Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

El narcotráfico vuelve a manchar la imagen de Bolivia PDF Imprimir E-Mail

Jun-22-10 - por Daniela Espinoza*

Los países vecinos están preocupados por la creciente producción de cocaína en el país y la constatación de que gran parte de ésta –que se exporta a los mercados europeos– sale a través de puntos ubicados en la extensa frontera boliviano-brasileña y en menor medida a través de Argentina y Chile.

Aumenta la producción y las incautaciones de cocaína y marihuana; se multiplican los cultivos de hoja de coca ilegal en los Yungas de La Paz y en el Chapare; crece el consumo interno de drogas; aparecen muertos sicarios de origen serbio y el propio Gobierno reconoce la presencia de organizaciones de narcotraficantes de Brasil, Colombia, Perú y México en Bolivia. Con todos esos antecedentes, no es arriesgado concluir que el narcotráfico ha encontrado en el país condiciones de inseguridad y descontrol óptimas para desarrollar sus ilícitas actividades.

La amenaza de las mafias de la droga, que tan sólo en México durante los últimos cuatro años ha causado la muerte de más de 20 mil personas, se ha convertido en uno de los principales dolores de cabeza de un Gobierno que no sabe cómo equilibrar la responsabilidad de imponer la autoridad y tolerar la existencia de cultivos de coca en zonas dominadas por organizaciones sociales afines al MAS.

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN), Félix Molina –basándose en informes de Inteligencia– admite el crecimiento no sólo del narcotráfico en el país sino también del consumo de estupefacientes, pero niega que se hubieran instalado en Bolivia organizaciones internacionales, asegurando que se trata de clanes familiares conformados en su mayoría por bolivianos, colombianos, peruanos y ecuatorianos. “Lo que existe son clanes familiares que trabajan en la producción, acopio, transporte y comercialización de droga”, añade.

Sin embargo, un reporte del periódico El Tiempo de Colombia da cuenta de un operativo realizado por la DEA en Liberia, en el cual se logró confiscar cuatro toneladas de droga de las cuales media tonelada provenía de Bolivia. El operativo permitió identificar una red delincuencial conformada por integrantes de Al Qaeda y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

A la situación crítica en lo interno, debe sumarse el hecho de que los países vecinos han comenzado a encender las luces de alarma, tras la constatación de que gran parte de la cocaína y de la marihuana producida en Bolivia y Perú que se exporta a los mercados europeos, particularmente a España, sale a través de puntos ubicados en la extensa frontera boliviano-brasileña.

Al respecto, el gobernador de Sao Paulo y actual candidato a la Presidencia de Brasil, José Serra, denunció la pasividad e incluso la “complicidad” de autoridades bolivianas en la creciente salida de drogas hacia Brasil.

La denuncia de Serra, difundida ampliamente en medios brasileños como la revista Veja, que realizó una exhaustiva investigación periodística al respecto, primero fue rechazada por el Gobierno boliviano y cuestionada por el de Brasil, bajo el argumento de que se estaba politizando un tema delicado. Sin embargo, desde Bolivia el agregado policial brasileño, Clovis da Silva, confirmó al periódico La Razón que el crecimiento del narcotráfico hacia su país era evidente.

La preocupación ha llegado a tales niveles que gobiernos como el de Chile, por ejemplo, consideran la posibilidad de reforzar el control de sus fronteras con Bolivia y Perú para evitar que el tráfico de cocaína siga llegando a las principales ciudades de ese país.

En una visita realizada al país, el director General de la Policía del Perú, Miguel Hidalgo Medina, confirmó que además de droga, armamento bélico ingresa por las fronteras peruanas a territorio boliviano. Hidalgo aseguró que policías de Inteligencia de su país visitarán Bolivia para intercambiar información para combatir el narcotráfico y el tráfico de armas. Asimismo, negó que en su país se hubieran instalado cárteles del narcotráfico, pero reconoció la presencia de clanes familiares conectados con organizaciones internacionales.

El Director de la FELCN, Félix Molina, confirmó la versión, argumentando que un 46 por ciento de la droga incautada en 2009 tenía como origen Perú.

El temor llega hasta Europa, hoy por hoy uno de los mercados más importante para la droga de Bolivia, mientras que Estados Unidos, cuyos organismos de inteligencia y control de narcotráfico dejaron de operar en el país por decisión del Gobierno boliviano, parece mirar de palco una situación que tiende a empeorar a medida que pasa el tiempo.

En efecto, fuentes diplomáticas europeas aseguraron a Pulso que hay una sincera preocupación de parte de sus gobiernos por el tema, sobre todo por cómo podría afectar la estabilidad boliviana. Sin embargo, las intenciones de ayuda tropiezan con la falta de recursos y la poca posibilidad de contar con sistemas especializados para la materia como los que tiene Estados Unidos a través de la DEA.

“Vemos de parte del Gobierno una posición algo vaga al respecto. Si bien hay un sector que está muy preocupado, hay otro que parece no querer afectar a la principal fracción que llevó a la Presidencia a Morales, como son los cocaleros”, añadió la fuente a tiempo de advertir que es importante que las autoridades tomen acciones urgentes para cerrar fronteras al ingreso de posibles cárteles que traen consigo mayor delincuencia.

Sin la presencia de la DEA, Bolivia no cuenta con sistemas de información que le permitan hacer frente a un negocio ilícito que mueve miles de millones de dólares en el mundo y que, como ocurre en México y en Colombia, es capaz de desafiar el poder del Estado en vastas zonas de su geografía.

Si bien según reportes oficiales se puede verificar que el Gobierno de los Estados Unidos continúa prestando, aunque de manera reducida, ayuda a Bolivia por un monto de 22 millones de dólares para tareas de interdicción, la ausencia de la DEA determina la imposibilidad de contar con una entidad encargada de desmantelar a las organizaciones de narcotraficantes más poderosas que operan dentro de nuestras fronteras y que, sin duda, debilitan la seguridad nacional. La DEA tiene, además, la capacidad para rastrear el movimiento internacional de las drogas ilegales.

Según expertos en el tema antinarcóticos, el apoyo de la agencia antidroga a Bolivia se tradujo –en sus 35 años de permanencia en el país, desde 1964– principalmente en información de inteligencia sobre la actividad delictiva, pero también en capacitación permanente al personal de la FELCN en nuevas formas de traslado de droga, reacciones de los traficantes “tipo” y una serie de experiencias de combates contra el flagelo en otros países.

Al respecto, el director de la FELCN, Félix Molina, asegura que los oficiales de Policía que trabajan en la FELCN continúan recibiendo capacitación en dichas tareas. Molina, si bien admitió el incremento de la producción de cocaína en el país, cree necesario destacar también la que considera como “exitosa” tarea de interdicción que, desde 2005 hasta hoy, ha crecido mucho. “De enero a junio se secuestró un total de 665.808 kilos de sustancias sólidas y 1.196.086 litros de productos líquidos que se emplean en la elaboración de pasta base de cocaína”, añade.

Asimismo, señala que en lo que va del año han sido destruidos un total de 13 laboratorios de cristalización, 2.646 fábricas que tenían 3.766 pozas de maceración y se detuvo a 1.744 personas, en su mayoría bolivianos.

*Artículo publicado en el semanario PULSO de Bolivia

 
BALANCES Y PERSPECTIVAS ¡nuevo!

ARGENTINA:
Balance 2016 | Perspectivas 2017
LATINOAMÉRICA:
Balance 2016 | Perspectivas 2017
MUNDO:
Balance 2016 | Perspectivas 2017

ACTUALIDAD

ARGENTINA
La particular elección porteña

LATINOAMÉRICA
El TLC entre China y el MERCOSUR

INTERNACIONAL
El surgimiento de una nueva era

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante abril

DEFENSA
¿Ante una crisis por error de cálculo?

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores