Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

La candidatura presidencial de Sarmiento

A lo largo del libro, se percibe como en la candidatura presidencial de Sarmiento, confluyen por un lado el proceso, por otro lado la voluntad y acción del protagonista y también las circunstancias e imponderables que siempre juegan un rol en el devenir político.  

sarmiento1_2.png

   

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio arrow Análisis arrow Argentina arrow El retorno de Carrió

El retorno de Carrió PDF Imprimir E-Mail

Oct-07-09 - por Rosendo Fraga

Elisa Carrió  es una figura que irrumpe en la política nacional hace quince años, cuando es electa constituyente por Chaco. 

Su personalidad la proyectó rápidamente, siendo una voz joven e independiente dentro de la Unión Cívica Radical (UCR), cuestionando el Pacto de Olivos acordado entre Menem y Alfonsín.  

La Alianza gestada tres años más tarde entre su partido y el Frepaso la tuvo en sus filas, pasando a ser una figura política del distrito porteño.  

Pero durante el gobierno de Fernando De la Rúa se fue alejando de su partido, ganando espacio y credibilidad con fuertes denuncias contra la corrupción.  

La crisis 2001-2002 la encontró en el momento más alto de su popularidad. Es que una sociedad que reclamaba que se vayan todos, la veía como una de las pocas figuras independientes y no comprometidas que podían renovar la política.  

Es entonces cuando, entre abril y mayo de 2002, es quien tiene más intención de voto en la Argentina. Alrededor de ella se va gestando el ARI, que reúne a desencantados de la Alianza, algunos provenientes de la UCR, otros del Frepaso, más algunas figuras independientes. Ocupa en ese momento el espectro de centro-izquierda en la política argentina. 

Pero entonces también comienza a aparecer su dificultad para la política: la dificultad para construir, sus limitaciones para sumar, los costos de su intransigencia.  

Es así como, en la elección presidencial de abril de 2003, queda en cuarto lugar con el 15% de los votos, detrás de Menem (24%), Kirchner (22%) y López Murphy (17%), con Rodríguez Saa con casi el mismo porcentaje que ella.

Algunos de sus partidarios no resisten la tentación del poder que les ofrece el kirchnerismo. Es así como Graciela Ocaña, su mano derecha en las investigaciones de los casos de corrupción, se pasa al oficialismo, ocupando cargos en el área de Salud y llegando a ser ministra de esta cartera hasta la última elección legislativa.

En los comicios presidenciales de 2007 logra un éxito electoral importante: queda en segundo lugar con el 23% detrás de Cristina Kirchner, que gana en primera vuelta con 45%, y por encima de Roberto Lavagna, que obtiene el 18%. 

Pero nuevamente reaparecen sus limitaciones para la construcción política y no logra hacer de su partido, el ARI, la segunda fuerza del país, es decir, la alternativa al peronismo de Kirchner.  

Conspira contra ello el triunfo de Macri en Capital, que para muchos iba a polarizar el electorado entre una fuerza de centro-derecha, liderada por el electo Jefe de Gobierno porteño, y otra de centro-izquierda, representada por el PJ en versión de Néstor Kirchner.  

En paralelo al ARI, va desarrollando la Coalición Cívica, fuerza en la cual suman independientes, ex justicialistas, y hasta figuras provenientes del centro-derecha, a su esfuerzos políticos. Esto termina precipitando la secesión del ala izquierda de su partido, que pasa a formar la agrupación SI.  

El conflicto del campo en 2008 la muestra nuevamente asumiendo una posición fuertemente opositora y ganando espacio político.  

Frente al desafío electoral de las legislativas de 2009, con realismo comprende la necesidad de la unidad opositora de las fuerzas no-peronistas y en el marco del Acuerdo Cívico y Social converge con la UCR, los partidarios de Cobos y el Partido Socialista de Hermes Binner.  

Si bien el Acuerdo hace una buena elección logrando el 30% -aproximadamente el mismo porcentaje que el oficialismo-, ella no tiene la misma suerte. En la Capital asume una estrategia particular, poniendo a un economista de origen ortodoxo (Prat Gay) como primer candidato a diputado nacional y ubicándose ella en el tercer lugar de la lista. No da resultado y el Acuerdo Cívico y Social en la Capital queda en tercer lugar, detrás del PRO y Pino Solanas, que sorprende al quedar segundo. En la decisiva provincia de Buenos Aires, su principal candidata, Margarita Stolbizer, queda en tercer lugar, al no poder evitar la polarización entre Néstor Kirchner y Francisco de Narváez.  

Es un golpe duro para ella. Se repliega tres meses, en una mezcla de crisis personal y necesidad de autocrítica. El debate de la ley de medios, el principal conflicto post electoral, la encuentra ausente.  

Pero ahora ha retornado al comenzar octubre relanzando su partido, que ha sufrido varias deserciones más.  

Es claro que hoy Carrió no está en condiciones de liderar la oposición al kirchnerismo por sí sola. Pero la pregunta es qué contribución puede realizar para que el Acuerdo Cívico y Social que integra, y donde convergen sectores provenientes de la UCR y el Socialismo, se transforme no sólo en una alternativa electoral, sino también de gobierno.  

Sus primeros movimientos no son claros al respecto. Ha ratificado su alianza con la UCR y el PS, pero ha cuestionado a Cobos por sus contactos con el ex Presidente Duhalde. El problema es que el Vicepresidente es la figura política argentina que hoy tiene la mejor imagen y más intención de voto para las presidenciales de 2011. 

Es muy difícil cambiar las personalidades de los líderes políticos y Carrió  parece retornar con la intransigencia que la caracteriza, aunque muchos de sus planteos tienen rigor lógico.  

No es fácil que ella sea útil para la construcción de una alternativa unificada frente al kirchnerismo, pero es seguro que en los dos años que le restan de poder, va a seguir siendo una voz potente y escuchada, que opinará con pasión y, equivocada o no, seguirá animada por una profunda vocación política.

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

CUMBRE MACRI-BOLSONARO

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores