Navegador

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Bolivia arrow Bolivia: Pichón de Evo

Bolivia: Pichón de Evo PDF Imprimir E-Mail

Abr-22-10 - por Óscar Díaz Arnau*

Eseban Urquizu sucederá a su tía y rival política, Savina Cuéllar, en la gobernación de Chuquisaca. Le costó convencer al Presidente de que él era el mejor candidato para el MAS. Con 29 años, será el gobernador más joven del país. Asegura que el mensaje de su gestión será “de reencuentro” en un departamento herido por las diferencias.

Duerme entre dos y tres horas al día. Le preocupa la elección de su equipo más cercano y lo que le quita el sueño es su propósito de trabajar con todos los sectores sociales, rurales y urbanos, sin excluir a nadie. “Tenemos que aprender a levantarnos temprano, como el Presidente del Estado Plurinacional, y aprender a trabajar hasta altas horas de la noche”.

De sabiduría forjada en las horas interminables del sacrificio, este campesino que hace apenas 16 años voceaba desde la ventanilla de un trufi en Sucre, se apresta a sentarse en el sillón principal del Gobierno Departamental de Chuquisaca. Esteban Urquizu Cuéllar, con 29 años recién cumplidos, será el gobernador más joven del país.

A pesar de su ejemplo apenas si tuvo la venia del presidente Evo Morales, que para definir su candidatura esperó hasta último momento que convencieran a una abogada reconocida en el medio, Virginia Kolle, letrada, culta, el lado opuesto al sencillo hombre de campo que es Urquizu. Finalmente se impuso la opción “b” y, en las elecciones, el humilde tarabuqueño nacido en la comunidad de Ichupampa le torció el brazo a Evo con una votación contundente, en la que aventajó con casi 20 puntos al fuerte candidato opositor, el líder cívico Jhon Cava.

Ahora no duerme tranquilo.

A las 7.00 hace frío pero esto a él no le mueve un pelo, no es nada habiendo iniciado cada jornada de su niñez a las dos de la madrugada: “Yo en el campo con mis padres me levantaba, obligado, en este tiempo de cosecha, (a las) dos de la mañana. A cortar el trigo, a cortar la cebada”. Y advierte que sus funcionarios que no trabajen de esa manera, “bueno, obligados, yo quiero decirles, tendrán que descansar y, finalmente aprender a trabajar por el departamento”.

El ritmo de su frase, la dicción, las constantes recaídas en la falta de concordancia de género, hasta el tono de voz es prácticamente idéntico al de Evo Morales. La saga continúa: los dos últimos ganadores de las elecciones departamentales tienen origen quechua y pertenecen, aunque entre desavenencias, a la misma familia. Urquizu es sobrino de la prefecta Savina Cuéllar; ambos llegaron a la Asamblea Constituyente con el MAS y luego, por este partido, se distanciaron. Hoy, él divide las aguas. Dice que la familia está por encima de todo. “Ser autoridades es pasajero, no es definitivo; tampoco vamos a odiarnos si, como seres humanos, todos vamos al mismo lugar”.

Está en su casa, la Federación Única de Trabajadores de los Pueblos Originarios, el bunker del MAS en el residencial Barrio Petrolero antes de afincarse en el centro político de Chuquisaca, en la gobernación. Se siente cómodo y los valores le fluyen a medida que avanzan los minutos; valores que incluyen una religión –“soy católico”– y una creencia, o más de una, heredada de sus ancestros –“creo en Dios y creo en la Pachamama”.

Tiene la enseñanza fácil, el don de la transmisión del conocimiento que se le fue adhiriendo al cuerpo por ósmosis. De allí su moderna capacidad de desdoblarse y referirse a sí mismo como un tal “Esteban Urquizu”, el muchacho que en la escuela cursó hasta el quinto básico, “por muchas necesidades, por muchos problemas”. Aunque se apresura a desmitificar su situación –buen hijo, corre a abrazar el cariñoso descuido de sus padres–: “eso no implica nada, de alguna manera Esteban Urquizu, después de la escuela, trabaja por los departamentos de Santa Cruz, de Cochabamba y de Chuquisaca”.

De un salto va dejando atrás la niñez del voceador de trufi, del cargador de bolsas “de señoras” en los mercados para adentrarse en el hombre madurado antes de tiempo. “¡De qué no he trabajado yo!”. En su comunidad, junto a su familia, sembró trigo y cebada. En Saipina, Santa Cruz, fue carbonero y después, zafrero; por 20 bolivianos al día cavaba papa. Hasta 24 toneladas de caña de azúcar castigaban su espalda y la de otros cuatro en el oriente. Tronquero en el monte, arenero y ripiero en la represa de Comarapa, cargó bolsas de cebollas por Bs 1,20 la unidad. Albañil, contratista. Fue, fue… Fue aprendiendo de la vida al tiempo que ésta le ofrecía esos dulces irresistibles que te motivan a seguir adelante: una esposa, una niña de cuatro años y dos cerezas para la torta, gemelos, varón y mujer, de seis meses.

Como Evo, se inició en la “universidad de la vida” como Secretario de Deportes. Como el Presidente, se mimetiza en el personaje y no hay quien lo pare. “Yo siempre digo: Aquí no es peguear nomás, aquí no es sólo por ganar, aquí primero es el trabajo”. Cuando se le pregunta por quiénes lo acompañarán en su nuevo desafío, confiesa que esto “evidentemente me preocupa”. No tarda en reconocer que a su entorno le falta experiencia, uno de los puntos flacos de los todavía advenedizos masistas: “En algún momento yo discutía: ‘Caray, yo conozco a muchos dirigentes, ex dirigentes que son buenos, malos, pero, en cuanto a profesionalismo, que nos puedan acompañar, (tienen) poco conocimiento’”.

La responsabilidad lo abruma, pero “voy a poner el hombro, todo el esfuerzo que tengo”. Con proyectos de joven soñador: “¿Por que no podemos crear un trabajo de apertura de caminos vecinales?”. Así dice que respondería con empleo al comportamiento voluble del agro y evitaría la migración del campesino.

Caminos, agua y electrificación serán sus prioridades. De todos modos no deja de mencionar las eternas ambiciones de los capitalinos, que, por lo demás, han sido promesas de campaña hasta del presidente Morales: el nuevo aeropuerto internacional, la construcción de una termoeléctrica, el proyecto Sasanta-Yurubamba para asegurar la dotación de agua a Sucre. “Llevaremos adelante tal como nos hemos comprometido”.

“Quienes han votado por mí, quienes no han votado por mí, yo quiero decirles: igual trabajaremos por el departamento”. Es como si estuviera hablando Evo Morales. Los mismos gestos, las mismas cadencias, la misma tonalidad. “No hay resentimiento, no hay diferencias sino, al contrario, el mensaje ya no es de odio, de rencor, de división, el mensaje es de unidad, de reencuentro entre el campo y la ciudad. Entre todos, sacaremos adelante el departamento de Chuquisaca”.

Así, de refilón, alude a los acontecimientos del 24 de mayo de 2008, cuando las manifestaciones de segregación evidenciadas en tiempos de la Asamblea Constituyente tocaron fondo con la vejación de citadinos a campesinos en las puertas de la Casa de la Libertad.

Todavía atraviesa por la etapa del aturdimiento post electoral. No se le pida mucho orden, es demasiado joven, está desbordado por la victoria. Lo suyo, eso sí, pasa por las enseñanzas de vida, la mayoría de las veces entregadas en dosis minúsculas; lecciones al fin: “como constructor, mi primera preocupación era cómo cumplo; si cumplo a mi debido momento, estoy feliz, porque estoy cumpliendo. Ahora, con mi departamento, de igual forma”.

Afecto a los dichos y a las frases hechas como: “nada es fácil en la vida”, Esteban Urquizu está consciente de que su etapa de gobernador seguramente no será cómoda. “También aprenderé sufriendo”.

*Artículo publicado en el Semanario PULSO de Bolivia

 
BALANCES Y PERSPECTIVAS ¡nuevo!

ARGENTINA:
Balance 2016 | Perspectivas 2017
LATINOAMÉRICA:
Balance 2016 | Perspectivas 2017
MUNDO:
Balance 2016 | Perspectivas 2017

ACTUALIDAD

ARGENTINA
La particular elección porteña

LATINOAMÉRICA
El TLC entre China y el MERCOSUR

INTERNACIONAL
El surgimiento de una nueva era

EVOLUCIÓN SOCIOPOLÍTICA
Balance de la conflictividad social argentina durante abril

DEFENSA
¿Ante una crisis por error de cálculo?

OPINIÓN PÚBLICA
Seguimiento de intención de voto a presidente (Dic 2013 - Nov 2015)

OPINIÓN
Proyección del bicentenario de Chacabuco

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores