Navegador



Balance 
Militar de
América
del Sur 2017
:

Presentación
Prólogo
Comentario
Adelanto
Adquisición

Buscador

Investigaciones sobre Defensa

        RESEÑAS

Los valores del Martín Fierro 

La tragedia de los rugbiers de Villa Gesell que bien puede calificarse como "homicidio en banda", es cuestionada por nuestro poema nacional.

Martin_fierro_1894_1.jpg

 

Reseñas anteriores:

Parar la pelota. 

Perón íntimo

Julio Argentino Roca. Un lugar incómodo en el pensamiento nacional 

 

Suscripción a newsletter

Si desea recibir nuestro newsletter, por favor ingrese sus datos.
 
Inicio

Las cuatro claves de Cristina K PDF Imprimir E-Mail
Oct-31-07 - por Rosendo Fraga

Image
El futuro gabinete de la Presidenta electa parece ir mostrando en forma creciente que ella estará en el gobierno, pero que su marido, Néstor Kirchner, retendrá importantes cuotas de poder.
¿Será un primer o segundo mandato?
La historia muestra que, por lo general, un segundo período de un mismo presidente tiene más desgaste, la sociedad está más impaciente y crítica y tanto la opinión pública como los medios de comunicación no le otorgan el período de gracia o de luna de miel que tiene normalmente un primer mandato.

Ello explica aquellas primeras consignas de su publicidad, planteando que el cambio recién comenzaba, lo que llevó al Presidente a afirmar que era necesario profundizar el cambio.

Que la posible presidencia de Cristina sea percibida como el primer período de gobierno, no sólo es importante en términos socio-políticos, sino que también lo es para los agentes económicos. Kirchner siempre fue crítico y severo frente a ellos, mostrándose en más de un caso peor de lo que era en los hechos.

Esta estrategia puede haber funcionado hasta ahora, pero la combinación de déficit energético, inflación volatilidad de los mercados mundiales, obligan a un cambio, que Cristina Kirchner parece entender como necesario.

No será fácil para ella lograr ser percibida como el primer mandato y no como el segundo. Primero, porque es la candidata del oficialismo, segundo porque es la esposa del presidente, y tercero, porque lleva su mismo nombre político.

Además, porque ella no podrá echarle la culpa al gobierno anterior y menos aún reconocer que muchas de las cifras económicas y sociales con las cuales Kirchner cierra su mandato, en realidad son consecuencia de la manipulación del INDEC y, por ende, no son reales.

¿Cambia la política exterior o solo el estilo diplomático?

En la política exterior, el problema a resolver concretamente es la escasa relevancia internacional de la Argentina. En marzo, el presidente de EE.UU. visitó América del Sur, quien estuvo en Brasil, Colombia y Uruguay; el mismo mes lo hizo el presidente de Alemania, quien visitó los dos primeros y Paraguay; casi simultáneamente, estuvo el mandatario de Italia, quien limitó su gira a Brasil y Chile; en julio, la gira sudamericana del primer ministro de Canadá se redujo a Chile y Colombia; el mismo mes vino a la región el Secretario del Tesoro de EE.UU., visitando Uruguay, Brasil y Chile; en agosto el Secretario de Educación estadounidense limitó su viaje a los dos últimos países mencionados; en setiembre, el jefe del Pentágono estuvo en Colombia, Perú y Chile y el mismo mes, el Secretario de Comercio de EEUU, estuvo dos días en Brasil y otros dos en Uruguay, sin pasar por nuestro país.

De esta forma, ninguna de las ocho giras de personalidades relevantes de los países del G7 que estuvieron en América del Sur, pasó por la Argentina, aunque el país es el segundo PBI de la región después de Brasil.

Cristina Kirchner parece tener en claro el problema a resolver, que es volver a conectar a la Argentina con los países del mundo desarrollado. Por ello se explican sus viajes y su anuncio de que la Argentina pagaría la deuda con el Club de París -integrado por los países del mundo desarrollado- aunque manteniendo cierta continuidad con su esposo al exigir que se haga sin intervención ostensible del FMI.

La senadora anticipa un drástico giro de estilo diplomático respecto a su marido, quien deja la presidencia sin haber recibido ninguna carta credencial de embajadores extranjeros en los últimos cuatro años, para no perder el tiempo como lo hacen los jefes de Estado de los países más importantes del mundo. Ello, sin embargo, resulta vital para recuperar la debilitada confianza de los inversores extranjeros que, cuando ya habían comenzaban a olvidar los efectos del default del 2001, se encuentran con que tienen que asumir el semi-default que para los bonos significa la manipulación de los datos del INDEC, así como también señales inquietantes, como el pedido de detención del Presidente de Shell Argentina.

El estilo diplomático cambiará con Cristina en la Presidencia, pero la diplomacia es un instrumento no menor de la política exterior, pero no la sustituye ni reemplaza.

El gran test con el cual el mundo mirará la política exterior de Cristina será la relación con Chávez. No será fácil para ella alejarse del presidente venezolano, ya que su marido deja un tejido de bonos, importación de gas oil y negocios cruzados, que genera una trama que no se podrá romper en el corto plazo.

Una posición activa contra Irán en el marco de la causa AMIA será la política con la cual Cristina -continuando en ello a Kirchner- usará como compensación frente a la alianza regional con Chávez, a quien ha defendido públicamente en el exterior en más de una oportunidad.

¿Pacto Social o acuerdo de la Moncloa?

