Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Cuba arrow Cuba: sentido de nación

Cuba: sentido de nación PDF Imprimir E-Mail

Feb-05-08 - por Joaquín Roy*

A punto de cumplirse medio siglo desde el triunfo de la Revolución Cubana, debe pasarse balance acerca de las causas de esta impresionante supervivencia, sobretodo teniendo en cuenta los también revolucionarios acontecimientos de ese tiempo, especialmente en el presente siglo. Teniendo en cuenta que en las dos últimas décadas se desintegró la Unión Soviética, se produjo el ataque del Once de Setiembre, y la invasión y ocupación de Irak, no deja de ser sorprendente, o digno de atención, la permanencia del régimen castrista. Es la hora de preguntarse por las razones.

Al principio de los noventa, durante la redacción de mi libro sobre la lamentable ley Helms-Burton, entrevisté a un experimentado embajador británico que había servido en La Habana durante cuatro largos años a su Majestad Británica y los contribuyentes del Reino Unidos. Los británicos no son de mucho fiar cuando tienen un interés preciso o vital en un tema. Son rigurosamente objetivos en los terrenos que les afectan íntimamente. Son significativamente geniales en establecer normas y procedimientos lúdicos y parlamentarios. De ahí que hayan sido británicos los mejores historiadores sobre España; por eso son los inventores de las inalterables reglas del fútbol, aceptadas en todo el planeta.

Le pedí que me hiciera un "ranking" de las tres o cuatro razones de la supervivencia del castrismo, que ya se aproximaba a cumplir cuatro décadas. La respuesta fue contundente. En primer lugar, que la Revolución Cubana fue "hecha en Cuba", como rezan las etiquetas de numerosos productos que así reclaman su excelencia. En otras palabras, que no fue impuesta por los blindados soviéticos. En segundo lugar, la supervivencia se debía a la irrepetibilidad del líder, ejemplar único en la historia latinoamericana, y a la altura de los principales protagonistas del pasado siglo XX. En tercer y cuarto, el embajador adujo que el mérito también se debía extender a Estados Unidos en cuatro décadas y la unión Soviética, en tres, por ese orden.

Desde entonces he estado sondeando esa explicación y el "ranking" de causas de la resistencia del régimen de La Habana. Las opiniones se muestran divididas acerca del crédito debido a la Unión Soviética (ahora borrada del mapa moral de Cuba) y aparecen disputas sobre la culpa de Washington en aupar al régimen castrista con la errónea política del embargo. La personalidad de Castro levanta pasiones y su labor es ensombrecida por diversos sectores del exilio, que centran todo el "mérito" en el implacable sistema político que deja pocos resquicios para cambios.

Pero una mayoría abrumadora de observadores, tanto en Cuba como en la diáspora, se muestran de acuerdo en atribuir el lugar de honor de la interpretación de la supervivencia al sentido nacional del proyecto, que para unos se convirtió en razón de su existencia y para otros en objetivo de destrucción por haberse desviado del espíritu inicial. El balance muestra que de un país que se había consolidado nacionalmente durante su primer medio siglo convirtiéndose al mismo tiempo en más "norteamericano", se pasó a uno que se empeñó en ser esencialmente cubano, donde la desaparición de la "protección" soviética se ve con cierto alivio.

Significativamente, la huella de la presencia colonial española se reforzó mediante la inmigración, y se convirtió ulteriormente en imborrable nostalgia familiar desde el 59. Junto a la impronta norteamericana y española, el sustrato africano (que se intentó difuminar mediante la inmigración) se fundió con el nuevo sentido nacional.

Esta identidad nacional es compartida por el régimen y la Cuba real, tanto allí como en el exilio, en unas muestras sutiles pero comprobables. No se sabe bien dónde se canta con mayor convicción el himno nacional (incluso en fragmentos tan lamentables como en el resto de las repúblicas latinoamericanas). La entonación de "morir por Patria es morir" es idéntica en la Habana y en Miami. La omnipresencia de la bandera es igual en la Calle Ocho, emblemático centro del exilio cubano, que en la plaza de La Revolución. Gemela es la reverencia (rayana con la santificación) por José Martí en las dos Cubas.

¿Qué quedará de la Revolución, en el caso de un cambio de régimen, por lento o inexorable que parezca? La respuesta reside en la seña de identidad que, más que el régimen totalitario y opresivo, define en última instancia el proyecto revolucionario (reverenciado o vilipendiado): la nación. El mérito, paradójicamente, se deberá a la primera explicación para la supervivencia del sistema fundado en 1959: fue hecho en Cuba.

*Joaquín Roy es Catedrático ‘Jean Monnet' y Director del Centro de la Unión Europea de la Universidad de Miami - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

 
BALANCES Y PERSPECTIVAS ¡nuevo!

ARGENTINA:
Balance 2016 | Perspectivas 2017
LATINOAMÉRICA:
Balance 2016 | Perspectivas 2017
MUNDO:
Balance 2016 | Perspectivas 2017

ACTUALIDAD

ARGENTINA
La particular elección porteña

LATINOAMÉRICA
El TLC entre China y el MERCOSUR

INTERNACIONAL
El surgimiento de una nueva era

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante abril

DEFENSA
¿Ante una crisis por error de cálculo?

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores