Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Honduras arrow La expectativa por Mujica

La expectativa por Mujica PDF Imprimir E-Mail

Feb-26-10 - por Rosendo Fraga

El nuevo Presidente de Uruguay, además de ser un ex guerrillero, político y haberse desempeñado con éxito al frente del Ministerio de Agricultura y Ganadería de su país, es un hombre que tiene un lenguaje llano, directo y sencillo, que le permite una comunicación directa con los sectores populares.  

Hasta se podría decir que tiene un estilo campechano, más cercano al campo que a la ciudad. La paradoja es que su apoyo electoral es el de la gran ciudad, Montevideo, y en cambio es mucho más débil en el interior del país, como lo mostró el resultado de la segunda vuelta. Ganó claramente en la Capital, pero perdió en casi todo el interior.  

Su triunfo tiene un componente importante de su antecesor, ya que Tabaré Vázquez termina como el Presidente con mayor popularidad desde que se realizan encuestas en el Uruguay. Además, su Vicepresidente (Astori), quien fuera ministro de Economía del gobierno que finaliza, aporta la experiencia de gestión económica que puede faltarle a Mujica.  

Bajo el gobierno de Mujica, es probable que el país continúe el progreso y crecimiento económico del país iniciado en los periodos anteriores.  

Pese a su pasado como guerrillero tupamaro, ha sabido dar señales de conciliación y continuidad.

Posiblemente cambie algo en estilo del Presidente, pero no las grandes líneas de gobierno. En términos concretos, es claro que Mujica se moverá más cerca de Lula que de Chávez como modelo.  

El éxito de Brasil traerá consecuencias positivas para el país durante el gobierno de Mujica, quien además parece entender perfectamente la importancia de atraer inversiones y mantener las reglas de juego, diferenciándose claramente en esto de Argentina.  

En cuanto a la Argentina, si bien Mujica ha intentado con su intervención personal resolver el conflicto del corte en Gualeguaychu por Botnia, no lo ha logrado.  

Durante su mandato se conocerá el fallo de la Corte Internacional de La Haya sobre este conflicto y este puede ser un momento de tensión.  

Ideológicamente, su relación con el kirchnerismo debería ser buena, pero también es cierto que su política para atraer inversiones de Argentina puede generarle algún problema con el actual gobierno argentino. 

Mujica es la oportunidad de la Argentina para dejar atrás los roces por las papeleras: la cuestión es que sepa utilizarla.