En la política económica, el eje será el pacto social. En el discurso en IDEA, ella confirmó por tercera vez que el pacto social será el eje de su gestión de gobierno. Ya lo había dicho en julio en su discurso en el lanzamiento en La Plata y en agosto al hablar en la reunión del Council de las Américas. El pacto, en palabras de la candidata oficialista, es el acuerdo tripartito entre el gobierno, los sindicatos y los empresarios. La CGT es el interlocutor sindical, y la UIA y la Cámara de Comercio son los empresarios en principio. Temas como el aumento salarial, la lucha antiinflacionaria y los aumentos de tarifas, surgirán de este acuerdo tripartito.

Ello confirma que el futuro gobierno tiene un enfoque gradualista para enfrentar los problemas y en consecuencia, Kirchner no adoptará después de la elección medidas que tengan costo político, para aliviar la gestión de su esposa. A la vez, ella tampoco inaugurará su gestión con medidas enérgicas, sino que se irán adoptando en los primeros meses de 2008, en el marco de los acuerdos tripartitos.

En parte, esta estrategia permite al gobierno compartir el costo de las medidas necesarias y postergadas, con los sindicatos y el empresariado. La gran prueba del pacto social tendrá lugar rápidamente en el primer trimestre del año próximo, con la negociación salarial. ES que el titular de la CGT (Moyano) anticipó públicamente que tendrá un piso de 30%. Ello explica porqué desde el oficialismo parece alentarse a los sectores que dentro de la CGT (Barrionuevo y los Gordos) buscan el desplazamiento del dirigente camionero de la Secretaría General de la central obrera.

Para los optimistas del stablishment económico, se trata de una prometedora versión argentina de los pactos de la Moncloa, de España, que dieron el marco político necesario para la entrada del país en la modernidad, tanto política como económica.

En el caso de los escépticos, se trataría en cambio, de una reedición del pacto social de Gelbard de 1973 y 1974, que tenía el mismo nombre del actual.

Desde el punto de vista conceptual, el español fue un pacto político, firmado por todos los partidos con representación parlamentaria, mientras que el de Gelbard fue un acuerdo corporativo y por esta razón, el de Cristina se parece más a este último y genera más de un interrogante en el stablishment empresario.

Pero la definición más relevante sobre el futuro Pacto Social, la dio el propio Kirchner, cuando dijo que es un acuerdo a tres años de precios, salarios e inversiones. Es decir que no se trata de una tregua para acomodar variables, sino que es el sistema de gobierno permanente hasta la campaña electoral para 2011.

¿Kirchner se va del poder?

El futuro gabinete de Cristina parece ir mostrando en forma creciente que ella estará en el gobierno, pero que Kirchner retendrá importantes cuotas de poder. En julio, al iniciarse la campaña, a través de sus voceros ella dijo que cambiaría todos los ministros y que sólo permanecerían el Jefe de Gabinete (Alberto Fernández) y el Secretario Legal y Técnico (Zanini). Pero a menos de dos meses del inicio de su eventual gobierno, pareciera que quedarían en sus cargos, por lo menos inicialmente, los ministros de Acción Social (Alicia Kirchner), Economía (Peirano), Relaciones Exteriores (Taiana) e incluso de Planificación, Infraestructura y Servicios Públicos (De Vido). El Presidente parece haber logrado imponer un esquema en el cual los cambios de ministros quedarán reducidos a las carteras de menor peso en materia de poder real.

La permanencia de Moyano constituye otro campo en el cual Kirchner parece proyectar su poder. El rol del sindicalismo será clave para el éxito del Pacto Social, sobre todo porque el gobierno de Cristina enfrenta dificultades como la inflación y el déficit energético, que no le darán la usual luna de miel, con la que normalmente cuentan los gobiernos nuevos.

Desde la Jefatura de Gabinete, como principal operador de la futura Presidente, llevó adelante una sistemática ofensiva para lograr desplazar a Hugo Moyano de la Secretaría General de la CGT. Sin embargo, Kirchner impidió esta operación, imponiendo una tregua por la cual el dirigente camionero permanecerá al frente de la central obrera, por lo menos hasta julio de 2008, es decir, durante la fase inicial del Pacto Social.

El Presidente parece haber actuado contra los intereses políticos de su esposa y a favor de los propios, porque la permanencia del dirigente camionero al frente de los sindicatos, hará que Kirchner sea imprescindible para acordar con él.

Kirchner ha resuelto transferir el gobierno a su esposa, pero no parece tan dispuesto a entregarle el poder. Una ley histórica muestra que entre quien designa un sucesor y quien lo sucede, se cumple una ley inexorable: el primero trata de controlar al segundo y éste a independizarse de quien lo nominó. En este campo, es posible que el Presidente y su esposa no sean una excepción, pese a ser un matrimonio.

Pero es probable que los intereses comunes sean los predominantes durante los próximos cuatro años y que en consecuencia, el matrimonio Kirchner siga siendo una efectiva sociedad de poder político.

 
Documentos del CENM
¡nuevo!

Una visión de largo plazo:
Análisis del documento “Tendencias globales 2035” del Consejo de Inteligencia de los EEUU

ACTUALIDAD

      ELECCIONES 2019

SITIOS WEB RELACIONADOS !! (NUEVO) 

WEB ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS

     WEB SITIO "ROCA HOY"      

  

SECCIONES

ARGENTINA

BOLIVIA
BRASIL

CHILE

COLOMBIA
COYUNTURA
CUBA
DEFENSA
EL SALVADOR
EVOLUCION SOCIOPOLITICA
HONDURAS
IBEROAMERICA
INTERNACIONAL
LAS AMERICAS
LATINOAMERICA

MEXICO

MUNDO
NICARAGUA
OPINION PUBLICA
PARAGUAY

PERU

URUGUAY

VENEZUELA

Opinion Publica Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de Argentina Indicadores de opinion publica de America Latina

Archivo historico banner_cp.jpg


Indicadores