músicos salieron entusiasmados de esa reunión, ante la posibilidad, no frecuente por cierto, de poder llevar su arte a China y de difundirlo de manera masiva, lanzaron una producción especial de 10 mil discos compactos por grupo con composiciones nuevas.

De las muy buenas noticias, se pasó luego a las regulares. Por ejemplo, en otra reunión posterior, se les dijo que debían pagar el costo de la visa a China. Luego, como se debía hacer una escala de tránsito en Estados Unidos, se les pidió tramitar la visa a ese país. Más adelante, recibieron como un balde de agua fría la noticia de que debían pagar por su alimentación durante su estadía en China.

Pese a ello, muchos todavía consideraban su participación, corriendo con dichos gastos por su cuenta. Aparentemente, comenta una de las fuentes de Pulso, músico él, parecía que el objetivo del Gobierno era “desalentarnos luego de habernos entusiasmado tanto”.

Pero no todo quedó ahí. También se les informó que tenían que pagar su alojamiento. De la magnífica oferta inicial sólo quedaron migajas y de las 80 agrupaciones que ya se veían tocando en Shanghái, sólo dos subieron a ese escenario y no necesariamente por el apoyo del Gobierno. Uno de ellos, Wara, que aprovechó una gira por Japón para hacer una breve escala en China. El otro grupo fue Comunidad Sagrada Coca, cuyas integrantes presionaron para viajar porque, con anticipación, la Cancillería había enviado sus equipos y trajes típicos. Una verdadera vergüenza.

En busca de los culpables

Todas las miradas apuntan ahora hacia la ex comisaria del stand boliviano en la Expo Shangai 2010 y ex funcionaria de la Cancillería, Bernardette Calvimonte, sobre quien pesa una denuncia formal por los delitos de uso indebido de influencias e incumplimiento de deberes.

Se conoce que la administración de la Expo Shanghái firmó un primer convenio por un monto de 650 mil dólares para la construcción del pabellón boliviano, cuya extensión alcanza los 640 metros cuadrados; un segundo convenio se firmó con la empresa Goldbase Technology Ltda y su socia en Bolivia, Corporación de Recursos Americanos Ltda, por un monto de 500 mil dólares, que formaron parte de los productos de promoción del stand: gigantografías, producción de videos de lugares turísticos, afiches, entre otros. Hasta la fecha, como se ha podido verificar en el Ministerio Público, Calvimonte no habría rendido cuenta de dichos gastos.

La ministra de Transparencia y Lucha Contra la Corrupción, Nardy Suxo, explicó que otra de las irregularidades que cometió la encargada del stand boliviano fue la firma de contratos con diversas personas, sin un aval para hacerlo de parte de la Cancillería ni del Estado boliviano.

Hasta ahora, la ex funcionaria está en el centro de este curioso huracán que envolvió lo mismo a músicos que a artesanos bolivianos, y que obviamente involucra también al Gobierno, por mas que la Cancillería y el Ministerio de Transparencia hayan adoptado decisiones para sancionar a la responsable.

Asimismo, se sabe de denuncias sobre presunto nepotismo en el manejo del polémico stand boliviano en China. Se dice, por ejemplo, que Bernardette Calvimonte, contrató a dedo a sus dos hijos y a un amigo de uno de ellos y que estaba planificando el traslado de su esposo e hija con el mismo propósito.

El secretario Ejecutivo de la Asociación de Productores Arte Andino, Marco Amurrio Maldonado, denunció en agosto a los medios de comunicación haber sido contratado por Calvimonte para hacerse cargo de la venta de artesanías en la Feria de Shanghái, pero que cuando llegó a China, Calvimonte le impidió su ingreso al stand. Aseguró que él corrió con los gastos del traslado con la promesa de tener un trabajo seguro en la Feria.

Sin embargo, no se conoce la existencia de un contrato de trabajo para el caso de Amurrio ni de otras personas y empresas con las que la comisaria Calvimonte habría arreglado verbalmente, como es el caso de empresas de video, fotógrafos, el museo de la coca, artesanos y muchos otros. Como relatan las fuentes, Calvimonte habría prometido la firma de un contrato conjunto para todas las empresas y artistas que serían enviados a China.

En el caso de las artesanías enviadas, la situación se pone aún más complicada, ya que, según los datos de la Asociación de Productores de Arte Andino, entregaron mercadería por un valor de 639.270.50 bolivianos –enviada en cinco containers junto a la de artesanos de Cochabamba y Santa Cruz– que hasta agosto habrían sido vendidas, pero de las cuales Calvimonte sólo entregó a la Asociación 117.871,96 bolivianos.

Resulta también curiosa otra de las denuncias, que señala que tanto la artesanía como otra mercadería habría sido retirada de la Aduana china como equipaje diplomático de Calvimonte, ya que, aparentemente, la funcionaria no previó realizar los trámites necesarios para hacer efectiva la licencia que permite vender productos en China.

Las denuncias vienen de diversos actores de esta novela. A los reclamos de los músicos, deben sumarse los de los artesanos, empresarios, microempresarios, empleados y demás víctimas de una estafa que ya dio mucho qué hablar.

*Artículo publicado en el semanario PULSO de Bolivia

 

 
BALANCES Y PERSPECTIVAS ¡nuevo!

ARGENTINA:
Balance 2016 | Perspectivas 2017
LATINOAMÉRICA:
Balance 2016 | Perspectivas 2017
MUNDO:
Balance 2016 | Perspectivas 2017

ACTUALIDAD

ARGENTINA
Los próceres y el Bicentenario de la Independencia

LATINOAMÉRICA
Calendario Electoral 2016-2017

INTERNACIONAL
El surgimiento de una nueva era

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante abril

DEFENSA
¿Ante una crisis por error de cálculo?

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores