Navegador



Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

El “caminado” hacia la paz de Santos PDF Imprimir E-Mail

Ago-16-10 - por Ricardo Bajo H.*

El nuevo Presidente de Colombia se ha preocupado por hacer pública su “obsesión” de devolver la paz a su país luego de casi medio siglo de guerrillas, paramilitares y narcotráfico. Su primer paso ha sido enfriar las tensiones con Venezuela, pero los verdaderos obstáculos están dentro de casa.

Asumió el nuevo presidente de Colombia, Juan Manuel Santos y las relaciones con Venezuela se restituyeron. Chávez visitó Colombia este martes (fue recibido con fervor en un barrio popular de Santa Marta) y se entrevistó con Santos en el Caribe colombiano para volver a poner a dos países hermanos (y bolivarianos) cara a cara y en paz. Por encima de disputas ideológicas, Colombia y Venezuela se necesitan mutuamente, especialmente en el campo de la economía. Los últimos ocho años del gobierno de Uribe han traído una caída estrepitosa de las ventas de productos colombianos hacia Venezuela (de 8.000 millones de dólares a 1.500 millones). Pasada la “locura belicista” de Uribe (como la llama el chavismo en Caracas), llega la hora de recomponer las relaciones, concentrarse en la economía y sobre todo reducir la enorme brecha social de desigualdad en Colombia, como lo admitió el propio presidente del Congreso colombiano en la asunción de poder de Santos el pasado sábado en Bogotá, bajo la lluvia.

Juan Manuel Santos, cuyo tío abuelo fue uno de los 58 presidentes que ha tenido Colombia en toda su historia, quiere pasar a los libros como el presidente que trajo la paz después de medio siglo de violencia política, narcotráfico y paramilitarismo. Si Uribe dejó la guerra, Santos quiere parir la paz, dicen sus allegados. El atentado con coche-bomba del pasado jueves en Bogotá (que extrañamente nadie se atribuyó, por lo menos hasta la noche del viernes) es la primera prueba de fuego ante el enorme desafío de iniciar un proceso de paz en Colombia por parte de la administración Santos.

No deja de ser “extraño” que cuando se respiraba un aire de tranquilidad, seguridad y confianza a la entrada del nuevo gobierno en Colombia se presente el atentado posiblemente contra la Radio Caracol. Ya se especula con “fuerzas oscuras” interesadas en dañarle el “caminado” (como dicen en Colombia) a Santos. Incluso los más atrevidos se acuerdan de los falsos atentados realizados por miembros de la fuerza pública en la era Uribe, intentando sabotear los anhelos “pacificadores” del entonces flamante Presidente.

Aparte de estas disputas al interior del “oficialismo”, uno de los obstáculos para la paz será convencer al pueblo colombiano de la posibilidad remota de éxito. “Y especialmente será necesario revertir una opinión pública favorable a una salida militar y, subsecuentemente, escéptica frente a una negociación de paz, promoviendo mecanismos que permitan participar a las organizaciones de la sociedad civil”, dice Camilo Andrés Tamayo, investigador del Centro Investigación y Educación Popular-Programa por la paz de Bogotá.

El proceso de paz debe también conllevar señales de la guerrilla: las FARC, a través de su líder, Alfonso Cano, manifestaron su opinión favorable al diálogo, pero toda Colombia espera gestos como la liberación de los secuestrados (“retenidos”, en jerga insurgente). Y no sólo existe la guerrilla en armas: una solución negociada debe tener en cuenta todos los factores de violencia. “Con los paramilitares y, ante todo, con los factores de poder regional que los respaldan, debería ‘negociarse’ junto a la sociedad civil temas tan polémicos como es el caso del problema agrario y de tenencia de la tierra. Al mismo tiempo es necesario plantear alguna solución eficaz al narcotráfico, problema que alimenta la guerra”, añade Tamayo.

Unasur, estratégica

¿Y qué función pueden tener Sudamérica y la comunidad internacional en este proceso de paz? Walter Pomar (secretario ejecutivo del Foro de San Pablo y responsable de relaciones internacional del gobernante Partido de los Trabajadores de Brasil) coloca la ficha de la Unasur en este tablero, no sin antes alabar el primordial papel desempeñado tanto por Lula Da Silva como por el secretario general de la unión, Néstor Kirchner, en la tramoya de la recomposición de relaciones entre Colombia y Venezuela: “la mejor cosa que pueden hacer las FARC en este momento es anunciar su disposición de hacer un acuerdo de paz. Y para dejar claro que están hablando en serio, liberar a las personas que mantienen en su poder y declarar un alto el fuego unilateral, y estar dispuestos a aceptar una mediación externa, que bien pudiera ser de la Unasur”.

Esta “internacionalización” del proceso (la paz en el Ulster irlandés también tuvo como “invitados” a distintas personalidades de EEUU y Sudáfrica) deberá estar acompañada con una política exterior de Colombia que restablezca las relaciones con sus vecinos y fortalezca la conexión con América latina.

La duda, sin resolver en este panorama de política ficción y escenarios imaginados (no tanto, pues Santos ya le ha dicho a Uribe que tarde o temprano hablará con la guerrilla), es adivinar el papel que pueda desempeñar la administración Obama y los poderes fácticos detrás de la Casa Blanca. El papel estadounidense (con sus siete bases militares en territorio colombiano) en el proceso de paz es una incógnita mayor después del discurso de Santos el sábado 7, pues sorprendentemente el Presidente entrante habló de América latina pero no mencionó ni una vez a la potencia del norte, ni el TLC, ni la extradición, ni la política antidrogas. ¿Podrá Washington “entrometerse” en la obsesión de Santos?

“Los que conocen a Santos saben que firmar la paz de Colombia es su obsesión, pero fue sorprendente que desde el primer día en su discurso metiera este tema tan espinoso en la agenda”, dice Juanita León, periodista fundadora de La Silla Vacía, un medio digital “independiente” que acostumbra a desvelar los entretelones de poder en Colombia. “También causó sorpresa el regreso a la Constitución de Santos, volviendo a exaltar de nuevo la Carta del 91’: el respeto a las minorías, el Estado Social de Derecho, los contrapesos, la descentralización…; temas que Uribe había despreciado, volvieron a ser los ejes –por lo menos formales– del nuevo Gobierno”, añade León en su web www.lasillavacia.com.

El nombramiento de Angelino Garzón como vicepresidente de Santos, un viejo militante sindicalista y ex miembro de la Unión Patriótica (el partido que lanzó la guerrilla en los años ochenta en un intento de hacer política, “experimento” bañado en sangre con más de 3.000 asesinatos de sus miembros) junto al de la nueva Canciller (María Ángela Holguín) de buena relación con Chávez por su paso por la Embajada colombiana en Caracas soplan también a favor de los esperanzadores vientos en el país de Santander, “Gabo”, Carlos Vives, Juanes, el “Pibe” Valderrama y Shakira. Sin olvidarse en este modelo de negociación de las soluciones a plantearse ante las numerosas víctimas del conflicto armado que ha vivido el sufrido pueblo colombiano por más de 40 años.

Como se puede ver, muchos y poderosos son los obstáculos a vencer en el largo “caminado” hacia la paz en Colombia.

*Artículo publicado en el semanario PULSO de Bolivia

 
GLOBAL TRENDS 2035
¡nuevo!


EL MUNDO EN 2035

ACTUALIDAD

ARGENTINA
El concepto de la reforma laboral

LATINOAMÉRICA
La elección de Venezuela y sus efectos políticos

INTERNACIONAL
Un mundo tenso e incierto

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante septiembre

DEFENSA
El debate sobre defensa y seguridad

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores