Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

Los valores del Martín Fierro 

La tragedia de los rugbiers de Villa Gesell que bien puede calificarse como "homicidio en banda", es cuestionada por nuestro poema nacional.

Martin_fierro_1894_1.jpg

 

Reseñas anteriores:

Parar la pelota. 

Perón íntimo

Julio Argentino Roca. Un lugar incómodo en el pensamiento nacional 

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow La cultura iberoamericana y el mundo

La cultura iberoamericana y el mundo PDF Imprimir E-Mail

Ene-21-08 - por Rosendo Fraga

La realización anual de las Cumbres de Jefe de Estado de Iberoamérica -como la realizada el año pasado en Santiago de Chile, cuando el dicho del Rey Juan Carlos a Chávez porqué no te callas adquirió repercusión mundial- hace conveniente una reflexión sobre la significación de la cultura ibérica no sólo para nuestro continente, sino para el mundo durante los últimos cinco siglos.

La llegada de los españoles a América en 1492 -la fiesta nacional de España se celebra por esta razón el 12 de octubre-, la de los portugueses a la India en 1498 y a Brasil en 1501, tuvieron conmemoraciones por sus 500 años que llevaron a reflexiones profundas sobre la entidad, características, rol y destino del mundo iberoamericano.

Iberoamérica es ante todo una dimensión histórico-cultural, más que una política, económica o social.

Hace cinco siglos las carabelas ibéricas surcaban los mares en todas las direcciones, abriendo las puertas y extendiendo las fronteras del mundo moderno. Fueron los agentes eficientes del mundo como hoy lo conocemos.

Pero el mundo iberoamericano, centrado en Europa y América, a veces puede recurrir a una mirada histórica para reconocer las huellas de la cultura ibérica fuera de estos continentes, y para lo cual la historia es un instrumento eficaz.

Tal es el caso del Asia, continente en el cual en los siglos XVI y XVII, la presencia ibérica fue relevante. En 1498, Vasco de Gama llega a la India y la presencia portuguesa en sus enclaves en esta parte del mundo constituirá la avanzada de occidente, hasta que el empuje comercial holandés primero y el imperio inglés luego, van desplazando a los portugueses.

Este impulso portugués hace que en 1513 Francisco Serrano llegue a Mindanao en las Filipinas; pocos años después otro portugués -pero esta vez al servicio de España- Fernando de Magallanes, desembarca en este archipiélago.

En 1565 se inicia la conquista de las Filipinas por los españoles, que en su etapa inicial les llevará una década. La presencia española se mantendrá en las islas durante más de tres siglos y las huellas culturales son innegables, especialmente por los apellidos de origen español que llevan sus dirigentes y su población y que la influencia norteamericana no borró.

El África tampoco fue ajena a la influencia ibérica. Y no sólo lo fue en el norte del territorio de este continente, donde se prolongó hasta entrado el siglo XX la lucha entre cristianos y moros de la península ibérica en Marruecos y Sahara. En el África Negra, la presencia portuguesa en territorios como los de Angola, Guinea y Mozambique se mantuvo hasta el último tercio del siglo XX, mientras que España lo hizo en la Guinea Ecuatorial hasta los años setenta del pasado siglo.

Hay un momento entre los siglos XVI y XVII en el cual el mundo ibérico se unifica en una sola entidad política: la unificación de las coronas entre 1580 y 1640. Un mismo Rey gobierna España y Portugal durante 60 años.

El momento de España como primera potencia mundial ya ha pasado por su máximo esplendor con Carlos V y la presencia española en Europa ha tenido que ceder en Flandes y en el norte de Italia, a la vez que la Europa Central ha recuperado su autonomía política, iniciando el camino hacia lo que después sería el imperio austríaco.

Ha pasado ese momento del impulso de la contrarreforma que hoy, al comenzar el siglo XXI, nos permite ver iglesias de similar arquitectura, construidas en Praga y en México en la primera mitad del siglo XVI.

Pero la unificación de las coronas -un momento no muy feliz en la memoria portuguesa-, permitió, aunque sólo fugazmente, un mundo ibérico unificado en los cuatro continentes -Europa, América, Asia y África- y extendiéndose por los tres océanos, Atlántico, Pacífico e Índico.

Es cierto que la impronta cultural ibérica caló más profundamente en América que en Asia y África. Pero también lo es que en el mundo se establecían muchas relaciones que hoy han desaparecido.

Entre los siglos XVII y comienzos del XIX, las Filipinas dependían del Virreinato de México y no directamente de España (en esos momentos México incluía también gran parte del actual territorio norteamericano).

En este mismo período, el África portuguesa dependía más de Brasil que de la metrópoli. En esos momentos los hijos de los reyes africanos se educaban en las ricas ciudades del norte del Brasil.

En mucha menor dimensión, la actual presencia chilena en la Isla de Pascua es un vestigio de la proyección española hacia el Pacífico y durante la breve existencia del Virreinato del Río de la Plata, la Guinea Española dependió de Buenos Aires y no directamente de Madrid.

La interacción de este mundo fue múltiple y compleja. Por ejemplo, que habitantes de la Argentina, Paraguay y Uruguay se encontraron -a comienzos del siglo XVII- combatiendo contra los holandeses en el Norte del Brasil.

Magallanes, un portugués navegando al servicio de España, fue el primero que dio la vuelta al mundo, aunque no vivió para ver su proeza. Su viaje por los cuatro continentes es un claro ejemplo de lo que significó el esfuerzo ibérico hace cinco siglos.

Al comenzar el siglo XXI, el incremento del fenómeno hispano en los EEUU ha dado una nueva y especial proyección de la cultura iberoamericana, cuya influencia es creciente en la primera potencia del mundo.

La perspectiva de que el mundo ibérico se extendió por los cuatro continentes y los tres océanos, tiene una dimensión histórica y cultural que es conveniente reconocer como contribución al conocimiento y comprensión del mundo iberoamericano de hoy, que tiene en la Cumbre anual de Jefes de Estado su expresión política más relevante.

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

SITIOS WEB RELACIONADOS !! (NUEVO) 

WEB ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS

     WEB SITIO "ROCA HOY"      

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores