Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

Los valores del Martín Fierro 

La tragedia de los rugbiers de Villa Gesell que bien puede calificarse como "homicidio en banda", es cuestionada por nuestro poema nacional.

Martin_fierro_1894_1.jpg

 

Reseñas anteriores:

Parar la pelota. 

Perón íntimo

Julio Argentino Roca. Un lugar incómodo en el pensamiento nacional 

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow ¿Puede ser Chávez otro Kaddafi?

¿Puede ser Chávez otro Kaddafi? PDF Imprimir E-Mail

Ene-15-08 - por Rosendo Fraga

En los años ochenta, el presidente libio Muammar Kaddafi era considerado el actor internacional más peligroso por parte de Washington.

Promediando el segundo mandato de Reagan, tuvo lugar un ataque de la Fuerza Aérea americana contra uno de los palacios del líder libio, con el objetivo explícito de eliminarlo.

Hubo muertos y heridos -incluidos familiares de Kaddafi-, pero éste salió ileso porque no estaba en el lugar. La información americana había fallado, pero además el presidente libio, consciente de que esta operación era inminente, pernoctaba en distintos palacios, decidiendo a último momento a cuál de ellos iría.

Crece políticamente a comienzos de los años setenta, impulsado por el aumento del precio del petróleo y asumiendo posiciones terceristas al estilo de Nasser, para terminar convirtiéndose en la mayor amenaza terrorista para los EEUU en los años ochenta.

La conexión libia con importantes atentados -como el derribo aviones con cientos de pasajeros-, fue la opinión dominante en los servicios de inteligencia occidentales en esos años.

Todavía en los años noventa, al iniciar Clinton su segundo mandato, la plataforma bipartidaria de política exterior que había sido redactada por la entonces Secretaria de Estado, Madeleine Albright, sostenía como un objetivo prioritario contener los regimenes rojos (el color determinaba la peligrosidad), mencionando en aquel entonces a Irak, Irán, Libia y Corea del Norte.

Estos mismos países son los mencionados en la dialéctica del eje del mal de Bush, posterior al atentado de las Torres Gemelas de 2001.

Pero Kaddafi hoy, después de ser la mayor amenaza para Occidente por su apoyo al terrorismo internacional, ha recompuesto sus relaciones con Washington, logrando importantes compras militares en países de la OTAN como Francia, negociando también tecnología nuclear con Sarkozy y acaba de ser recibido como un presidente amigo en varias capitales europeas.

Es posible que la suerte sufrida por los talibanes primero y Saddam Hussein después, haya influido en el giro adoptado por el presidente libio en los años recientes.

Dado el rol asumido por Chávez en América Latina, cabe preguntarse si no es posible, en el futuro, un giro como el realizado por su colega libio.

Hay algunas similitudes entre ambos. Los dos son Coroneles del Ejército, que terminan con regimenes políticos impopulares. Ambos tienen al nacionalismo como fuerza político-ideológica en sus inicios. Recurren a ideas de izquierda de acuerdo a las necesidades tácticas, más que por verdaderas convicciones. El incremento del precio del petróleo juega un factor importante en el proceso que les permite consolidar el poder en la etapa inicial. Su personalidad es llamativa en términos internacionales, con algunas actitudes que pueden ser consideradas extravagantes y que generan atención en la prensa internacional. En los dos casos, el discurso contra EEUU juega un rol importante en la construcción política interna y, sobre todo, en la proyección internacional que ambos adquieren. Además, ambos han sufrido intentos de desestabilización de distinto tipo, provenientes desde el exterior.

Pero hay diferencias importantes. Una de ellas es el momento histórico, ya que Kaddafi es un producto del mundo de la guerra fría, mientras que Chávez lo es del mundo posterior a la caída del muro. Otra es la ubicación geográfica del país, ya que en América Latina la influencia política y cultural de los EEUU es muy fuerte y no lo es en los países árabes del Norte de África. Kaddafi nunca tuvo que tolerar formas de gobierno democráticas y, en cambio, Chávez sí. Los medios de comunicación independientes y las clases medias activas son fenómenos existentes en Venezuela, pero no en Libia. El liderazgo de Kaddafi no permite matices dentro de sus seguidores y subordinados, mientras que en el caso de Chávez la cuestión es más compleja, como lo muestra la disidencia del último ministro de Defensa y la lucha por la sucesión que se insinúa bajo él desde que el referéndum frenó el ímpetu de la reelección indefinida.

Chávez comienza en sus primeros años como un típico líder populista latino-americano, que parecía tener muchas semejanzas con el Coronel Perón de los años cuarenta, quien tuvo una relación especial con Kaddafi en su breve tercer periodo de gobierno entre 1973 y 1974, justo en el momento en el cual el líder libio se transformaba en figura internacional.

Después de su última reelección a fines de 2006, comienza el giro hacia el Socialismo del Siglo XXI por parte del líder venezolano, adoptando fórmulas marxistas y dejándose influenciar más por Fidel Castro.

Este giro, en mi opinión, ha sido causa central de la derrota de Chávez en el referéndum y de ciertos síntomas de disidencia dentro de sus mismos seguidores.

Así como el populismo y el nacionalismo tienen fuertes raíces históricas y culturales en América Latina, el marxismo y el socialismo no las tienen. El fracaso del Che Guevara en Bolivia tuvo mucha relación con esta incapacidad del marxismo para entender las realidades latinoamericanas, aptitud que sí tiene el populismo. Si Fidel Castro ha logrado sobrevivir durante medio siglo en Cuba es -como dice Rogelio García Lupo en su último libro Ultimas Noticias de Fidel Castro y el Che- porque siempre su socialismo representó ante todo el nacionalismo cubano.

El presidente venezolano ha dado señales de comprender la situación y en las últimas semanas planteó que frenará el rumbo de su marcha hacia el socialismo, aunque sin resignar el objetivo de insistir con la reelección indefinida, quizás para frenar la prematura lucha por su sucesión que comienza a despuntar.

Creo que no es imposible pensar que en algún momento, con un cambio de gobierno en los EEUU, el nuevo contexto le dé argumentos a Chávez para justificar un cambio respecto a Washington. Además, las relaciones económicas y comerciales de Venezuela con los EEUU son mucho más importantes que las de Libia.

Pero la cuestión es si podría mantenerse en el poder sin enfrentar a los EEUU, ya que la oposición difícilmente cedería y muchos de sus partidarios no se lo perdonarían. El presidente libio pudo realizar el giro que hizo porque está al frente de un régimen autoritario, cuya cultura política no es muy diferente a la existente en las monarquías del Golfo.

En cambio, Chávez tiene que convivir con formas democráticas. En ellas la opinión pública tiene valor y ésta es su limitación más importante. Kaddafi nunca convocó un referéndum.

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

SITIOS WEB RELACIONADOS !! (NUEVO) 

WEB ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS

     WEB SITIO "ROCA HOY"      

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores